Uno de los placeres del verano para la mayoría de la gente es disfrutar de la playa. Pero no debemos olvidar que el calor y las altas temperaturas provocan exposiciones a los rayos de sol que pueden ser perniciosas si no nos protegemos adecuadamente, al igual que otros riesgos en espacios naturales como este.

Para que puedas gozar de las jornadas de playa con comodidad y sin ningún peligro para tu salud, debes tener en cuenta unos buenos hábitos a adquirir para ello. Así es cómo debes protegerte si vas a la playa para no tener ningún susto durante estas vacaciones.

Protege tu piel

crema
Fuente: Pixabay

La protección de la piel resulta fundamental durante todo el año, pero especialmente en esta época. Ten en cuenta que incluso los días nublados corres el riesgo de quemarte si no te has aplicado la protección solar adecuada, así que uno de los mejores hábitos a adquirir es utilizar las cremas solares en tu día a día, tanto corporales como faciales. Evitarás así el riesgo de quemaduras que incrementan la posibilidad de padecer enfermedades como el cáncer de piel y el envejecimiento cutáneo prematuro.

Evita exponerte al sol durante las horas centrales del día y utiliza un protector solar adecuado. Lo más recomendable es que sea siempre de un SPF 30 o superior, que proteja de los rayos ultravioleta B y A. Aplícalo con frecuencia y siempre después del baño. Y no olvides tampoco el protector labial.

Protege tu cabello

beach
Fuente: Pixabay/Ri_Ya

Siempre pensamos en la piel al pasar la jornada en la playa y, a menudo, nos olvidamos del pelo. Pero hay que tener en cuenta que el cabello sufre mucho los efectos del sol, la arena y el mar. La arena causa irritaciones en el cuero cabelludo y el salitre y la radiación solar provocan la alteración de su color y que se vuelva seco y quebradizo. Por todo ello, la protección y la hidratación del cabello en la playa tampoco la debes pasar por alto, sobre todo si lo vas a meter en el agua del mar.

Las opciones para proteger el pelo son varias. Puedes usar pañuelos en la cabeza o sombreros, mejor de ala ancha y de paja o de mimbre, o si son de otro material que dispongan de aberturas que permitan la transpiración, y también debes utilizar algún producto solar. Son diversos los aceites o acondicionadores que encontrarás en el mercado que actúan como filtro de protección y que debes aplicarte antes de ir a la playa y, una vez allí, cuando necesites refrescarte o al salir del agua, tal y como haces con el protector corporal.

Protege tus ojos

gafas de sol
Fuente: Pixabay/stokpic

Este es uno de los hábitos que no puedes dejar de tener. Es necesario proteger nuestros ojos del sol con unas buenas gafas, más allá de modas o estilismos. Lo más importante, aparte de elegir unas que te gusten, son sus cristales. Tienen que estar homologados y bloquear el 99 % de los rayos UV y ser oscuros, si tienes en cuenta que los rayos de sol en la playa inciden con una luz muy potente.

Las gafas de sol evitarán que sufras daños en la córnea y en la retina. Recuerda que solo tenemos dos ojos para toda una vida, así que vale la pena invertir en unos buenos cristales y adquirir una montura normal antes que a la inversa, para el caso de que cuentes con un presupuesto ajustado.

Protege tus pies

sandalias
Fuente: Pixabay/tigertravel

Para aquellos casos en los que no vayas a acudir a una playa de arena fina, y vayas a una en la que sean frecuentes piedras, rocas o conchas, resulta aconsejable que protejas tus pies con unas buenas sandalias al desplazarte por ella. En el caso de los niños, resultan imprescindibles en este tipo de entornos las típicas sandalias que sujeten bien sus tobillos. Estarás más tranquilo y evitarás cortes y sustos que pueden probar heridas que si no curas adecuadamente terminarán en infecciones.

Lleva una sombrilla

sombrilla
Fuente: Pixabay/werbeguru

Para proteger tu cuerpo y tu cabello también tienes la opción de llevar a la playa una sombrilla para ponerte a la sombra cuando los rayos de sol son más intensos. No obstante, este hecho no varía los anteriores. Aunque estés a la sombra, necesitarás tu protector solar. Y para vestir recuerda que lo mejor son los vestidos y las prendas de algodón, que protegen contra los rayos ultravioleta, al contrario de otros materiales sintéticos.

Cuida tus oídos

playa
Fuente: Pixabay/Anestiev

Por último, pero no menos importante, sobre todo si vas a la playa con niños, tienes que recordar cuidar los oídos. Y es que si se pasa muchos tiempo en el mar aumentan las posibilidades de contraer otitis externa, por lo que será necesario lavar muy bien los oídos después de nadar o chapotear en el agua. Con este gesto reducirás el riesgo de infecciones.

Lo que nos conduce a que no te olvides de meter en la bolsa de playa una botella de agua mineral, tanto para no deshidratarte como para enjuagarte ojos u oídos con agua dulce en el caso de que tú y los tuyos lo necesitéis.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here