Café natural, torrefacto o mezcla: ¿en qué se diferencian?

/
7 minutos
café
Fuente: Pixabay/Negative-Space

Cuando vas al supermercado o a la tienda a comprar café, puedes elegir entre tres tipos según cómo se han tostado sus granos. Seguro que tienes tu favorito o, quizás, no tengas preferencia alguna, pero ¿sabes qué significan esas categorías de natural, torrefacto o mezcla entre las que puedes elegir?

Por si albergas alguna duda hoy te contamos las diferencias entre el café natural, el café torrefacto y el café mezcla y te explicamos cuál es el más saludable según los especialistas. ¿Nos tomamos una tacita?

¿Cuáles son los diferentes tipos de café?

Café natural

café
Fuente: Pixabay/Christoph

El tueste del café es lo que provoca que debamos catalogarlo como natural, torrefacto o mezcla. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no hablamos de cuánto se tuestan los granos, sino de cómo se tuestan. Aclarado esto, comencemos por conocer exactamente qué es el café catalogado como natural.

El café natural es aquel cuyos granos verdes se tuestan sin añadir nada más, de ahí su nombre, puesto que se tuestan al natural. Como resultado, es un café más puro, más intenso y con mayores matices. Su sabor es más suave y su amargor escaso, mucho menor que el de los otros tipos de café. También su aroma es mejor. Las dos especialidades más populares son el arábica y el robusta.

Café torrefacto

café
Fuente: Pixabay/Negative-Space

El café torrefacto es aquel cuyos granos verdes se tuestan añadiéndoles azúcar antes de terminar el procedimiento de tostado. En concreto se le suele añadir o bien sacarosa o bien jarabe de glucosa, hasta un máximo de un 15 por ciento. Los orígenes de este tipo de tueste se remontan unos siglos atrás, cuando se consideraba que al añadir el azúcar el café se mantenían sus cualidades durante más tiempo. No obstante, la ciencia ha demostrado que esto es mentira, así que lo único en lo que interfiere ese edulcorante es en el sabor y en las características de la bebida.

De tal modo, el café torrefacto es más oscuro, pero huele menos que el natural y tiene menor sabor y mayor amargor. En España fue la empresa cafetera La Estrella quien patentó el proceso de tostar los granos añadiendo azúcar, una patente que duró veinte años, antes del estallido de la guerra civil. En tiempos del conflicto y posteriormente, al resultar más económico este tueste, al añadir menos café y más azúcar, se popularizó. En la actualidad, España es uno de los pocos países en los que se sigue consumiendo el café torrefacto.


Café mezcla

café
Fuente: Pixabay/Couleur

El café mezcla es una combinación entre los dos anteriores. Es decir, se trata de una mezcla de café al natural con café torrefacto en cualquier tipo de proporción, por lo que cuenta con semillas tostadas al natural y semillas tostadas con azúcar. En España continúa siendo uno de los más populares, pese a no ser el más recomendable.

Los porcentajes del café mezcla son de lo más diverso. Puede ser de un 50/50 o 50 por ciento, de modo que es de uno y otro tipo a partes iguales; de un 70/30, con un 70 por ciento de café natural y un 30 por cierto de torrefacto; y de un 80/20, con un 80 por ciento de natural y un 20 por ciento de torrefacto. Si prefieres el café mezcla, esta última combinación de porcentajes es la mejor opción, si tenemos en cuenta lo que dicen los expertos con respecto a qué café es el de mejor sabor y más saludable.

Qué café es mejor

café
Fuente: Pixabay/santarina81

Los expertos tienen claro que el café más saludable es el de tueste natural, puesto que se trata de café sin manipular, con todas sus propiedades y sin añadidos que pudieran perjudicar nuestra salud. Bien es cierto que una taza de café torrefacto y uno natural tienen un valor nutricional muy parecido, pero la gran diferencia viene marcada por el azúcar.

Por ejemplo, si consumes un par de tazas de café torrefacto al día y a mayores le agregas un par de cucharadas de azúcar a cada una de ellas, estarás consumiendo en torno a 15 o 20 gramos de azúcar, cuando el máximo recomendado diario por la Organización Mundial de la Salud (OMS) es de 25 gramos. Estarás aumentando calorías de forma inútil. Si tomas café torrefacto o mezcla, recuerda que estás añadiendo azúcar sobre azúcar. Elige mejor el natural.

Evita echar azúcar al café de cualquier forma, ya sea blanco, moreno o panela. Si no le echas azúcar, el tostado al natural es menos amargo, pero si deseas disminuir esta amargor todavía más, elige otro tipo de ingredientes para darle algo de dulzor, como canela, cacao o vainilla. Puedes añadir una cucharadita mezclada con el café molido antes de prepararlo. Nuestra opción preferida es la canela, así que si te gusta esta no dudes en probarla. Te sorprenderá el sabor y el aroma de tu taza de café recién hecho.


Silvia Pato

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.