Cinco instrumentos musicales caseros para hacer con niños

3 minutos

Entre todas las manualidades infantiles que podemos hacer en casa con los más pequeños de nuestro entorno, los instrumentos musicales constituyen unas de las más entretenidas y que más les entusiasman. Los más fáciles de hacer son los instrumentos de pequeña percusión, pero también hay otros que seguro que les sorprenden y que podrán llevar a cabo con solo un poco de ayuda.

Si buscas un plan para una tarde lluviosa o cualquier instante de aburrimiento, toma nota de estos instrumentos musicales caseros para hacer con niños. Muchos de ellos podrás fabricarlos con productos y objetos que seguro que tienes en casa, incluso para reciclar.

Tambores con latas

tambor percusión
Fuente: YouTube/lunacreciente

Antes de tirar ese bote o lata de latón, como las de leche o cacao en polvo, resérvala y límpiala bien para fabricar un tambor de lo más divertido para los niños. Necesitas el bote, un globo de colores, una goma elástica y unos palillos o lápices que puedan servir de improvisadas baquetas.

Una vez limpio el bote, decóralo como desees, con washitape, con papel de colores o pintándolo. A continuación, corta la parte superior del globo, eliminando la más estrecha, y ajústalo a la lata por su parte superior, tras haber quitado la tapa. Para ajustarlo puedes usar una goma elástica o cinta americana. Vuestro instrumento estará listo. Y aprovecha el material del tambor, porque conseguirán un sonido por completo distinto en este particular parche y en los laterales. Y si te animas a preparar un par de ellos, puedes hacer unos bongós.

Palo de lluvia casero

Un palo de lluvia es un instrumento de percusión consistente en un tubo largo y hueco, en cuyo interior hay una serie de palos pequeños de bambú, que se rellena con semillas o pequeñas piedras. Cuando el palo se inclina, el sonido de esas semillas cayendo simula el ruido de la lluvia o del agua al caer. Para preparar un palo de lluvia casero necesitas un tubo de cartón duro con tapa (los que se utilizan para portar documentos o proyectos son perfectos), unos clavos y semillas. Deberás clavar los clavos desde el exterior de forma irregular y alterna, pero dejando la separación necesaria para que caigan las semillas entre ellos.

Luego introduce un puñado de semillas, como lentejas o arroz, tapa tu tubo y decóralo como desees. El tema de la decoración puedes dejarlo a los niños. Papeles de colores, plumas, lentejuelas… El límite es su imaginación. Luego ya podréis disfrutar de su sonido.

Sonajeros

cascabeles
Fuente: pxhere

Si compras algunos cascabeles tienes varias opciones para preparar instrumentos musicales caseros, ya que hay sonajeros de distintos tipos que puedes fabricar. Te valdrá cualquier cascabel, incluso los que hay a vender en las papelerías o en las mercerías, aunque te aconsejamos que su tamaño sea mediano para que resulte más fácil trabajar con ellos.

Para preparar un sonajero de madera con cascabeles necesitarás, además de estos, un par de palos de madera, washitape y limpiapipas o escobillones de colores. Enrosca los limpiapipas en la parte superior del palo y ves insertando tras cada vuelta un cascabel. Termina pegando washitape en los dos extremos: cuando empezaste a enrollar y al final. Y ya tendrás listo tu palo de cascabeles. También puedes usar un tubo de cartón y realizar unos pequeños agujeros alternativamente en la parte superior para sostener en ellos los cascabeles con hilo. El resultado final será el mismo.

Guitarra de cartón

guitarra de cartón
Fuente: YouTube/Queen Be J

Pero si lo que te llama la atención son los instrumentos de cuerda o los más pequeños se sienten más atraídos por ellos, sorpréndelos proponiendo esta guitarra de cartón, de la que te puedes descargar las plantillas para que te resulte más fácil fabricarla. Necesitarás una plancha de cartón gruesa, regla, compás, lápiz, cartón más delgado, cola blanca e hilo. Resulta muy entretenido hacerla y el resultado es bien curioso.

Maracas huevo

huevo
Fuente: Flickr/Cyndy Sims Parr CC BY-SA 2.0

Este es, sin duda, el instrumento de percusión más fácil de hacer si tenéis huevos de plástico, esos que vienen dentro de los huevos de chocolate con algún pequeño juguete. La próxima vez que los compres, no tires esos huevos plásticos y prepara unas maracas huevo o un egg shaker. Solo tienes que llenarlos de semillas, como arroz, pimienta sin moler o alpiste, y cerrarlos. Luego puedes poner alrededor del cierre un washitape o una cinta decorativa o incluso pintarlos con los rotuladores. Al agitar el huevo conseguiréis ese sonido maraca tan característico.

Los niños más pequeños disfrutan mucho con ellos por su pequeño tamaño. Prueba a preparar varios con semillas de distintos grosores para jugar a descubrir cuáles son con el diferente sonido que provocan. Y si quieres convertirlos en las tradicionales maracas, solo tienes que poner el huevo entre dos cucharas de plástico y encintar a su alrededor para sostenerlo. El mango de las cucharas se convertirá así en el mango de la maraca.



Silvia Pato

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.