Son diversas las iniciativas públicas y privadas que han nacido durante los últimos meses para afrontar y superar la crisis sanitaria y económica provocada por la COVID-19 a nivel mundial. Todas nos afectan como consumidores y usuarios, y presentan especial relevancia en el ámbito social y laboral.

Entre ellas, destacamos hoy una que tiene su origen en las redes sociales, al amparo del hashtag #DamosLaCara, y que aglutina a más de 1400 compañías. Te contamos en qué consiste el movimiento ciudadano Damos La Cara y cómo contribuye a fomentar el bienestar, el empleo y la actividad económica de nuestro país.

Orígenes de Damos la Cara

Damos La Cara

El movimiento Damos La Cara fue impulsado en España por diversas Asociaciones Territoriales de Empresa Familiar y el Instituto de Empresa Familiar, para prestar apoyo ante los problemas sanitarios y económicos locales provocados por la pandemia de la COVID-19. Se unieron así numerosas empresas familiares españolas y, en muy poco tiempo, forman parte ya de esta iniciativa más de 1,4 millones de personas.

Además de su presencia en redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram y LinkedIn, también cuenta con el sitio web Damos la cara, en el que se difunden los objetivos alcanzados y las experiencias empresariales, así como se ofrece numerosa información de interés. Todo ello con la finalidad de servir de inspiración, fomentar la ayuda mutua e impulsar el desarrollo de ideas y proyectos de este sector empresarial, para favorecer al bienestar social y económico.

Como resultado, trabajadores y empresarios se unen en esta iniciativa de carácter social y no partidista, en la que priman la solidaridad y los intereses generales. Y es que el carácter cooperativo y colaborador de las empresas familiares resulta fundamental para nuestra economía, sobre todo, teniendo en cuenta el compromiso absoluto que las caracteriza y que mantienen hacia sus clientes, proveedores y sociedad en general.

Empresas familiares en España

empleo privado

Para valorar la importancia de las empresas familiares españolas y el peso que adquiere una iniciativa como esta en las circunstancias actuales, hay que tener en cuenta que constituyen el 89% de los negocios en España. Como consecuencia, son las empresas de carácter familiar las que sostienen el 67% de todo el empleo privado en el país, por lo que resultan imprescindibles en nuestra estructura productiva y social.

Este tipo de empresas de las que forman parte varios miembros de una familia o que van sucediéndose generación tras generación suelen resistir mejor las dificultades en épocas de crisis como las actuales. El componente familiar propicia que se cuide especialmente una visión a largo plazo, pensando en que sean los descendientes quienes tomen el relevo del negocio algún día y apoyándose en todo momento en atención al vínculo que las une. No es de extrañar que, en la mayoría de las ocasiones, hasta tres generaciones de un mismo apellido terminen haciéndose cargo de la empresa.

Pluralidad de empresas en Damos La Cara

Damos La Cara

Pero la empresa familiar, caracterizada por su espíritu emprendedor y unos valores incuestionables en cuanto a la comunicación y atención al cliente, no siempre es sinónimo de negocio pequeño y con pocos empleados. Cada proyecto está condicionado por unos factores propios y una evolución particular a lo largo del tiempo, lo que lo convierte en único y fundamental en su área de actividad. Por tal motivo, resulta reconfortante comprobar como una de las principales características de Damos La Cara es precisamente su pluralidad, ya que en este movimiento tienen cabida todas ellas, sean del tamaño que sean.

A Damos La Cara se han sumado ya desde empresas familiares con más de un siglo de historia hasta otras empresas de creación más reciente, tanto de sectores en los que prima la artesanía o la tradición, como de aquellos en los que se fomenta el diseño de vanguardia o la innovación tecnológica. De tal modo encontrarás desde empresas centenarias españolas como el Hotel Maissonnave, fundado en el año 1883, hasta otras como Atarfil, que inició su actividad en 1995 y ya va por la segunda generación.

Súmate a Damos La Cara

Resiliencia

Si quieres unirte a esta iniciativa y formas parte de una empresa familiar, solo tienes que apuntarte a través del formulario de su página web. Pero como ciudadanos particulares, también podemos contribuir a sumar para impulsar un proyecto que busca reactivar la economía española a través de las empresas familiares.

Difunde la existencia de #DamosLaCara, participa en sus redes sociales y apoya como consumidor al comercio local y a las empresas familiares de tu entorno más cercano y de todo nuestro país. Recuerda que, especialmente en la época que nos ha tocado vivir, cada pequeño gesto cuenta.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here