Los aparatos de aire acondicionado necesitan un mantenimiento adecuado para que, llegado el momento, cuando las temperaturas asciendan puedan cumplir con su función y no darnos algún susto desagradable. Hay que tener en cuenta que los modelos que suele haber en la mayoría de las casas o viviendas permanecen apagados durante todo el invierno.

Para que no se te olvide poner el equipo a punto, hoy vamos a contarte cómo preparar el aire acondicionado antes del verano y estar listo para recibir la primera ola de calor sin ningún tipo de problema.

Limpia los filtros del aire acondicionado

Fuente: Pixabay

Tal y como suele suceder en muchos aparatos eléctricos, los filtros son uno de los componente que debes cuidar. De tal manera, han de estar limpios para poder cumplir su función y que el aire acondicionado funcione sin problemas. Primero has de comprobar si el filtro es lavable o deshechable, ya que en este último caso tendrás que cambiarlo por uno nuevo. Normalmente, encontrarás especificado qué tipo de filtro necesitas en el manual del aparato.

Para realizar la limpieza del filtro es necesario extraerlo y lavarlo. Puedes sumergirlo en una mezcla de agua y vinagre blanco destilado a partes iguales, o bien en agua con un poco de lejía. Espera una hora antes de sacarlo del líquido y aclararlo con agua fría abundante. Luego, déjalo secar antes de volver a colocarlo. Con esta operación, desinfectarás el filtro y permitirás que el aire circule bien.

Recuerda que una vez colocado el filtro limpio, es conveniente encender el aire acondicionado en torno a una hora en la estancia vacía y con las ventanas abiertas para asegurar la ventilación. Luego ya puedes usarlo sin problema todos los días.Se recomienda que la limpieza de filtros se realice, por lo menos, una vez por semestre.

Termostato y mando a distancia

Mando a distancia
Fuente: Pixabay/iluminoto

Además de ser un foco de bacterias y virus si no se desinfecta adecuadamente, el mando a distancia del aire acondicionado debe estar limpio y tener las pilas en perfecto estado. Recuerda que si no lo vas a utilizar en una larga temporada, lo mejor es retirarlas para evitar que se sulfaten y lo estropeen.

También tienes que revisar el termostato para comprobar que mida la temperatura de forma adecuada, de manera que pueda enfriar el ambiente en función a ella sin excesos. No obstante, si el termostato da algún problema, te recomendamos llamar al técnico, aunque también puedes intentar cambiar tú mismo el termostato si se ha averiado.

Limpieza de la unidad exterior

Fuente: Pixabay

Si ya has revisado todo el equipo en el interior, no olvides la limpieza de la unidad exterior, que se coloca ya sea en la terraza, en el patio o en la fachada. En el supuesto de que puedas acceder a este componente sin problema, puedes encargarte de la limpieza tú mismo.

Es posible que el ventilador esté obstruido por las hojas, ramas, polvo o tierra, de manera que lo mejor será que retires los elementos y pases la aspiradora. Si vas a retirar la rejilla protectora, extrema el cuidado al desatornillarla y al volver a colocarla. En el supuesto de no poder acceder a la unidad exterior, esta deberá ser limpiada por especialista.

Una vez hayas realizado todos los pasos anteriores, prueba el equipo de aire acondicionado al completo. Comprueba que funciona sin problema y que no hace ruidos extraños, y en el caso de observar algún problema no dudes en avisar al técnico para que realice una inspección a fondo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here