En otoño e invierno la humedad en nuestros hogares puede convertirse en un quebradero de cabeza si no tenemos cuidado. Son muchos los factores que influyen en que una vivienda tenga este problema, como la construcción, el clima y la escasa ventilación.

Para evitar que aparezca y que termine afectando al buen estados de las paredes y rincones de tu casa con esas características manchas negras, moho y olor desagradable, te damos algunos consejos para combatir la humedad que esperamos que te faciliten la vida.

Abrir las ventanas a diario

ventana abierta
Fuente: Pixabay/KRiemer

Una de las principales causas de la aparición de la humedad en las casas es la falta de ventilación. Ventilar las habitaciones resulta fundamental para que esto no suceda. Durante 10 minutos basta para renovar el aire, pero si las puedes dejar algo más tanto mejor. Hay que tener en cuenta en todo momento que la circulación del aire reduce el exceso de humedad y la aparición del moho.

De igual modo, resulta fundamental renovar el aire de las habitaciones y espacios cerrados con frecuencia para evitar que proliferen y permanezcan en ellas virus y bacterias.

Utilizar un deshumidificador

Uno de esos electrodomésticos que no puede faltar en tu casa si vives en un lugar húmedo y lluvioso es un deshumidificador. Los hay de distintas capacidades y su consumo es bajo, así que no te preocupes porque se vaya a incrementar demasiado la factura de la luz. El deshumidificador puedes programarlo para que se vaya encendiendo y apagando en función del grado de humedad que quieras mantener en el ambiente.

El deshumidificador resulta imprescindible si vas a poner a secar la ropa dentro de casa. Si lo pones a su lado, las prendas secarán mucho antes y no permitirá que la humedad se distribuya por la habitación.

Tender la ropa en el exterior

ropa tendida
Fuente: Pixabay/Antonio_Cansino

Si quieres reducir la posibilidad de que se acumule la humedad en las paredes de tu casa, cuelga a secar la ropa en el exterior. Se calcula que las prendas húmedas emiten unos 500 mililitros de agua al ambiente cada hora, así que si tiendes la ropa en una habitación, incrementarás el problema. Échala a secar en la terraza, en el tendedero exterior o en el jardín si tienes posibilidad.

En el supuesto de que tengas que poner la ropa a secar en una terraza interior o en una habitación deja la ventana algo abierta mientras tanto para que la humedad no se extienda por toda la casa. Si abres las ventanas de otro cuarto y facilitas la circulación de aire entre ambas, todavía mejor.

Encender el extractor al cocinar

Otro de esos electrodomésticos que influyen en controlar la humedad en casa es el extractor de la cocina. Si dispones de uno enciéndelo cuando te pongas a cocinar, sobre todo, se se trata de guisos, sopas, cocidos, pastas y arroces, ya que se produce mucho vapor de agua. Si pones en funcionamiento la campana extractora, evitarás que la humedad se distribuya por el resto de la casa. Por el mismo motivo, lo mejor es cerrar la puerta de la cocina para que todo ese vapor y humedad no fluya hacia el resto de habitaciones.

Controlar la temperatura de la calefacción

Radiador
Fuente: Pixabay/Gelly___

Cuando llega el frío y pones la calefacción, debes saber que la temperatura de esta también influye en la humedad de la casa. Si lo pones a más de 21º provocarás la condensación de la humedad en el ambiente y también incrementarás el coste de tu factura del gas o electricidad, así que procura no excederte a la hora de programarlo.

Facilitar la circulación del aire

Debido a la importancia de la circulación del aire, hemos de tener en cuenta que a la hora de decorar y distribuir los objetos en nuestro hogar debemos hacerlo de manera que las corrientes circulen sin problema. De tal modo, no pegues los muebles contra las paredes y no obstruyas las corrientes de aire para que se pueda producir una adecuada ventilación.

Colocar en armarios bolsas antihumedad

armario
Fuente: Pixabay/teenacobb

Los armarios son unos de esos rincones del hogar en el que puede acumularse la humedad por una mala ventilación. Te recomendamos que de vez en cuando dejes los cajones y puertas abiertos mientras abres las ventanas para ventilar la habitación. De igual modo, puedes colocar bolsas antihumedad en su interior para combatirlo.

Puedes utilizar de ese modo las bolsitas de gel de sílice, que contribuyen a la eliminación del exceso de humedad. Así, la ropa no tendrá mal olor y no aparecerá el moho. Resultan perfectas para el interior de cajoneras, cómodas y armarios. También puedes preparar tú mismo de forma casera bolsitas con sal marina que darán el mismo resultado.

Limpiar la humedad con vinagre

Una vez más tenemos que mencionar a nuestro socorrido vinagre blanco. Y es que para el caso de que ya tengas humedad en las paredes, la bañera o en algún rincón de tu cocina lo mejor para limpiarla es el vinagre blanco. Mezcla 125 mililitros de vinagre con 62 mililitros de agua en un pulverizador y aplícalo durante una semana sobre las manchas de humedad. En el supuesto de que se trate de manchas muy resistentes puedes usar vinagre sin diluir.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here