Cinco consejos para mantener siempre en orden tu trastero

3 minutos

Un trastero es un sitio perfecto para tener en orden nuestra vida. Juguetes, muebles, cajas de almacenaje, aparatos eléctricos que apenas usas… La utilidad de almacenaje es de lo más diverso. Ya sea para tener organizado tu hogar o para almacenar cajas y muebles a la espera de una mudanza, los trasteros son una opción perfecta.

Además, es posible que tengas uno en casa, pero si no es así también existe la opción de alquilar un trastero para guardar tus objetos o muebles por módico precio, como OhMyBox! En cualquier caso, has de tener en cuenta cómo sacarle el máximo partido, y para ello nada mejor que una buena organización. Toma nota de estos cinco consejos para mantener siempre en orden tu trastero.

Qué guardar en el trastero

cajas
Cajas de almacenaje/Foto: Unsplash

Antes de nada es necesario recordar que para mantener ordenado tu trastero, este no debe tener trastos. Aprovecha que vas a organizarlo o que vas a realizar una mudanza para deshacerte de todo aquello que no usas. Puedes regalarlo, donarlo a asociaciones benéficas o venderlo en plataformas digitales o en otro mercado de segunda mano, pero sácate de encima lo que no sea útil. Almacena todo lo que usas de manera práctica y organiza el trastero en función a ello.

Seleccionar categorías

Cuando tienes muchas cosas por almacenar debes hacerlo de manera práctica y funcional. De tal modo, puedes organizar las cajas y estantes por categorías: juguetes, artículos para la nieve, artículos para la playa, material para ir de camping, disfraces y adornos de Halloween y Carnaval, Navidad, útiles de bricolaje…

Si las categorías no te convencen, puesto que puedes organizar esos apartados en un par de cajas, puedes almacenar el material por frecuencia de uso o por volumen. Ten en cuenta que necesitarás espacio para bicis, tablas de surf y esquíes, por ejemplo. No obstante, estos objetos voluminosos también puedes colgarlos en alguna pared del trastero o el sótano si tienes espacio para ello. Recuerda que no debe haber nada a ras de suelo para evitar que todo quede revuelto al menor uso y para encontrar las cosas más fácilmente.

Elegir cajas y bolsas de almacenaje

Bolsa de vacío
Bolsa de vacío/Foto: Pixabay

Elige las cajas y bolsas de almacenaje en función de lo que vayas a guardar en ellas. Resulta más conveniente que, a la hora de poner las cosas en las estanterías, estén dentro de ellas bien organizadas, siempre que el tamaño lo permita. Si hablamos de textiles como edredones, mantas, toallas de playa o incluso peluches, no dudes en utilizar bolsas de vacío, aprovecharás mucho más el espacio.

Las cajas son perfectas para libros, discos, menaje de hogar y objetos decorativos, mejor aún si son transparentes, de plástico y con tapa. No solo verás su interior, sino que también las limpiarás fácilmente con un paño. Además, las cajas con tapa puedes apilarlas sin problema.

Tanto en las cajas como en las bolsas, te recomendamos colocar una pegatina en un lugar visible donde se detalle su contenido. Si lo haces así, cada vez que necesites algo, no tardarás en encontrarlo. Si luego ordenas las cajas en orden alfabético, todavía darás con lo que buscas más fácilmente.

Adecuada iluminación

Lo ideal es contar con luz natural en un trastero, pero no siempre es posible. No obstante, eso no tiene por qué ser un problema. Una estupenda idea es colocar una adecuada iluminación en su interior. Si hay una lámpara de techo o de pared, no la tapes tras cajas ni objetos voluminosos, y asegúrate de que su luz alumbre de modo adecuado. Si no es suficiente, puedes colocar un foco interior para trasteros o barras de luz como las de los armarios en cada estante. Cuanto mejor veas, antes encontrarás lo que buscas y menos revolverás el resto.

Almacenaje de muebles

Mujer con cajas
Mujer con cajas en trastero/Foto: Depositphotos

Es obvio que las cajas y las bolsas no te servirán para el almacenaje de muebles, pero ¿cuál es el mejor modo de guardar un mueble antiguo en el trastero o una mesa auxiliar que solo utilizas en ocasiones especiales?

Primero debes limpiar los muebles a fondo. Después has de desarmar todo lo que sea posible, como quitar las patas, plegarlas… Esto es sencillo en los muebles kit o desmontables. Solo tendrás que guardar en una bolsa de plástico los tornillos y pernos y pegarla con un poco de cinta al mueble en cuestión. El mobiliario antiguo deberás mantenerlo como está, y buscar un espacio en el trastero donde ocupe lo menos posible.

No obstante, en cualquier caso, debes envolver el mueble. Coloca en el suelo una lámina de plástico o una capa de cartón para protegerlo de la humedad, y tápalo con una sábana, una manta o una funda protectora de las que se usan para pintar.

Con todos estos consejos, no dudes en poner a punto tu trastero o alquilar uno cada vez que lo necesites. ¡Verás cuánto te facilita la vida!

*Contenido elaborado en colaboración con una marca



Silvia Pato

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.