Entre las opciones que tenemos para reciclar materiales usados o cosas que nos planteamos tirar, se encuentra la ropa. Y es que a lo mejor te has encontrado al renovar tus armarios por el cambio de temporada que tienes una buena cantidad de camisetas, propias o de los niños, que no pensáis usar o de las que os habéis cansado.

Pues antes de incrementar tu huella ecológica, siempre puedes aprender a pintar y reciclar camisetas viejas. Conseguirás prendas únicas y personalizadas, y también resulta una estupenda manualidad o proyecto #DIY para que se embarque en él cualquiera de los miembros de la casa, tenga la edad que tenga. Nosotros te contamos cómo hacerlo.

Antes de pintar la camiseta

camiseta
Fuente: Pixabay/retnowindaryani

Antes de ponerte a pintar la camiseta con cualquiera de las técnicas que vamos a contarte, tienes que tener en cuenta que la prenda debe estar lavada y bien seca. Luego, con antelación a ponerte a trabajar sobre ella debes introducir un cartón en la parte interior, para separar la tela delantera y la trasera y que el cartón pueda absorber la pintura o tinta sobrante sin manchar el otro lado. Además, ese cartón será un estupendo soporte para pintar. Puedes aprovechar el de las cajas de detergente, el de los paquetes de mensajería, el de las cajas de galletas… En cualquier caso, has de tener en cuenta que cuanto más grueso sea el cartón, mejor será.

Por otro lado, recuerda que cuanto más porcentaje de algodón tenga la camiseta en su confección, mejor te va a quedar. Lo ideal es que cuenten por lo menos con un sesenta por ciento.

Pintar con pintura específicas para telas tu propio diseño

Camiseta pintada
Fuente: Pixabay/ThorstenF

Para pintar en una camiseta con tu propio diseño y colorearlo, deberás hacer el contorno de tu dibujo con un rotulador textil y luego rellenar con la pintura específica para telas en diferentes colores o con otros rotuladores textiles. Estos son los más fáciles de usar si van a decorarlas los niños.

Si la camiseta tiene alguna mancha amarillenta o similar, procura tener en cuenta a la hora de colorear tu dibujo que en ese lugar debe ir un tono oscuro para taparla. Una vez termines de decorarla, deberás esperar un día entero a que seque. Cuando esté seca, tendrás que planchar la prenda del revés sin vapor durante unos minutos.

Pintar camiseta con plantilla

plantilla de acetato
Fuente: www.amazon.es

La forma más perfecta para pintar una camiseta es utilizar una plantilla de acetato, con el dibujo que desees, como flores, formas de ositos, corazones, letras, etc. Te valen las que usas para tus proyectos de srapbooking, las que se venden en tiendas de decoración para decorar paredes con pintura en espray… Descubrirás que tienes un ciento entre las que elegir. Como materiales, te serán de utilidad una esponja, un pincel de punta fina, una plancha, un cartón muy grueso o una tabla de madera para colocar en el interior de la camiseta y pintura acrílica para textil de colores. Lo más fácil será que la hagas de un solo color. Si eliges varios, recuerda usar dos esponjas para que no se mezclen los colores.

Coloca la plantilla sobre la camiseta, en la dirección que quieres que quede el dibujo y moja la esponja en la pintura. Luego aplica golpes secos sobre la plantilla, sujetándola muy bien para que esta no se mueva. Cuando termines, retira la plantilla. Si los bordes no han quedado definidos como te gusta, echa mano del pincel para redondear los bordes. Luego solo tienes que dejar secar. Una vez seca, plancha la camiseta del revés sin vapor.

Si no quieres complicarte la vida y tienes pintura textil puedes aplicar salpicaduras estratégicamente con el pincel alternando los colores, como si se tratara de un cuadro vanguardista o de arte moderno. Recuerda que tampoco tienes por qué comprar muchos colores, pues es posible mezclarlos para conseguir colores buenos. Y siempre puedes colocar chapas juntas en un lado sobre el pecho para decorar tu camiseta sin necesidad de pintarla. Parecerá otra prenda de ropa.

Bolsas con camisetas recicladas

bolsa
Fuente: YouTube/MujeresVictoriosas

Si no te apetece seguir usando esa camiseta para vestirte, puedes utilizarla por el lado menos deteriorado y aprovechar para crear tu propia bolsa de tela para ir al a la compra o al campo. Si no sabes coser, solo has de cortar la parte de abajo en tiras e ir anudándolas de dos en dos, de manera que la parte inferior te quedará decorada con unos flecos muy vistosos. Para aquellos que sí sepan coser, tendrán que cortar las mangas, agrandar el cuello si es pequeño con las tijeras y coser la parte de abajo.

De igual modo, puedes bordar algo sobre la tela, ponerle unas chapas o colocarle algún pin. Por supuesto, también puedes pintar la bolsa con cualquiera de las técnicas anteriores. El único límite es tu imaginación. Si vas a pintarla, te aconsejamos que primero prepares la bolsa, para poder seleccionar bien dónde va a quedar el dibujo y no llevarte una sorpresa al cortarla.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here