Cómo organizar tus finanzas personales en época de vacaciones

3 minutos

Durante las vacaciones, todos corremos el peligro de que se descalabre nuestra economía personal y familiar si no tenemos un control adecuado de todo lo que gastamos. Sin embargo, para que esto no suceda y poder planear nuestros días de asueto sin problemas, hay una serie de hábitos que podemos adoptar.

Por ello, vale la pena saber cómo organizar tus finanzas personales en época de vacaciones. Toma nota de todas ellas y tenlas en cuenta antes de empezar a gastar y correr el riesgo de regresar con todas las tarjetas de crédito a cero, uno de los mayores riesgos para la economía y el ahorro.

Planifica las vacaciones

verano
Una cámara de fotos y otros elementos habituales en una maleta de viaje – Pixabay

Antes de salir de vacaciones hay que planificarlas. Si vas a ir de viaje, ten en cuenta que, con cuanta más antelación reserves alojamientos y billetes de transporte, más económicas te saldrán. Podrás aprovechar las ofertas y organizar tu viaje en función de tu presupuesto.

Ir a un lugar sin haber reservado alojamiento puede conllevar que tengas que pagar más por tener que dormir en el único sitio con habitaciones libres que, en plena temporada estival, seguro que será el más caro. Y no olvides adquirir las entradas con antelación y en las páginas web de los monumentos a visitar. La mayoría tienen habilitadas taquillas en ellas y efectúan una oferta a las adquiridas de esa forma.

Establece un presupuesto

dinero
Unas manos contando billetes – Pixabay

De todas formas, ya sea que planifiques con unos días de antelación o con meses, lo que no puedes dejar de hacer es establecer un presupuesto. Esta es la única forma de tener un control de la economía. Esto resulta ineludible si estás organizando un viaje, pero si no vas a viajar, establece también un presupuesto de ocio para esos días libres. Una costumbre infalible para no gastar sin sentido. Pon un tope de gasto y no te lo saltes.

Además de la cantidad de dinero que tienes disponible para gastar, ten en cuenta si vas a recurrir al pago en efectivo o a plazos, en caso de utilizar alguna tarjeta, y luego elige el destino en función de él. Deberás contar con absolutamente todos los gastos: el transporte, la gasolina si viajas en coche, las entradas a museos, conciertos u otros eventos, la comida, el alojamiento, las excursiones, las actividades de turismo activo y las entradas a los parques de atracciones.

Todo lo que quieras hacer, incluso el dinero que reserves para comprar algún recuerdo o regalo para un ser querido, debes tenerlo en consideración, así como calcular el tope de gasto diario en comida o en restaurantes.

Y si el lugar al que quieres ir se te va del presupuesto, elige otras opciones entre aquellas que se ajusten a tu cuantía y piensa en la cantidad de días que quieres disfrutar. Un mes en un lugar, aunque no sea lejano, puede ser mucho más barato que una semana en un sitio de gran demanda turística en plena temporada alta.

Aprovecha las ofertas

Playa
Una mujer en una playa mirando el horizonte – Pixabay

En todo caso, una vez que tengas el presupuesto y más o menos idea de a dónde quieras ir y el tipo de alojamiento, pues será muy distinto que pienses viajar con tienda de campaña o autocaravana que de hotel, comienza a estudiar las ofertas en torno a tales destinos.

Internet es estupendo para encontrar ofertas y hacer comparativas entre unos lugares y otros, ya sea de hoteles, apartamentos, paquetes de vuelo más hotel o directamente en los alojamientos de aquellos sitios que quieres visitar.

Escoger el alojamiento

A la hora de elegir el alojamiento para que te resulte más barato y gastar menos, no solo has de considerar el precio del camping, el hostal, el apartamento, el hotel o la casa rural, sino también la ubicación. Si está cerca de los lugares a los que quieres ir o de la playa, siempre y cuando tengas pensado pasar en ella la mayor parte de tus vacaciones, ahorrarás una buena cantidad de dinero.

A menudo, aunque salga un poco más caro, si echas cuentas te ahorrarás tanto en gasolina o en transporte público que no te compensará alojarte en un sitio más económico, pero a kilómetros de los sitios que te interesen. Compara precios de los alojamientos en la zona y echa cuentas teniendo esto en consideración antes de decidirte por unos u otros.

Evita gastos superfluos

paseos
Una mujer de espaldas – Pixabay

Por último, evita caer en gastos superfluos. No te dejes seducir por las compras compulsivas o llenar la maleta de una cantidad desmesurada de recuerdos para todo el mundo que terminarán colocados no se sabe dónde.

Y si te quedas en tu entorno, no comiences a gastar sin sentido porque no te hayas marchado fuera. Puedes gastar más que si lo hubieras hecho si no tienes algo de control a la hora de salir a cenar, ir de espectáculos o acudir a conciertos. En este caso, también has de evitar caer en gastos superfluos y planificar el dinero a gastar durante tus días libres para no excederte.

Aprovecha si te quedas en la ciudad que habitas para visitar los museos y sitios turísticos los días en que son gratuitos, las fiestas y las actividades al aire libre que se organizan en las distintas localidades del entorno y no dejes de controlar cuánto gastas cada día para no llevarte una sorpresa cuando termine el verano.



Silvia Pato

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.