Es probable que alguna vez hayas pensado en aprovechar ese espacio en tu terraza, balcón o algún rincón de tu casa para instalar tu propio huerto urbano ecológico, y te hayas vuelto atrás creyendo que sería muy complicado o que las plantas se te morirían.

Para que valores realmente la posibilidad y las ventajas de poder disfrutar de una pequeña plantación en tu hogar, hoy te contamos cómo hacer tu propio huerto urbano para ayudarte a tomar una decisión y animarte a ello.

Ubicación

tomates
Fuente: Pixabay

Tener tu propio huerto casero, siempre y cuando tengas un mínimo espacio, contribuirá tanto a tu alimentación como a tu ahorro, además de ayudarte a relajarte y a desconectar de la rutina diaria. Se calcula que, en un metro cuadrado de cultivo, es posible producir hasta 20 kilogramos de comida anuales, así que vale la pena tenerlo en cuenta.

El huerto puede construirse de forma horizontal o vertical, siendo muy recomendable esta última opción para quienes tienen problemas de espacio. Pero antes de decidir qué necesitas para montarlo has de encontrar un lugar adecuado en el que colocarlo. Lo más importante es la luz, ya que las semillas deben estar expuestas a la luz natural. Tendrás que elegir el sitio mejor iluminado y colocar los cultivos en función de la cantidad de luz que necesiten. Si orientas el huerto hacia el sur o hacia el sureste, te asegurarás de que tenga más horas con sol. La tierra y el sustrato serán otro de los puntos importantes a la hora de crear tu huerto, ya que han de ser ricos en nutrientes.

Mesas de cultivo

cultivo
Fuente: Pixabay

Si tienes una pequeña parcela o jardín en tu casa, no tendrás problema a la hora de montar un huerto de forma tradicional, pero para los pisos, terrazas con suelos de baldosa o cemento y balcones, lo más adecuado es utilizar recipientes o estructuras para plantar. Entre ellos puedes elegir las tradicionales macetas plásticas o de materiales reciclados, las jardineras, las mesas de cultivo, los cajones, palés o los pequeños invernaderos que puedes encontrar a la venta en numerosos establecimientos de jardinería.

Ten en cuenta que las mesas de cultivo son muy cómodas y, si adquieres una, tu espalda lo agradecerá. Con ellas, también aprovecharás mejor el espacio, por lo que, en la mayoría de los casos, es recomendable invertir en una mesa de cultivo, ya que son un poco más caras que el resto de opciones. Lo único que has de tener en cuenta es que ha de tener un mínimo de 25 centímetros de profundidad. En el mercado hallarás infinidad de modelos: metálicas, de madera, de plástico, en varios colores y con ruedas.

Macetas y jardineras

maceta
Fuente: Pixabay

Si no tienes espacio en casa para instalar tu huerto en una mesa de cultivo o antes de aventurarte a invertir en ella, prefieres probar a cosechar solo un par de cosas, la mejor opción son las macetas y las jardineras. Su forma es adaptable a cualquier rincón bien iluminado. Además puedes combinarlas con la mesa si terminas aumentando el tamaño de tu huerto casero. Has de tener en cuenta que todas deben tener agujeros en el fondo, que son los que facilitan la función de drenaje.

En cuanto al tamaño, tendrás que consultar el adecuado según lo que quieras plantar, ya que será diferente si hablamos de tomates, berenjenas, hierbas aromáticas, fresas o lechugas, por ejemplo. Tal vez las plantas se te mueren por no tener una maceta o una jardinera del tamaño adecuado y no porque estés cuidándolas mal o estén ubicadas en un sitio inapropiado.

En lo que respecta a los huertos verticales se estructuran enganchados a la pared o anclados en el suelo, aprovechando cualquier espacio. Son la mejor opción cuando apenas hay superficie para plantar y, aunque resultan muy decorativos, su precio también es más elevado. Has de saber que se recomiendan para plantas aromáticas, espinacas, fresas y lechugas, entre otros, pero cultivos de mayor envergadura como tomateras no son recomendables en este tipo de estructuras.

Selección de cultivos

aromáticas
Fuente: Pixabay

A la hora de seleccionar los cultivos tendrás dudas sobre qué elegir para cosechar y si has de comprar las semillas o directamente la planta. No existe una decisión categórica para esta elección y suele estar relacionada, sobre todo, con tu experiencia en temas de jardinería.

Vale la pena que anotes que las semillas que prenden de forma más rápida y germinan sin problemas son algunas como las cebollas, los ajos, las espinacas, el perejil, los rábanos, el cilantro, la albahaca y el cebollino, entre otras. Lo mejor es que comiences con los cultivos más fáciles, como las plantas aromáticas, y vayas cogiendo práctica. En todo caso, no olvides informarte de cuáles son las mejores hortalizas y plantas que cosechar según la estación del año, ya que cada una es apropiada para cada cultivo.

Riego

albahaca
Fuente: Pixabay

Lo más habitual en los huertos urbanos es que riegues de forma manual tu pequeña plantación. No obstantes, si vas a estar unos días fuera de casa o si el tamaño de tu huerto ha llegado a unas medidas considerables, es mejor que instales un sistema de riego o de goteo. Si tienes jardineras verticales o mesas de cultivo será muy fácil hacerlo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here