A veces, nuestro correo electrónico suele ser víctima del spam, esos mensajes no solicitados que la mayoría de las veces son publicitarios y que, en otras ocasiones, ocultan phishing o timos o estafas varias para robar nuestra información y engañarnos.

Lo cierto que es posible adoptar una serie de pautas para conseguir que la bandeja de nuestro e-mail no sucumba a este tipo de correos. Por ello, vamos a explicarte cómo evitar que te llegue spam o, cuando menos, reducir lo máximo posible su presencia.

Utiliza varias cuentas de correo electrónico

Fuente: Pixabay

Resulta altamente recomendable que gestiones varias cuentas de correo electrónico. Esto es especialmente importante si usas el correo electrónico como uno de los canales de comunicación habitual en tu trabajo.

Así, una de las cuentas debes enfocarla a tu vida laboral exclusivamente, mientras que la otra puedes dedicarla a la familia y amigos. De igual modo, esta última es la más adecuada si vas a darte de alta en foros, suscribirte a boletines, etc. No obstante, siempre puedes crear una exclusivamente para navegar por la web y recibir la información de páginas y newsletters.

Utiliza filtros antispam

Fuente: Pixabay

En todo caso, es importante usar los filtros antispam en el e-mail. Puedes instalar un software antispam que se encargue de clasificar los mensajes en deseados o no deseados, o bien aprovechar el modo automático del servidor de correo electrónico al que estés suscrito, pues la mayoría de ellos traen este filtro instalado. Recuerda revisar siempre que funcione y revisa la bandeja de spam, a la que se envían automáticamente los correos no deseados, por si se ha equivocado y ha enviado allí alguno que no debería.

Recuerda que los mensajes que no te interesen o correos basura que hayan entrado en tu bandeja entrada puedes marcarlos tú mismo como spam, y nunca más tendrás que volver a tropezarte con ellos.

Nunca contestes al spam

correo electrónico
Fuente: Pixabay

No debes contestar jamás a los correos basura ni tampoco pinchar sobre los enlaces que en ellos aparecen y mucho menos descargar nada de su contenido. Esos correos pueden ser enviados con virus de todo tipo para captar información, robar datos, intervenir la cámara de tu dispositivo digital para hacer grabaciones sin tu conocimiento ni consentimiento, etc. Simplemente dale a eliminar y olvídate del spam.

Nunca compartas mensajes en cadena

Fuente: Pixabay

Hay que reconocer que esos mensajes en cadena que incitan al receptor a compartirlos infinidad de veces para conseguir tener suerte, ayudar a alguien, invocar a los dioses o lograr las cosas más variopintas, no sirven para nada, solo para propiciar el spam. Y es que con ellos solo facilitas el acceso a la lista de contactos para que se reenvíen nuevos correos basura.

Vigila las casillas que marcas en los sitios web

Fuente: Pixabay

Cuando te das de alta en una web, rellenas un formulario de contacto o cuando te suscribes a un boletín, sale un aviso solicitando las autorizaciones pertinentes para almacenar tus datos o así debería ser si la empresa o titular del sitio cumple la normativa de la Ley de Protección de Datos. Fíjate bien qué casillas marcas y si realmente deseas hacerlo, porque en una de ellas estarás dando autorización para el envío de correo publicitario. Lee siempre los términos y condiciones antes de marcar cualqueir casillero en internet.

Anótate en la Lista Robinson

Fuente: Pixabay

Por último, siempre tienes la opción de anotarte en la Lista Robinson de forma gratuita. Con ello podrás negar la autorización a las empresas para enviarte publicidad o información comercial, así como para dejar de recibir esas molestas llamadas comerciales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here