En el verano apetece comer alimentos y recetas frescas y nutritivas que resulten ligeras para nuestra digestión. Así que es la época estrella para los zumos, las ensaladas y los batidos de frutas,pero también para las sopas y las cremas frías. Y si de estas últimas tradiciones culinarias hablamos no puede faltar una típica de nuestro país: el salmorejo.

Si todavía no te has animado a preparar este plato para incluirlo en tus menús veraniegos, toma nota de lo que te traemos hoy. Te contamos cómo preparar salmorejo: el plato estrella del verano.

Origen del salmorejo

salmorejo
Fuente: Flickr/ Martin Alvarez Espinar CC BY 2.0

Antes de meternos en la cocina, vamos a contarte un detalle curioso. La primera anotación escrita que tenemos del salmorejo se encuentra en el Diccionario de la Real Academia Española, en la edición de 1737, que por aquel entonces se llamaba Diccionario de las Autoridades. Sin embargo, el salmorejo no aparecía como una crema fría, sino como una salsa que se utilizaba como aderezo en los guisos de carne, así que lo más parecido que tenía era el nombre.

Pero sí fue en ese mismo siglo XVIII cuando comenzó a consumirse el salmorejo como conocemos hoy. Por aquel entonces, la planta del tomate dejó de usarse con fines casi exclusivamente ornamentales y los tomates comenzaron a consumirse. Estos, que son el ingrediente estrella de la receta, propiciaron la elaboración del salmorejo del mismo modo que tú lo consumes cada verano.

Ingredientes para preparar salmorejo

Ten en cuenta una cosa antes de lanzarte a la cocina para preparar una receta típica de la cocina mediterránea como esta. Si siempre son importantes los ingredientes de calidad que utilicemos para el buen resultado de nuestros platos, en recetas como esta del salmorejo, resulta fundamental que la materia prima sea excepcional, porque es la que va a marcar la diferencia. Tanto es así que no debemos olvidar que el salmorejo es un plato sencillo de elaborar en el que los productos de nuestra tierra tienen todo el protagonismo, así que selecciona muy bien los que vas a coger para prepararlo.

Necesitas tomates maduros de rama, aceite de oliva virgen extra, vinagre de Jerez, ajo, sal y pan de uno o dos días antes. Lo mejor es que se trate de pan de telera, de trigo blanco o masa blanca. Para unas 4 personas calcula ¾ kilogramos de tomates, 1 vaso de aceite, 1 cucharadita del vinagre, 1 diente de ajo, una pizca de sal y 3 rebanadas de pan. Ten en cuenta que la receta tradicional del salmorejo cordobés no lleva vinagre, así que dejamos esto al gusto de tu paladar, motivo por el cual te lo indicamos.

Elaboración del salmorejo

tomate
Fuente: Pixabay/rauschenberger

Lo primero que tienes que hacer es retirar la miga al pan e introducirla en agua a remojo. Luego, escúrrela bien. A continuación, en una batidora debes los tomates pelados, troceados y sin pepitas el ajo picado en trozos muy pequeños, el vinagre y la miga de pan.

Ten en cuenta que la forma más clásica de prepararlo es como se hacía antiguamente: con mortero. La técnica de elaboración era el majado, triturando los alimentos en un almirez de piedra, cobre o madera. Pero como seguramente te resulte más sencillo y más rápido de hacer con la clásica batidora, no hay problema por usarla para preparar tu salmorejo.

Bate con cuidado y, poco a poco, ves añadiendo a la mezcla el vaso de aceite de oliva. Sigue batiendo hasta que la mezcla presente un aspecto homogéneo. Después, puedes pasarla por el pasapurés y, si lo deseas, ir añadiendo agua muy fría hasta obtener la consistencia y textura deseada. Si utilizas un pasapurés fino, no hace falta que cuando prepares los tomates les quites las pepitas.

Guárdalo en la nevera hasta que lo vayas a servir. En ese momento, lo típico es presentarlo con trocitos de huevo cocido muy picado unos taquitos de jamón serrano, tal y como dice la receta tradicional.

Diferencia entre salmorejo y gazpacho

gazpacho
Fuente: Pixabay/amoraio

El salmorejo es ideal como aperitivo, pero también te puede solucionar cualquier primer plato, pues aunque no lo parezca resulta muy saciante. Por otro lado, aunque el salmorejo y el gazpacho sean dos sopas o cremas frías típicas de España, no debes confundirlas. Se diferencia del gazpacho en que este último cuenta con muchos más ingredientes, por lo menos si comparas las recetas tradicionales. Los ingredientes del gazpacho incluyen el tomate, el ajo y el pan, pero también pimiento, pepino y cebolla. Las guarniciones sí que suelen ser las mismas.

Recuerda que el salmorejo es una de esas recetas bajas en calorías, así que no te tendrás que preocupar por la dieta. Además, es rica en fibra y favorece la digestión, y nos aporta vitaminas como la C y la E y ácidos grasos cardiosaludables.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here