Si eres de aquellos a los que le gusta crear sus propios proyectos, hacer sus libretas, renovar sus muebles, desconectar con las manualidades y transformar cualquier objeto con una veta creativa, seguro que te interesará lo que hoy te proponemos.

Y es que en esta ocasión vamos a contarte cómo fabricar tu propio jabón de lavadora, una opción más ecológica que la mayoría de aquellos que se encuentran a la venta de forma habitual y que seguro que te entretiene llevar a cabo.

Jabón líquido para la lavadora

Jabón líquido
Fuente: Public Domain Pictures/Lynn Greyling

Normalmente, los detergentes para la lavadora, ya sean en pastilla, líquidos o en polvo, que encuentras en el supermercado, suelen estar fabricados con numerosos aditivos que pueden ser perjudiciales. Además, aquellos que se comercializan suelen ser más contaminantes que los que puedes preparar tú mismo en casa. Después de todo, estos últimos resultan ser biodegradables.

Hay que tener en cuenta que, al usar en la elaboración del jabón casero o artesano algún ingrediente ya utilizado, seguimos propiciando la economía circular, reciclamos y cuidamos aún más el medio ambiente. Así sucede con el jabón líquido para la lavadora, para cuya elaboración es posible utilizar aceite usado de cocinar, por lo que es una de las mejores formas de reciclarlo.

La lista de ingredientes para la elaboración de tu detergente casero incluye un litro de aceite de oliva o de girasol usado, 200 gramos de sosa caústica, 3 litros de agua, un cubo, un palo grande de madera para revolver, guantes, mascarilla, gafas de protección y unas botellas o una garrafa. Antes de ponerte manos a la obra, elige un lugar bien ventilado donde prepararlo y protege boca y nariz, manos y ojos. A continuación, mezcla el agua con la sosa, y recuerda ir echando despacio esta última. Después, cuela el aceite, añádelo y mezcla.

Las ventajas de este jabón casero residen en que hace falta menos cantidad para lavar, espuma menos y actúa como un quitamanchas efectivo. Pero como inconveniente debes saber que solo puedes usarlo después de una semana de su elaboración, ya que tienes que dejar que el preparado repose. Ten en cuenta además que siempre debes ser cuidadoso al manipular sosa caústica.

Jabón líquido con bicarbonato

Bicarbonato
Fuente: Pixabay/evita-ochel

Si te apetece probar una opción sin sosa caústica para evitar posibles riesgos, apunta la siguiente. Es posible preparar el jabón casero con aquella popular pastilla de jabón Lagarto u otra marca sin glicerina. Necesitas media pastilla, un par de cucharadas de bicarbonato de sodio, 3 litros de agua, una olla mediana, una botella o garrafa y un recipiente resistente al calor. Echa el bicarbonato en este último mientras que en la olla calientas el agua.

Añade un par de vasos de agua hirviendo al recipiente con el bicarbonato y remueve hasta que se haya disuelto. En la olla vierte el jabón rallado y remueve a su vez durante un par de minutos. Luego ve añadiendo despacio el agua con bicarbonato y revuelve unos minutos más. Apaga el fuego y deja la mezcla enfriar. A continuación, vierte tu jabón casero en la botella. Y listo. Recuerda agitarlo siempre antes de usarlo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here