Ya sea por comodidad, por el incremento de las ventas por Internet o por llevar un mejor control de nuestras propias finanzas, las tarjetas bancarias se constituyen como uno de los métodos de pago más populares. No obstante, hemos de ser conscientes de que cuando no pagamos en efectivo siempre corremos algún riesgo, por pequeño que sea. Encontrarnos en el extracto de nuestra tarjeta cargos que no deberían figurar nos termina pasando a todos.

Así que para intentar evitarlo en la medida de lo posible, te damos algunos consejos sobre cómo evitar cargos fraudulentos al comprar en comercios, porque siempre más vale prevenir.

Tarjeta bancaria

banco
Fuente: Pixabay

Seguramente seamos conscientes de lo que implica ser titular de una tarjeta bancaria, de débito o de crédito, pero no está de más recordarlo. Como titulares, tenemos la obligación de utilizarla según las condiciones del contrato que hayamos firmado con la entidad y seguir las normas de seguridad recomendadas: no compartir ni anotar la contraseña, no dejar la tarjeta a terceros, etc.

Además, en el supuesto de perder la tarjeta, de que nos la roben o de haber detectado usos y movimientos en ella que nosotros no hayamos hecho, tendremos que avisar inmediatamente a nuestro banco para anularla.

Cargos fradulentos

tarjeta
Fuente: Pixabay

Cuando se habla de usos o cargos fraudulentos se hace referencia a los pagos que efectúan terceros no autorizados con la tarjeta de otra persona. Esto sucede cuando nos la sustraen físicamente o cuando nos roban sus datos y están operando con ellos. Ten en cuenta que lo único que se necesita para utilizar fraudulentamente una tarjeta bancaria es tener la numeración completa, el CCV o CVC y la fecha de caducidad, sin que haga falta tenerla en la mano para comprar con ella a través de Internet.

Así que, si tienes esto en cuenta, nunca debes perder de vista tu tarjeta cuando pagas con ella en comercios y establecimientos, incluidas las gasolineras y los restaurantes; tampoco debes dar los datos de la tarjeta (número, CCV, fecha de caducidad, etc) ni por teléfono ni por correo electrónico, ya que puede tratarse de un timo o de correos fradulentos por phising bancario, y tu banco jamás te solicitará esos detalles por vía telefónica ni por e-mail; y, por supuesto, no se debe hacer fotos a la tarjeta y enviarlas por Whatsapp o similares.

Número PIN

cajero
Fuente: Pixabay

También has de custodiar el número PIN de tu tarjeta de la forma adecuada. Esa contraseña para operar en el cajero o efectuar pagos en comercios a partir de determinado importe no debes anotarla en ningún sitio y tampoco debes compartirla con nadie. En el caso de que el PIN  de tu tarjeta haya sido obtenido por medio de mecanismos en los terminales bancarios (como lectores o duplicadores), es la entidad la que se responsabilizará de la cuantía del fraude; pero si el PIN ha sido conseguido por otros medios, es decir, facilitado por ti mismo al dárselo a alguien o llevarlo anotado en la misma cartera con la tarjeta, la responsabilidad de lo que suceda será tuya, ya que quien responde es el titular.

Por ello, memoriza tu número de PIN y no lo anotes en papeles ni en el teléfono móvil, ya que si te roban el bolso, la cartera o el dispositivo, les estarás facilitando la tarea a los ladrones y, aún encima, tendrás que asumir ese cargo fraudulento.

Comercio electrónico y tiendas físicas

cartera
Fuente: Pixabay

Cuando vayas a realizar tus compras online, lo mejor es hacerlo en aquellas plataformas de comercio electrónico que cuentan con un sistema de verificación en dos pasos, ya que con este método, no solo es necesario introducir los datos de la tarjeta bancaria, sino que también te será enviada una clave aleatoria por SMS a tu teléfono móvil, la cual deberás introducir para terminar de autorizar la compra.

En las tiendas físicas, recuerda no perder de vista tu tarjeta y, preferiblemente, sé tú mismo el que opera con ella. Un buen hábito es revisar el tique que nos entregan después de haber efectuado la compra, con el que también nos aseguraremos de que no ha habido ningún tipo de error, voluntario o involuntario, a la hora de cobrarnos, y las cuantías son las correctas.

Si además de ello, tienes la posibilidad de revisar los movimientos de la tarjeta en tu móvil a través de la banca electrónica, también te quedarás más tranquilo, pues podrás saber al momento si se ha producido un error y te han cobrado más de lo que deberían haber hecho.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here