La mayoría de la gente se ha preguntado más de una vez cuál es la diferencia entre el atún, el bonito y la ventresca. De hecho, en el supermercado hallarás al alcance de tu mano un montón de latas de conserva de uno u otro tipo y en la sección de pescadería puede que te surja también alguna que otra duda.

La diferencia de precios entre unos y otros también es notable, así que debemos tener claras cuáles son las características de cada uno para comprender por qué esto es así y si realmente nos compensa más uno que otro para cada receta o plato que tengamos pensado preparar o degustar. Te explicamos cómo distinguir entre atún, bonito y ventresca para que nunca más tengas necesidad de formularte esa pregunta cuando se hable de pescados.

Características del bonito

bonito
Fuente: YouTube/La Pescadería de Mi Barrio

El bonito y el atún o atún claro pertenecen a la misma familia de pescados azules: los túnidos, pero son dos especies diferentes. El bonito (Thunnus alalunga) cuenta con una carne más sabrosa y su tamaño es menor que el del atún, aunque puede alcanzar un peso máximo de 15 kilogramos y una longitud de 100 centímetros.

El bonito del norte se captura en el Cantábrico y, sin duda, la confusión entre ambos viene provocada en parte porque también se le conoce popularmente como «atún blanco», debido al color de su carne.

Lo distinguirás porque su dorsal tiene un intenso color azul oscuro, casi negro, y la parte ventral es blanca. Destaca también por su larga aleta central, de mayor longitud que la de los atunes.

Características del atún

atún
Fuente: Pixabay/WikiImages

El atún (Thunnus albacares) tiene un tamaño mucho mayor que el bonito. Su peso puede superar los 50 kilogramos y su longitud los 140 centrímetros. La carne es clara, pero no llega a ser tan blanca como la del bonito, por eso simplemente se le conoce como «atún claro».

Por lo que respecta a su aspecto exterior, las aletas pectorales son cortas y el color de las aletas dorsales y su zona ventral destacan por ser amarillentas. Ese color amarillo es, sin duda, una de las formas más fáciles para distinguirlos, además de su tamaño o, en el caso de las conservar, del color de la carne.

El atún es el que más se captura y también el que más se comercializa en formato conserva. De tal manera, es más barato que el bonito. En cuanto a su textura, la carne es áspera y oscura. Y mientras que el bonito solo aporta un 6% de contenido graso, el atún claro aporta un 10%.

Qué es la ventresca

ventresca
Fuente: Pixabay/Bokja

Hay que tener claro que cuando se habla de ventresca se hace referencia a la zona triangular del pescado que se encuentra localizada en la parte inferior, cerca de la cabeza. Según las diferentes regiones de nuestro país, la ventresca también es denominada barriga, ventrecha, ventrisca o mentresca.

La ventresca es la mejor parte del bonito y del atún. Su sabor es intenso y fino y carece por completo de espinas. Resulta perfecta para preparar aperitivos y conservas y también se caracteriza por sus cualidades nutricionales, con un alto valor proteico, así como por el fósforo y las vitaminas B6, B12 y D, entre otras. De tal forma, en el mercado encontrarás ventresca de bonito y ventresca fresca de atún.

Al contrario que la ventresca, recuerda que el lomo del atún es la zona más limpia del pescado y también la que más se utiliza. Su sabor es más suave, ya que tiene menor contenido en grasa, y su precio más económico.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here