Las reformas son de los proyectos más costosos que se pueden emprender, pero también una de las mejores decisiones a tomar porque revaloriza la vivienda y la hacen más cómoda a gusto de los que habitan allí. Te ofrecemos un par de consejos para que ahorres en tu próxima reforma.

Antes de empezar

La reforma comienza desde antes de que el primer trabajador ponga un pie en la casa porque todo lo que planees desde este momento será decisivo en el resultado. De ti depende hacer una buena planificación y tomarlo todo con calma para tener las ideas claras y prevenir incidentes que puedan ocurrir en la obra.

Planifica todo lo que puedas

casa
Fuente: Pixabay

Es imposible escribir paso a paso lo que se hará, pero hacer las cosas con cabeza es la clave para ahorrar dinero en una reforma integral. Más allá de imaginar la nueva casa, debes hacer un esquema de lo que quieres y tener una planificación general de cómo te gustaría que se hicieran las cosas en la reforma, de manera que evites el caos.

Eso sí, tómate tu tiempo, pero tampoco le des vueltas de más porque ninguna planificación es a prueba de todo y te podrías quedar sin avanzar.

Decide tus prioridades

La idea de la reforma integral es cambiar varios aspectos de la vivienda en el mismo proyecto, ¿pero qué quieres cambiar primero? No tiene sentido cambiar solo el suelo para dejar el techo igual y hacer cambios dentro de un par de años. Piensa en todos esos pequeños detalles que quieres arreglar de tu casa para hacerlos todos de una sola vez porque te ahorrarás tiempo y dinero. Por ejemplo, quizás quieras solo cambiar el empapelado de las paredes, ¿pero qué pasará cuando decidas que es hora de reemplazar las tuberías?

Quizás no quieras gastar de más en un solo proyecto, aunque planificar y plantearte una reforma algo más grande de la que querías inicialmente significará un ahorro considerable en el mediano y largo plazo.

Pide varios presupuestos

Después de saber qué quieres, lo que toca es contactar con agencias y pedir presupuestos. No te quedes con una sola porque comparar te ayudará a obtener el mejor precio de acuerdo a lo que estás buscando. Procura que el presupuesto incluya todo: impuestos, licencias, mano de obra, materiales y penalización en caso de salirse del plazo acordado.

Recuerda visitar alguna plataforma como VIP reformas, un servicio gratuito donde te envían varios presupuestos de empresas o profesionales de reformas de tu zona . Las obras son trabajos delicados que deben hacerse por profesionales que tengan conocimientos y experiencia en los trabajos que tienen que desempeñar.

Compra los materiales

pintura
Fuente: Pixabay

Las agencias tienden a incluir los materiales dentro del presupuesto porque es lo más cómodo para el cliente (y más rentable para ellas), pero no es lo que más te conviene para guardar algo de dinero. Acude a diferentes almacenes y tiendas para comparar precios.

Un truco bastante útil para conseguir rebajas es comprar cuando se está terminando la temporada porque suelen bajar los precios para rotar de inventario. También podrías comprar materiales de colecciones viejas que ya nadie quiere, pero que a ti te hacen ilusión. La idea no es comprar lo más barato, pero sí buscar mejores precios sin sacrificar la calidad.

Supervisa la obra, pero sin agobiar

Necesitarás abandonar la casa durante unos días en el caso de reformar la cocina, los baños o cualquier otra estancia que sea imprescindible para tu día a día. Aquí puedes ahorrar mucho si te quedas en casa de familiares o amigos, o simplemente hacer las reformas una a una, en lugar del proyecto entero a la vez.

No es el momento para irte de vacaciones porque deberás echar un vistazo de cuando en cuando a la reforma. Podrías contratar a una empresa o a un técnico que se encargue de ello, pero la idea es que te pases tú si lo que buscas es ahorrar todo lo posible.

¿Dónde ahorrar más dinero y que se note el cambio que quieres?

Reforma
Reformas

Ahorrar no implica hacer un mal trabajo o hacer sacrificios, sino cambiar la perspectiva para obtener unos resultados que se ajusten mejor a tu bolsillo. Los suelos y las paredes son de los más baratos en una reforma, así que aprovéchalo con estos trucos.

Suelos

Es uno de los mayores costes en la reforma integral, pero puedes disminuir gastos tomando una buena decisión. Los suelos laminados son una excelente opción que imita la madera: son fáciles de instalar, aislantes, duraderos y lo mejor es que son muy baratos, además de ser aptos para baños y cocinas porque resisten la humedad.

Los suelos flexibles son una buena idea si el que tienes en este momento está en buen estado y buscas solo cambiar la estética. Los diferentes tipos de suelos flexibles son muy resistentes en general (unos más que otros), y los que más destacan en este aspecto son los vinílicos.

Pinturas para paredes

Lo más común de hacer en una renovación es pintar las paredes porque es barato, fácil de hacer y crea un cambio muy perceptible. Invierte pinturas de alta calidad para ahorrar a largo plazo, crea efectos decorativos con ellas, o busca opciones con cualidades especiales como el efecto pizarra o magnéticas.

*Contenido elaborado en colaboración con una marca

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here