La decoración del hogar es todo un arte. Este espacio en el que pasamos gran cantidad de nuestro tiempo debe resultar tan práctico como acogedor, sin olvidar la finalidad de cada una de las habitaciones que lo componen.

Así las cosas, muchos tenemos en nuestra vivienda nuestro rincón de trabajo, ya sea porque desarrollamos en él nuestra actividad profesional al completo, como autónomos o emprendedores, o porque aun trabajando fuera, necesitamos realizar otras tareas laborales en ella. Por ello, te explicamos cómo definir el estilo de tu oficina en casa para conseguir tener un espacio tan agradable como cómodo y productivo.

Define el espacio

ordenador

Antes de pensar en la decoración de la oficina en tu hogar, define el espacio que vas a ocupar al trabajar. Si eres emprendedor y tu casa va a ser tu oficina central, deberás contar con una habitación para desarrollar tu actividad profesional, ya que te permitirá organizar la documentación y el material a utilizar, y disponer de un área para ejercer tu labor con un escritorio amplio y unos dispositivos electrónicos adecuados, como la impresora, el ordenador, etc.

Si desarrollas fuera de tu hogar tu labor profesional, como en el supuesto de profesores o agentes comerciales, tal vez te resulte suficiente reservar un rincón o un espacio en alguna habitación amplia en la que puedas colocar un pequeño escritorio y un módulo o estantería para el material.

Elige el mobiliario adecuado

Cuando tengas decidido ese espacio a ocupar podrás comprar mobiliario de oficina sin temor a equivocarte. Si vas a pasar muchas horas al día sentado delante del ordenador, invierte en un reposapiés y silla ergonómicos o en un sillón de oficina. Tu espalda te lo agradecerá. La mesa ha de ser de un tamaño adecuado a la actividad que desarrolles. Tal vez te resulte suficiente una pequeña mesa de ordenador pero si tienes espacio y tu oficina en casa, lo mejor es que adquieras un escritorio esquinero, que te permitirá colocar bandejas para documentos y tener espacio de trabajo para escribir, desenrollar planos o imágenes, etc.

Los muebles de oficina y archivadores son fundamentales. Tal vez, en un principio, el emprendedor piense que con un par de carpetas y todo digitalizado va a poder arreglárselas, pero con el tiempo descubrirá que los documentos oficiales, antes o después, van a requerir más espacio del que creía y la documentación deberá estar debidamente protegida. Puedes encontrar desde cajoneras con ruedas que caben debajo del escritorio hasta armarios archivadores de gran tamaño. Sé consciente de la actividad a la que te dedicas y la documentación física que almacenas y produces antes de decidirte por unos o por otros.

Accesorios de oficina

No olvides esos accesorios de oficina imprescindibles en el día a día: carpetas, cuadernos, bolígrafos, papelera, alfombrilla para el ratón, grapadora, etc., y si tu actividad provoca que generes documentación con datos de terceros, lo mejor será que adquieras una destructora de documentos o una pequeña trituradora de papel, también en base a tus necesidades. Si tienes en cuenta coordinar los colores cada vez que compres cualquiera de estos objetos crearás un ambiente propicio para el trabajo.

Te resultará muy útil un panel de corcho para recordatorios o que sirva como panel de inspiración. Si el corcho no te convence, tienes la opción de pintar la pared con pintura magnética o pintura de pizarra para tus exposiciones, esquemas, citas o ideas de trabajo.

Elementos decorativos

escritorio

Ten en cuenta la luz natural de la que dispones para poder elegir bien las lámparas y acertar en su colocación. Has de ser consciente de que necesitas crear un ambiente adecuado para trabajar, evitando distracciones. Lo mejor son los tonos pastel o neutros, nada de estridencias, aunque en los pequeños objetos decorativos y accesorios de oficina puedes aportar esos toques de color que le den más vida al entorno. Colocar alguna planta o un bonsái contribuirá también a ello.

Por último, si vas a recibir a clientes o colegas en tu oficina en casa, recuerda elegir sillas y confidentes cómodos, en la línea del mobiliario y colores elegidos, sin olvidar nunca echar mano del metro y calcular el espacio del que dispones. Jamás lo satures. Recuerda que los ambientes diáfanos y organizados propician la concentración y la tranquilidad, y ayudan a causar una mejor impresión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here