Cómo cuidarte las quemaduras de la piel

Te contamos cómo cuidar las quemaduras producidas por el sol para que sepas cómo afrontarlas si las sufres tú o alguno de los tuyos. Toma nota.

crema
Fuente: Pixabay

Cada verano son frecuentes las quemaduras solares en la piel. Ya sea porque te has despistado con la crema y te ha quedado sin cubrir una zona expuesta o porque alguien de la familia ni siquiera se la ha puesto, resulta frecuente que tengamos que curar esas rojeces que pueden llegar a ser dolorosas.

Pero no tiene por qué ser así si sigues una serie de pautas a la hora de cuidarlas y aliviar sus síntomas. Te contamos cómo cuidar las quemaduras producidas por el sol para que sepas cómo afrontarlas si las sufres tú o alguno de los tuyos. Toma nota.

Usa protección solar

crema
Fuente: Pixabay

Antes de nada, nunca repetiremos lo suficiente lo que siempre dicen los dermatólogos: más vale prevenir y protegerse del sol con las cremas adecuadas, evitando la exposición en las horas centrales del día, en vez de lamentarse después poniendo en riesgo nuestra salud.

No obstante, bien es cierto que por mucho cuidado que se tenga siempre es posible cometer algún desliz. De hecho, lo más frecuente es quemarse alguna de esas zonas a las que prestamos menos atención y donde suele olvidarse volver a aplicar el protector solar con frecuencia, como pueden ser los empeines, los hombros o el escote. Esto suele suceder cuando se pasa mucho tiempo tomando el sol boca arriba o cuando se está cocinando en la barbacoa y uno olvida aplicar la crema solar en la espalda.

Cuando la quemadura se produce, la piel se ve enrojecida, duele al roce y se siente hirviendo al tacto. Si ya la notas a simple vista porque no te has dado cuenta, retírate del sol y cúbrete. Nunca expongas la piel cuando el mal ya ha sido provocado, porque si sigues haciéndolo irás incrementando la gravedad de la lesión. Recuerda que hay quemaduras de distinto grado y, al igual que ocurre con otras como las causadas por el aceite hirviendo, también sucede así con las solares. En todo caso, la piel tardará unos días en recuperarse y regenerarse. Tendrás que tener paciencia, pero puedes seguir unos consejos para cuidarla que te serán útiles.

Refresca la zona afectada

Si sientes gran quemazón en la zona afectada, puedes refrescar la piel con una toalla limpia que hayas humedecido previamente en agua fría. Aplícala varias veces la día para bajar la temperatura. Otra opción es aplicar una compresa humedecida en leche, puesto que esta bebida natural cuenta con vitaminas, aminoácidos y ácido láctico que también ayudan a calmar la zona inflamada y eliminar las células muertas. En todo caso, cuando apliques estos paños o compresas frías, nunca los frotes ni los arrastres sobre la piel, al fin y al cabo, la quemadura es una herida. Sé cuidadoso.

Sin embargo, además de esto, no debes olvidar hidratar la zona. Nunca puedes dejar que la piel se seque. Necesita la mayor hidratación para ir regenerándose a mayor rapidez.

Hidrata la piel con aloe vera

crema de aloe
Fuente: Pixabay/difotolife

Unas de las mejores cremas o geles que puedes aplicar para aprovechar su capacidad de regeneración son las que están elaboradas con aloe vera. Además de hidratar la zona, la refrescarán, por lo que notarás de inmediato un efecto calmante.

Lo más importante es que seas constante en su aplicación. Cuando veas que la piel la haya absorbido, vuelve a extenderla sobre ella. Notarás cómo a medida que se regenera, cada vez tardará más en desaparecer. Y, por supuesto, no puedes exponer la zona afectada al sol.

Bebe abundante agua

Aunque ya sabes que este consejo te lo damos habitualmente para cuidar tu organismo y combatir el calor, mayor importancia tiene todavía si hablamos de que te has quemado. Bebe agua en abundancia para no deshidratarte y permitir que tu piel se recupere.

Consulta a tu médico

quemaduras solares
Fuente: Pixabay/Hans

Para el caso de que todo lo anterior no te alivie, porque la gravedad de la quemadura es mayor, puedes tomar algún analgésico para aliviar el dolor, como el ibuprofeno. De igual modo, si te han salido ampollas, jamás las rompas. Deberás limpiarlas con agua y aplicar algún ungüento antibiótico adecuado.

No obstante, si la quemadura ha llegado a tener tales síntomas, te recomendamos que primero acudas al médico para que evalúe la gravedad y te indique cuáles son las mejores cremas o analgésicos a tomar en tu caso particular.

No quites la piel a tiras

Pasados unos días, la piel comenzará a regenerar y esa capa nueva hará que la vieja y muerte comience a caer, aunque si la quemadura no ha sido muy grave y no has dejado de hidratarla ni un momento, ni siquiera tiene por qué pasarte.

No obstante, si, como se dice popularmente, empiezas a pelar, y la piel descamada te cae, no te dediques a cogerla con los dedos y arrancártela. Si te despellejas, agravarás la situación. Retira la piel descamada con suavidad y no dejes de hidratarla. Y no vuelvas a olvidar echarte la crema solar con protección suficiente para cuidarla para que no te vuelva a pasar.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here