Cómo cuidar la flor de Pascua para que dure todo el año

3 minutos

La flor de Pascua es una de las plantas más regaladas en Navidad. La encontrarás en numerosos comercios, tanto a la venta como decorando sus espacios, al igual que en la mayoría de los hogares.

Sin embargo, son muy pocas las que resisten cuando terminan estas fechas navideñas y queda atrás el invierno. Para que no te suceda, te contamos cómo cuidar la flor de Pascua para que dure todo el año y puedas tenerla en casa a la espera de que vuelva a decorar las próximas Navidades.

Dónde colocar la flor de Pascua

Flor de Pascua
Fuente: Pixabay/stevepb

La flor de Pascua es originaria de México, por lo que no tolera bien el frío y le gustan los climas cálidos. No obstante, no soporta bien el sol directo. Su temperatura ideal ronda entre los 16ºC y los 22ºC. De tal modo, coloca la planta en un lugar templado con buena luz, pero que no le den los rayos de sol de manera directa. Y vigila siempre que no sea objeto de heladas.

Has de evitar colocarla en habitaciones frías o en aquellos rincones de la casa en los que por las noches las temperaturas descienden abruptamente. Además, en los meses más cálidos, puedes colocarla en el exterior, ya sea en la terraza o el balcón, si las temperaturas son templadas. Solo has de tener en cuenta que no reciba directamente los rayos de sol y no la alcancen las corrientes de aire.

Riego de la flor de Pascua

Poinsettia
Poinsetia en maceta/Foto: Pixabay

Uno de los puntos más importantes a la hora de cuidar la flor de Pascua es el riego. Resulta extremadamente sensible a los excesos de agua, por lo que nunca debes de encharcarla ni dejar que quede sobre agua tras regarla.

Como consecuencia, el mejor modo para regar la flor de Pascua es sumergir la maceta en un recipiente con agua y esperar unos diez o 15 minutos, para que sus raíces absorban la que necesitan. Es un método similar al que se suele utilizar con las orquídeas. Transcurrido ese tiempo, retira la maceta del agua, y no vuelvas a regar hasta que veas que la tierra esté moderadamente seca, no seca del todo. Después de la floración, entre riego y riego pueden pasar un par de semanas.

Además, no debes olvidar que la flor de Pascua necesita humedad ambiental. Por ese motivo, cuando florece y tienes esas hojas encarnadas tan bonitas, debes pulverizar las hojas con frecuencia, pero nunca tocando las brácteas rojas.

Caída de las hojas de la flor de Pascua

poinsettias
Poinsettias/Foto: Unsplash

Las hojas rojas de la flor de Pascua son las principales protagonistas de que esta planta se use tanto para decorar las estancias durante la Navidad. No obstante, también las hay que cuentan con las hojas blancas, rosadas o anaranjadas. Cualquiera de las hojas coloridas prosperan únicamente entre los meses de noviembre y febrero, y después caen. En ese momento, comprobarás que solo se queda con las hojas ovaladas de color verde oscuro.

Ten en cuenta que las hojas de colores protegen las pequeñas floreces amarillas de la poinsettia. Resulta recomendable cortar los tallos para dejarlos con una longitud de diez centímetros desde el pie una vez que las hojas caen. Usa guantes para evitar entrar en contacto con la savia, y luego recubre con un poco de vaselina.

De tal modo, no tires la planta cuando sus hojas coloridas caigan. Hay personas que creen que entonces la flor de Pascua está muerta o muriéndose, pero no es verdad. Las hojas tan características de tonalidades vivas volverán a salir en noviembre si mantienes los cuidados adecuados.

Abono de la flor de Pascua

Flor de Pascua
Flor de pascua/Foto: Pixabay

Otro de los factores que contribuyen a que la flor de Pascua dure todo el año son los abonos. Debes abonarla cada dos semanas en la época de crecimiento y de floración. Lo mejor es que utilices para ello un fertilizante líquido que debes disolver en agua de riego.

Además, cuando compres tu flor de Pascua, recuerda que no soporta bien el cambio brusco de temperatura. Por ese motivo, si la vas a adquirir para tener dentro de casa, hazlo en comercios donde también esté en interiores, mientras que si la quieres para el jardín o el balcón, cómprala en los lugares en los que se encuentren expuestas en el exterior.

Horas de luz

poinsettia
Hojas rojas de la flor de Pascua/Foto: Pixabay

A partir del mes de septiembre deberás controlar la cantidad de horas de luz que recibe tu flor de Pascua para asegurarte de que tendrás esas hojas tan bonitas al florecer que decoran la Navidad. Debes recordar que, si recibe muchas horas de luz, la planta crecerá pero no florecerá.

De tal manera tienes la opción de cubrirla con una bolsa o plástico oscuro desde que anochece hasta la mañana del día siguiente, para asegurarte de que esté sin recibir luz durante 14 horas seguidas. Deberás hacerlo durante ocho semanas y verás como para las Navidades estará esplendorosa.



Silvia Pato

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.