Uno de los lugares más engorrosos de limpiar en casa es el cuarto de baño y, en particular, las mamparas de la ducha. Sus cristales, vidrios, paneles y canaletas pueden ser todo un reto si no sabes muy bien cómo combatir la suciedad que se almacena en ellos.

Para facilitarte la tarea de eliminar todos los gérmenes, las manchas de jabón, de crema del pelo, la cal y el moho que se acumula en esta parte del baño, vamos a darte algunos de los mejores trucos para limpiar las mamparas de la ducha. Nunca más te volverá a dar pereza ponerte con esta tarea del hogar.

Vinagre blanco de limpieza

cuarto de baño
Fuente: Pixabay/midascode

Entre los productos que encontrarás en el mercado para limpiar la mampara del baño o de la ducha se encuentra uno muy económico que también es ecológico: el vinagre blanco específico de limpieza. Es ideal para eliminar la suciedad y la cal de la mampara sin importar el material con el que esté fabricada, ya sea de vidrio, plástico o cristal.

Primero debes diluir el vinagre con agua en un pulverizador. Calcula una taza de vinagre por una taza de agua caliente. Añade una gota de lavavajillas o de detergente líquido y agita bien la mezcla. Luego, solo tienes que pulverizar la mampara por la parte exterior y por la parte interior y dejar que el líquido haga efecto durante unos 5 minutos. Después retira la suciedad con un paño de microfibra o con una esponja, frotando en sentido circular. Si aclaras con agua después, verás como la mampara queda brillante e impoluta.

También debes tener en cuenta que cuanto más naturales sean los productos de aseo, como geles o jabones, menos residuos dejarán y más fácil será mantener las mamparas limpias.

Limpieza con bicarbonato

No es la primera vez que te hablamos del vinagre blanco normal y del bicarbonato de sodio como limpiador del hogar, el cual es ecológico y natural. Este limpiador casero debes prepararlo con una proporción de una taza de vinagre blanco y un par de cucharadas de bicarbonato de sodio. Si te queda muy espesa, añade un poco más de vinagre.

Debes de extender la mezcla por todo el vidrio de la mampara y luego esperar a que actúe entre 5 y 10 minutos. A continuación, pasa un paño húmedo y ya estarán perfectas. Y si quieres darles todavía más brillo, humedece el trapo con un poco de zumo de limón. Esto último puedes hacerlo cada vez que desees que quede reluciente. Además, el limón contribuye a eliminar bacterias por sus propiedades naturales.

Limpieza con alcohol

En las mamparas de vidrio o cristal, el vinagre y el bicarbonato son muy buena opción, pero tienes una específica para que las mamparas queden perfectas si son de plástico. Nos referimos al alcohol de limpieza.

Humedece un paño de microfibra en alcohol de limpieza y pásalo después por la mampara en una misma dirección: de arriba a abajo. A continuación, humedece otro trapo en agua y pásalo de nuevo para aclarar. Lo mejor es que para toda la operación utilices guantes y abras las puertas y las ventanas para que circule el aire, ya que el alcohol tiene un olor fuerte que puede sentarte mal.

Limpieza de la base de la mamparas

cuarto de baño
Fuente: Pixabay/banksy07

Para limpiar la base de las mamparas y que todo el conjunto te quede como nuevo, puedes usar un poco de lejía diluida en agua, sobre todo, si hay manchas negras que hay que eliminar. Aplica, deja actuar unos minutos, aclara con agua fría y seca luego con un paño de microfibra.

En el caso de las mamparas correderas, la suciedad se almacena en las canaletas, que deberás limpiar a conciencia. Para estos rieles puedes utilizar la mezcla de vinagre con dos cucharadas de bicarbonato de sodio. Tendrás que dejar actuar durante 20 minutos y aclarar luego con agua fría. Verás con qué facilidad se van las manchas.

Recuerda que para que las mamparas se manchen menos y luego sea más fácil limpiarlas solo tienes que adoptar un par de costumbres en el momento de la ducha o baño que marcan la diferencia. Seca las mamparas siempre con una toalla después de ducharte o de bañarte, para retirar todo el exceso de humedad. Por otro lado, debes ventilar muy bien el cuarto de baño después de cada uso. Con estos dos gestos, conseguirás que se acumule mucho menos polvo y humedad en las mamparas, y con limpiarlas una vez a la semana será suficiente para que luzcan como nuevas.

Por último, si vas a comprar en el hipermercado productos específicos para limpiar mamparas, deberás asegurarte primero que son válidos para el material con el que está fabricada la tuya, porque lo más adecuado para las de plástico no es lo mejor para las de cristal.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here