Tal vez, con el cambio de temporada de los armarios, te hayas llevado la desagradable sorpresa de encontrar algunas prendas de ropa con manchas de humedad o de moho, algo que también suele suceder cuando echamos mano de algún mantel o ropa del hogar que solo usamos muy de cuando en cuando. Para evitar que esto suceda, no debes guardar la ropa húmeda ni dejarla en lugares de la casa con humedad.

Además, has de ser cuidadoso con la ventilación y abrir en ocasiones puertas y cajones para que circule el aire. Lo mejor si tu hogar tiene problemas de humedad es que inviertas en un deshumidificador, que también te ayudará a secar la ropa en el interior. Pero si por alguna razón tienes ya este problema, hoy te contamos cómo quitar el moho de la ropa para dejar las prendas como nuevas siguiendo alguno de estos trucos caseros. Toma nota para solucionarlo.

Quitar las manchas de moho con lejía

Ropa blanca
Fuente: Pixabay/Skitterphoto

La forma más efectiva para acabar con el moho de la ropa es la lejía. De tal modo, cuando en la prenda puedas usar lejía sin dañarla, será la mejor opción para quitar el moho. Es la forma más sencilla para hacerlo desaparecer de la ropa blanca, siempre y cuando no se trate de telas muy delicadas, ya que se estropearían o quemarían si utilizaras este líquido sobre ellas. Pero para las prendas blancas de telas resistentes como el algodón no hay problema alguno.

Introduce la prenda en agua con un buen chorro de lejía durante un par de horas. Tras permanecer en remojo ese tiempo, ya podrás lavarla. Quedará limpia y desinfectada. Ten en cuenta que, tanto en este primer truco que te traemos como en los demás, se recomienda lavar la ropa en agua caliente, siempre que sea posible, pues las altas temperaturas contribuyen a eliminar más efectivamente el moho, además de alcanzar mayor grado de desinfección.

Quitar las manchas de moho con vinagre

Seguro que no te extrañará que también echemos mano del vinagre para quitar las manchas de moho. Este líquido imprescindible en el hogar si prefieres limpiar con productos ecológicos y caseros también te puede ayudar en este caso. Introduce la prenda en una mezcla de agua con vinagre (1 taza de vinagre por cada litro de agua) y deja que permanezca en remojo durante una hora. El vinagre contribuirá a su limpieza, pero también eliminará del todo ese desagradable olor a humedad.

El truco de eliminar el moho con vinagre de manzana o vinagre blanco resulta especialmente efectivo para la ropa de color, con la que no es posible utilizar la lejía. En caso de duda, recurre al vinagre, el cual también puedes añadir en el agua de la lavadora para aprovechar esas propiedades desinfectantes y eliminar los malos olores.

Quitar las manchas de moho con bicarbonato de sodio

bicarbonato
Fuente: Pixabay

La combinación de bicarbonato de sodio con vinagre, tan útil para limpiar otras manchas, también te servirá con las manchas de ropa de moho. Prepara una pasta con vinagre y bicarbonato y extiéndela sobre la mancha. Espera a que actúe unos quince minutos y luego frota con un cepillo de cerdas. Después ya podrás lavar la prenda de la forma habitual.

Para la ropa de algodón, esta mezcla es perfecta, pues con ella conseguirás sacar esas desagradables manchas de moho. No obstante, para las prendas de este material también puedes usar una mezcla preparada con limón y sal. Deberás aplicarla sobre la mancha y esperar a que se seque por completo antes de retirarla. A continuación, lávala de la forma habitual y, en la mayoría de los casos, te quedará como nueva.

Quitar el moho de las prendas de piel

Si te ha aparecido moho en alguna prenda o artículo de piel, como una cazadora, un bolso o una cartera, eliminarlo puede resultar un poco más difícil. Necesitarás vinagre blanco destilado, que has de aplicar con un paño humedecido. Luego tendrás que lavar la zona con agua templada y jabón de glicerina o regenerante especial para cuero, con el que podrás retirar todos los restos de vinagre. Lo puedes encontrar en zapaterías, tiendas de bricolaje o incluso en tiendas de deportes que tengan un buen surtido en productos de equitación.

Después llega el momento de secar con un paño suave y dejar varias horas al aire para que seque del todo. Una vez esté seco, debes tratar la piel con un acondicionador de cuero para nutrirla de nuevo. Igualmente, lo encontrarás en tiendas de bricolaje y de deportes, pero también es habitual que algunos supermercados, hipermercados y tiendas con artículos para coches y motos ofrezcan este producto, ya que se recurre a él habitualmente para acondicionar asientos, sofás de piel, sillas de montar, etc. No obstante recuerda que este acondiconador no se puede utilizar sobre cueros sintéticos.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here