Cómo funciona un plan de pensiones

7 minutos
Plan de Pensiones
Plan de Pensiones

Ahora que se acerca el final del año y hacemos balance del que termina, a la vez que nos planteamos nuevos propósitos para el que entra, tal vez te hayas parado a pensar en los planes de pensiones, sobre todo, si rondas ciertas horquillas de edad.

Si tienes dudas al respecto, sobre su funcionamiento o idoneidad, antes de tomar una decisión, te ayudamos a comprender cómo funciona un plan de pensiones y qué has de tener en cuenta a la hora de contratar uno. ¡Empezamos!

Qué es un plan de pensiones

Huchas
Fuente: Pixabay/QuinceCreative

Es necesario comenzar aclarando conceptos, por si no acabas de tener claro qué es exactamente un plan de pensiones. Podemos definir este como un producto para ahorrar de forma provisional a largo plazo, cuya finalidad es acumular capital o rentas para cuando llegue el momento de la jubilación. Es decir, antes de contratar uno, debes tener claro que un plan de pensiones es un producto bancario de ahorro con el que se realizan aportaciones cada cierto tiempo, según lo acordado en el momento de su contratación. Por este motivo, no está exento de riesgos, sobre todo, si optas por alguno con condiciones variables.

Este carácter de producto bancario o financiero del plan de pensiones es lo que lo convierte en una opción que es necesario estudiar adecuadamente antes de lanzarse a contratar cualquiera de ellos. Ten en cuenta que deberás valorar aspectos tales como las condiciones para retirar el dinero en cualquier momento en caso de necesitarlo o cuál es la rentabilidad que te aporta. Cada entidad bancaria ofrece condiciones distintas. Y, como siempre, es necesario leer la letra pequeña de los contratos.

Aportaciones al plan de pensiones

El funcionamiento del plan de pensiones gira en torno a las aportaciones que vas a realizar a lo largo de tu vida laboral para ir ahorrando en el banco ese dinero que tienes pensado disfrutar en tu jubilación o que complemente la pensión que vayas a recibir.

Las aportaciones puedes realizarlas con cierta periodicidad, como por ejemplo cada mes, o de manera puntual, haciendo un ingreso cada vez que te sea posible. De hecho, ni siquiera tienes por qué estar obligado a realizar estas aportaciones y hay una cuantía establecida anual como aportación máxima, que suele rondar los 2000 euros. Aunque si hablamos de personas con algún tipo de minusvalía, ese tope se incrementa hasta los 24 250 euros anuales.

De igual modo, existe la posibilidad de aportar dinero al plan de pensiones del cónyuge que no trabaje o cuya actividad económica no supere los 8000 euros anuales.

Con estas aportaciones, los gestores realizan diversas inversiones, lo que da lugar a planes de renta fija, planes de renta variable, planes mixtos y planes garantizados, siendo los variables los que suponen un mayor riesgo a la hora de invertir.

Rescatar el plan de pensiones

Cuando llegues a la edad de jubilación, podrás rescatar el plan de pensiones, es decir, recuperar todo ese dinero ahorrado más la rentabilidad que haya generado. No obstante, existen ciertas excepciones por las que podrás rescatar el plan antes de jubilarte: el desempleo de larga duración, enfermedad grave, incapacidad laboral permanente, dependencia severa o gran dependencia, ejecución hipotecaria y fallecimiento.

El rescate de tus aportaciones al plan de pensiones podrás hacerlo de varias formas. Así, es posible recuperar todo el dinero de una sola vez; ir recibiéndolo con periodicidad como si fuera una renta, ya sea como renta asegurada o renta financiera; o usar la fórmula del rescate mixto, recibiendo una cantidad de dinero establecida y, a partir de ahí, una renta periódica.

Deducciones fiscales

pensiones
Fuente: Pixabay/Tumisu

El plan de pensiones tiene una ventaja fiscal indiscutible. Y es que es posible desgravar esas aportaciones en la declaración de la renta. Así, la cantidad que hayas aportado durante ese año fiscal , podrás desgravarlas en el IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas).

En este caso, también nos encontramos con desgravaciones máximas anuales sujetas a la ley en curso. En el momento actual es de 2000 euros o del 30 por ciento de la suma de los rendimientos netos del trabajo y de las actividades económicas que se hayan percibido de forma individual durante el ejercicio.

Por otro lado,si rescatas el plan de pensiones o si el titular del mismo fallece, hay que considerar que tributará como si fuera un rendimiento del trabajo, de modo que los beneficiarios o herederos deberán declararlo como tal y nunca en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

Planes de jubilación

jubilación
Fuente: Pixabay/Alexas_Fotos

Por último, has de tener claro que el plan de pensiones y el plan de jubilación no son lo mismo, puesto que se trata de dos productos distintos. Mientras que el plan de pensiones es un producto financiero de ahorro, el plan de jubilación es un producto que funciona como si fuera un seguro, y son las compañías de seguros las que lo gestionan.

Además, el plan de jubilación podrás rescatarlo en cualquier momento sin necesidad de que exista una excepción especial, solo pagando la penalización pactada por hacerlo que hubieras pactado en el momento de su contratación. Y recuerda que el plan de jubilación tampoco es deducible en la declaración de la renta, y solo tributan los intereses que haya generado. Ten estos puntos en cuenta a la hora de decidirte por uno o por otro.

Silvia Pato

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.