Los desperdicios que generamos abarcan todos los ámbitos: ocio, trabajo, higiene personal, cocina… En este último caso, entre los productos de cocina que utilizamos y que son altamente contaminantes, se encuentra el aceite de cocina, que será importante saber cómo reciclar.

Si vamos a tirarlo, hay que hacerlo de la forma adecuada para que puedan reciclarlo en las plantas dedicadas a ello, pero también puedes reciclarlo tú mismo para otras elaboraciones. Hoy te explicamos cómo reciclar el aceite de cocina y te animamos a poner en práctica alguno de estos proyectos DIY.

Reciclar el aceite de cocina

Antes de nada, recordemos que una vez hayamos usado el aceite alimentario no debemos tirarlo por el desagüe o sumidero, ya que además de poder estropear y atascar las tuberías, termina en los mares, ríos y lagos. Un litro de aceite puede llegar a contaminar hasta 1000 litros de agua, por lo que este dato debería ser suficiente para que lo pensemos dos veces antes de verterlo por el fregadero o el inodoro.

Lo más conveniente es tener en la cocina un recipiente con tapa para ir echando en él el aceite de cocina que hemos utilizado para freír. Una vez que el recipiente esté lleno, solo tienes que llevarlo a algún punto limpio en el que se recoja. Localiza en tu ciudad los contenedores especiales para la recogida de aceite usado que se disponen en calles, plazas, mercados, supermercados o centros comerciales. Estos puntos de recogida pueden estar habilitados por los organismos municipales, tiendas de alimentación o comunidades de vecinos, algunas de las cuales los incluyen en las instalaciones del edificio, como en los garajes.

Este aceite se recicla para transformarlo en carburantes como el biodiesel, así como en barnices, ceras industriales, detergentes y jabones, por lo que, además de no contaminar el medio ambiente, con este reciclaje también contribuiremos al ahorro de energía.

Fabricar jabón

Fuente: Pixabay

En el supuesto de que quieras ser tú mismo el que recicle el aceite usado de cocina de tu hogar tienes la opción de poner manos a la obra para elaborar tus propios jabones. La fabricación de jabón resulta una tarea más sencilla de lo que pueda parecer.

Solo necesitas coger el aceite usado, preferiblemente de oliva, y colarlo antes de añadir los ingredientes indispensables para la elaboración: agua y sosa caústica. También puedes añadir algún colorante o algún aroma si deseas personalizarlo al máximo. Revuelve los ingredientes hasta conseguir una pasta. Cuando enfríe, solo tendrás que cortarla en forma de pastillas en los tamaños que desees, y después de 30 o 40 días podrás usarlas. Preparar tus pastillas de jabón para la ropa con aceite de oliva usado es fácil, entretenido y útil.

Fabricar velas

Fuente: Pixabay

Otra opción para reciclar el aceite de cocina que vamos a tirar es la fabricación de velas ecológicas. Necesitarás algún aceite o esencia que aporte un buen olor, como de sándalo, eucalipto o lavanda, además de estearina y un hilo de algodón. Recuerda seleccionar un bonito recipiente para introducir la vela. Y recuerda que puedes aprovechar para reciclar tarros y frascos de vidrio como otro proyecto DIY.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here