Cómo limpiar la campana extractora

3 minutos

La limpieza de la cocina, incluida la de la campana extractora, puede resultar complicada si no la afrontamos del modo adecuado y con los productos más idóneos. Si no nos organizamos, es posible que perdamos mucho tiempo para luego no quedar satisfechos con el resultado, puesto que es un lugar donde se acumulan los restos de grasas y suciedad más difícil.

Así que te contamos cómo limpiar la campana extractora para que no pierdas demasiado tiempo y se convierta en una tarea más sencilla de lo que pueda haberte parecido hasta ahora.

Limpieza del exterior de la campana extractora

Cocina
Cocina con campana extractora/Foto: Pixabay

A la hora de limpiar la campana extractora hemos de diferenciar la parte interna, con la rejilla, y la parte externa. Esta superficie exterior es la más fácil de limpiar de las dos, aunque en ella también se acumula mucha suciedad y debes limpiarla a diario. Recuerda que cuanto más limpia esté, menos cantidad de grasa irá a parar a las áreas de ventilación.

Para la limpieza del exterior de la campana extractora necesitas mezclar una buena cantidad de agua caliente con lavavajillas, ya que este tiene unas propiedades quitagrasas que contribuirán a eliminar la suciedad de manera más efectiva. Puedes echar el agua y el lavavajillas en un balde, un cubo o en un cazo. Con tal de que puedas sumergir en el agua un trapo, el tamaño del recipiente será suficiente. Después de introducir el trapo o una esponja suave en el agua jabonosa, sácalo y escúrrelo. A continuación, frota con suavidad la zona exterior de la campana y repite la operación en aquellas áreas donde se haya acumulado más cantidad de grasa. Realiza movimientos circulares para evitar los arañazos y no dañar la superficie.

En el supuesto de que algunas manchas estén muy resecas y no salgan con el agua caliente, tienes la opción de preparar una pasta más efectiva para aplicar de manera directa sobre ellas. Mezcla bicarbonato de sodio con un poco de agua hasta obtener una masa y extiende esta sobre las manchas. Será necesario que esperes unos minutos antes de retirarla para que haga efecto. Cuando termines de limpiar la superficie exterior, aclara con otro trapo humedecido en agua limpia y seca por completo con un paño de microfibra.

Cómo limpiar el interior de la campana

Campana extractora
Campana extractora/Foto: Pixabay

Para limpiar el interior de la campana extractora puedes recurrir a un desengrasante específico de los muchos que hay a la venta en el mercado. Después, deberás retirar los filtros del extractor, rociar el interior con un desengrasante y dejar el producto actuar durante unos minutos. A continuación, podrás pasar una esponja suave o una bayeta para retirar la suciedad. Es necesario repetir el proceso hasta que quede limpia del todo, pues comprobarás cómo se va ablandando la grasa a media de que la vas retirando.

Limpiar el interior de la campana con bicarbonato

Cocina
Ollas sobre la cocina bajo campana extractora/Foto: Unsplash

Puede que prefieras evitar el uso de esos productos químicos a la venta y servirte de alguna manera más natural para la limpieza del extractor por dentro. En este caso, necesitarás bicarbonato de sodio. Pon dos ollas con agua al fuego y añade bicarbonato de sodio. Cuando el agua empiece a hervir, enciende la campana extractora. El vapor hará que la grasa y la suciedad se desprenda. Necesitarás alrededor de una hora con el agua al fuego para que se efectúe la limpieza en profundidad, por lo que cuando veas que la olla se va quedando vacía tendrás que añadir más cantidad de agua y de bicarbonato.

Apaga el fuego cuando compruebes que la grasa empiece a caer del extractor. Protege la superficie de la cocina para que no se ensucie con trapos o papel absorbente, y después limpia la campana por dentro con la ayuda de una esponja o una bayeta. Para finalizar limpia con una bayeta humedecida y tu campana estará perfecta.

Limpiar la campana con limón

Pulverizador de limón y vinagre
Pulverizador con limpiador de limón y vinagre/Foto: Unsplash

Si quieres ahorrar tiempo usando el mismo producto para limpiar el interior y el exterior de la campana extractora, puedes realizar un limpiador casero muy efectivo que te servirá para las dos cosas. Solo tienes que mezclar agua con zumo de limón en igual cantidad y poner la mezcla al fuego hasta que hierva. Con esta podrás frotar toda la suciedad de la campana y limpiarla sin dificultad, gracias a las propiedades desinfectantes y desengrasantes del limón.

Con estos métodos de limpieza conseguirás tener limpia tu campana extractora, y recuerda que si efectúas esta tarea doméstica con asiduidad, te resultará mucho más sencilla, puesto que no se acumulará tanta grasa ni estará tan endurecida como para que sea tan laborioso quitarla. Se aconseja limpiar la campana extractora una vez al mes o, como mucho, cada dos meses.



Silvia Pato

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.