Cómo incrementar el consumo de alimentos saludables durante las vacaciones

Vamos a contarte cómo incrementar el consumo de alimentos saludables durante las vacaciones. ¡Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán!

3 minutos

Cuando llega el verano disfrutamos del tiempo de ocio y las actividades al aire libre de una manera especial. Pero las altas temperaturas y la cantidad de energías que gastamos en todo ello provocan que resulte conveniente cuidar nuestra alimentación al máximo, para estar bien hidratados y aportar al organismo todos los nutrientes que necesita.

Así que hoy vamos a contarte cómo incrementar el consumo de alimentos saludables durante las vacaciones. Además, puede que te gusten tanto algunos de ellos que termines consumiéndolos todo el año. ¡Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán!

Agua

beber agua
Un senderista bebiendo agua en la montaña – Unsplash

Uno de los hábitos saludables que hay que tener en cuenta en verano es beber mucha agua. Deberás incrementar su consumo, puesto que durante los meses de calor mantener nuestro cuerpo muy bien hidratado resulta fundamental.

El organismo necesita el agua para poder funcionar correctamente, no retener líquidos y no forzar los riñones, así que no olvides beber agua siempre que tengas sed, además de nutrirte con otros alimentos ricos en ella, como frutas y hortalizas.

Si suele darte pereza tomarla, acostúmbrate a tener siempre en el frigorífico una jarra de agua fresca con unas rodajas de limón o una fruta que te guste para darle un toque más apetecible. Y no olvides nunca llevar a mano una botella o un bidón de agua para hidratarte con frecuencia cuando vayas a caminar, a la montaña o a la playa. Un imprescindible en tu cesto o mochila. Evitarás los riesgos de sufrir deshidratación o un golpe de calor.

Frutas

Sandía
Trozos de sandía – Unsplash

Las frutas son una de las mejores formas para dar un plus de hidratación, de vitaminas y de minerales a nuestro organismo; y si los médicos recomiendan tomar cinco piezas al día, en verano resulta fundamental su consumo. Aprovecha los beneficios de frutas de temporada como los nísperos, la sandía, el melón y los melocotones. Puedes tomarlas enteras, y absorberás mejor sus propiedades, en zumos o en batidos de yogur con frutas.

Para aumentar su consumo, las frutas son la mejor opción para picar entre horas. Además, estando de vacaciones no tendrás ganas de picotear cosas saladas para matar la ansiedad. Estar relajado te permitirá degustar algo tan refrescante como una rodaja de sandía de la forma más saludable.

Una buena idea es tomarlas a media mañana y en las jornadas de piscina o de playa. Una o dos frutas después de nadar en el mar o en la piscina es una estupenda opción para merendar de forma saludable, tanto para nosotros como para los más pequeños de la casa, mucho mejor que cualquier producto de bollería y, desde luego, infinitamente más refrescante.

Verduras y hortalizas

ensalada
Verduras bajo un chorro de agua – Pixabay

Al igual que las frutas, lo mejor es incrementar el consumo de verduras y hortalizas en verano. Las mejores formas: crudas, en ensaladas y en sopas frías. Además, apetece una comida ligera y fresquita cuando las temperaturas son elevadas, y se convierten en una fuente de minerales, sales y vitaminas fabulosa. Para aumentar su consumo puedes picar entre horas alguna de ellas, al igual que la fruta. Una zanahoria, un tomate… Las crudités son una delicia si las acompañas de alguna salsa.

Para comer, esta es la mejor época del año para degustar gazpachos, salmorejos y sopas frías de todo tipo que te aportarán los mejores nutrientes y una buena cantidad de agua. Sin olvidar las otras reinas de la mesa en verano: las ensaladas. Recuerda poner siempre una en tu mesa, ya sea como acompañamiento del plato principal, o convirtiéndolas en este.

Solo con añadir un poco de pasta, atún, queso o nueces a una ensalada de lechuga o canónigos, con tomate y pimientos, la estarás completando con todo lo que tu organismo necesita. Son una estupenda opción para llevar en un táper cuando vamos a comer en el campo o en la playa, aunque recuerda que no debes aliñarla hasta el momento de su consumo. Encontrarás variadas recetas de ensaladas para el verano.

Y si quieres algo bien especial, dale una vuelta a la tradicional barbacoa y prepara una parrillada de verduras con tomates, cebollas, berenjenas, calabacines y pimientos.

Legumbres

hummus
Plato de hummus – Pixabay

Por último, otros de los alimentos saludables cuyo consumo debes aumentar en verano son las legumbres. Como no apetecen los guisos y pucheros en estas fechas, lo mejor es que también te animes a prepararlas en ensalada. Son fáciles y baratas para resolver una comida rápidamente, puesto que puedes comprar lentejas, habas y garbanzos ya cocidos que solo deberás lavar y escurrir bien antes de añadir el resto de ingredientes y convertirlos en un menú sano y completo.

Y si quieres poner algo para picar con los amigos o para cenar de forma rápida, el hummus es una estupenda opción y, si en vez de pan tostado, lo acompañas con crudités, la combinación será perfecta, tanto para tu salud como para tu paladar.



Silvia Pato

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.