Si te encantan los aguacates y son un imprescindible en tu cocina para recetas, ensaladas y salsas, puede que te hayas planteado alguna vez lo estupendo que sería poder recolectar tus propios aguacates en el jardín o en la terraza. ¿Te imaginas?

No te vamos a engañar. No es una de de las plantas más fáciles de cultivar, pero el esfuerzo merece la pena. Hoy te damos algunos consejos para plantar aguacates y no rendirte en el intento por si te animas a intentarlo.

Condiciones para plantar aguacates

aguacate
Fuente: Pixabay/abbildbar

La mejor temporada para plantar aguacates es la primavera, antes de que llegue el verano. Debes tener en cuenta que no se darán en zonas frías, así que estás limitado a tenerlos si vives en una zona cálida y con mucha luz solar. Ten en cuenta que se trata de una especie tropical, de la familia de las laureáceas, como el laurel y la canela, así que el sol y el calor resultan fundamentales para que aguante todo el año, por lo que necesita temperaturas medias.

Asimismo, en lo que respecta al suelo, prefiere aquellos arenosos y franco arenosos, aunque con un buen sistema de riego puede adaptarse sin demasiados problemas a todo tipo de terrenos.

Preparar las semillas de aguacate

Deberás preparar las semillas a partir del hueso, que tendrás que lavar bien antes de utilizar. Tienes que colocar la mitad del hueso con tres palillos clavados, haciendo de soporte, en el interior de un vaso con agua. Solo debe quedar sumergida la parte inferior del hueso, es decir, aquella que es más amplia y plana. Recuerda colocarlo en un lugar donde le de mucha luz solar. Lo ideal es que se encuentre a una temperatura aproximada de 20 ºC y protegido del viento.

Si eliges un recipiente o vaso de cristal podrás ver cómo evoluciona y cómo echa las primeras raíces. En unas semanas comprobarás cómo ha brotado. Y recuerda que en todo momento debes revisar de que el aguacate tenga agua. Lo más importante es que esa raíz llegue a medir unos 10 centímetros de longitud.

Plantar el aguacatero en maceta

planta
Fuente: Pixabay/AndreasGoellner

Tienes la opción de plantar el árbol del aguacate en una maceta grande si vas a tenerlo en el interior de casa o en el balcón. Si lo podas con frecuencia evitarás que crezca hasta su altura natural, que puede alcanzar los 20 metros. Sus raíces no son muy profundas, así que te llegará una maceta con unos 50 centímetros de altura.

Cuando el tallo de la semilla que has puesto en el vaso de agua alcance 10 centímetros, sácalo del recipiente y quítale los palillos, porque ha llegado el momento de trasplantarlo. Elige una buena maceta con sustrato universal y procede al trasplante, pero dejando la parte superior del aguacate al aire, sin enterrar. A partir de aquí, solo tendrás que asegurarle mucho sol, agua y calor. En un mes verás cómo le salen las primeras hojas.

Riego del aguacatero

maceta
Fuente: Pixabay/monikabaechler

En verano necesita bastante agua. Lo mejor es que lo riegues por sistema de goteo, durante unos 30 o 45 minutos. Se trata de un árbol con gran sensibilidad a la salinidad, así que debes utilizar agua de calidad para regarlo con frecuencia. No obstante, debes evitar en todo momento los encharcamientos y asegurarte de que la maceta tenga un buen drenaje con el fin de evitarlos.

Tendrás que tener paciencia antes de recoger sus primeros frutos, ya que se trata de un árbol que puede llegar a tardar años en dar fruta, así que si los plantas desde la semilla, tendrás que tener mucha paciencia. Otra opción es que compres un árbol pequeño ya desarrollado en los viveros. Ahorrarás tiempo y esfuerzo.

Poda del aguacatero

aguacatero

Pero no solo debes podar el aguacatero si quieres que no alcance gran altura, sino también para asegurarte de que crece fuerte y vigoroso y de buenos frutos cada año. Para ello, la época perfecta es la primavera o a principios del verano, como suele suceder en muchas otras especies arbóreas, ya que si las podas en otoño o en invierno las dejas débiles y expuestas a las heladas y a las bajas temperaturas.

La primera poda debe realizarse cuando el árbol tiene un año de vida y en torno a unos 60 o 70 centímetros. Antes de podarlo, desinfecta las tijeras de poda que vayas a utilizar, o en caso contrario puedes transmitirles hongos o cualquier infección. Corta las ramas más altas, de manera que pueda circular por el árbol el viento y el sol, aunque con cuidado de no crear zonas muy abiertas. Lo mejor es que le des una forma cónica o en forma de pirámide, lo cual facilitará que el sol le llegará a todas partes por igual.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here