Uno de los utensilios que más pereza nos puede dar limpiar en profundidaden nuestras cocinas, y que resulta un fastidio ver como va perdiendo su aspecto nuevo tras una cierta cantidad de usos, son las sartenes. No siempre quedan todo lo lustrosas que nos gustaría y, además, hemos de tener cuidado al limpiar su parte interna para que no pierdan sus propiedades antiadherentes.

Por eso, hoy vamos a darte algunos consejos y a explicarte cómo limpiar bien las sartenes con trucos caseros. La mayoría de los productos que necesitas los tienes en casa, así que no habrá problema con que intentes algunos de ellos para dejarlas como nuevas.

Bicarbonato y vinagre

sartén
Fuente: Pixabay/StockSnap

Seguro que no te sorprende que empecemos con estos trucos caseros para dejar la base de la sartén como nueva con una combinación que suele usarse para la limpieza de muchos componentes del hogar: el bicarbonato y el vinagre blanco.

Para ello, solo tienes que poner la sartén boca abajo y echar en su parte externa el bicarbonato. Luego, vierte el vinagre blanco, extiende bien sobre la superficie y espera unos minutos a que haga efecto. Después debes frotarla en el fregadero con un estropajo para que se vaya desprendiendo la suciedad. Seca a continuación con un paño.

Para limpiar la parte interna de la sartén antiadherente, cuando esta tiene grasa, debes untarla con una pasta elaborada con bicarbonato, vinagre y sal. Espera unos 30 minutos antes de retirarla con la esponja del estropajo.

Agua y detergente

La forma más clásica para limpiar la parte interna de la sartén cuando se ha quemado es usar agua y detergente para platos o lavavajillas, pero hay una forma de hacerlo que es la más adecuada para obtener los mejores resultados.

Vierte en la sartén una cantidad de agua hasta cubrir el fondo y añade una gota de detergente. A continuación, coloca la sartén en el fuego a temperatura media hasta que hierva unos 10 o 15 minutos. Después, retírala y espera unos 20 minutos a que enfríe. A continuación, elimina todos los restos y, con la ayuda de una esponja, retira cualquier vestigio de impurezas.

Vinagre y limón

sartenes
Fuente: Pixabay/Ernest_Roy

De nuevo el vinagre es el protagonista de este otro truco, para el que también necesitarás limón y sal. Aclara primero la sartén con agua y, después, vierte sobre ella vinagre. Esparce a continuación una buena cantidad de sal y espera a que actúe unos 5 minutos. Si hay mucha suciedad puedes añadir también zumo de medio limón. Después deberás enjuagar con una buena esponja y con suavidad para no dañar la superficie.

También puedes dejar la parte de abajo de la sartén sumergida en vinagre blanco durante toda la noche, dejando que haga efecto. A la mañana siguiente solo tendrás que aclararla y eliminar los restos con una esponja.

Patata y sal gruesa

Hay una curiosa combinación para limpiar la sartén si está quemada: patata y sal gruesa. Primero enjuaga la sartén para quitar todos los restos. Después espolvorea con la sal y frota con una patata cortada haciendo gestos circulares. Elimina los restos enjuagándola con agua. Por último, echa una cucharadita de aceite de oliva sobre la superficie de la sartén que tienes que proteger y la dejarás como nueva.

Arcilla limpiadora

sartenes
Fuente: Pixabay/Jango0526

Hay otra forma de limpiar las sartenes sin necesidad de utilizar bicarbonato y vinagre. Necesitas arcilla limpiadora, que encontrarás a la venta en formato de tarro con esponja. La puedes usar como una especie de cera, aplicarla con la esponja y luego secar la superficie con un paño.

La arcilla limpiadora es un producto ecológico que tiene entre sus ingredientes arcilla, jabón de marsella, glicerina, aceite de oliva y esencia de limón. Todo ello lo hace perfecto también para la limpieza de ollas, parrillas, planchas, fregaderos y productos cromados o metálicos en general.

Kétchup

kétchup
Fuente: Pixabay/markusspiske

Tal vez no conozcas cómo limpiar con kétchup la sartén, pero resulta un método efectivo ya que aprovecha los ácidos del tomate para eliminar la suciedad. Debes cubrir el fondo de tu sartén con el kétchup o con salsa de tomate y luego dejarlo reposar durante una hora. Después, deberás enjuagar con agua tibia y jabón.

Limpiador de vitrocerámica

Tal vez no se te haya ocurrido utilizar el limpiador de vitrocerámica para dejar como nueva la base de la sartén. Solo tienes que extender una pequeña cantidad del producto para limpiar la vitrocerámica por la base. Tendrás que dejarla actuar durante unos minutos y luego retirar con un estropajo de aluminio los residuos. A continuación, enjuaga con agua y jabón.

Cuando tus sartenes se encuentren tan deterioradas que sea necesario cambiarlas, recuerda que son objetos que pueden reciclarse, ya que están fabricadas con materiales reutilizables, y no debes tirarlas en el contenedor de la basura. Recuerda entregarlas en el punto limpio de tu municipio para ello.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here