Cada año, el último viernes de noviembre, tiene lugar el Black Friday, un evento comercial en el que las empresas ofertan sus productos y servicios a los consumidores y clientes, que aprovechan para adelantar algunas compras de Navidad. Aunque en los últimos años, el incremento de ventas en estas fechas se produce sobre todo a través del comercio electrónico, cada vez más las tiendas físicas también se suman a este tipo de promociones y descuentos. Te damos algunos consejos para comprar en Black Friday y no gastar más de lo necesario.

Elige y presupuesta

Black Friday
Fuente: Pixabay/pinwhalestock

Antes de lanzarte a comprar como loco porque te sientes atraído por las espectaculares ofertas con las que intentan seducirte en Black Friday, sé previsor. Selecciona más o menos qué es lo que necesitas y presupuesta la cantidad de dinero que estás dispuesto a gastar. Así, cuando te encuentres con los productos que deseas adquirir podrás valorar si efectuar o no la compra, y no derrocharás en aquello que, al final, puede terminar al fondo de un armario.

Compara precios

Special prices
Fuente: Pixabay/Skitterphoto

Que un artículo especifique un alto porcentaje de descuento no significa que sea más económico que uno igual, con el mismo precio y que no tiene oferta alguna. Hay tiendas y comercios electrónicos que no siempre utilizan buenas prácticas e intentan confundir al consumidor con esos descuentos que, en realidad, no son tal, o con enormes carteles que pueden hacer creer que llevas una ganga cuando puede que estés pagando más por un artículo en Black Friday que en un día normal.

Recuerda que junto al precio final siempre ha de constar el precio anterior a efectuar el descuento o bien el porcentaje de rebaja. Asegúrate de consultarlo y de que el precio anterior es real y no lo han inflado para que parezca después que la oferta es mayor de lo que en realidad sería si su precio sin rebaja no hubiera sido modificado.

Selecciona el horario

reloj
Fuente: Pixabay

Las ofertas en Black Friday son limitadas. Solo se ofrecen determinadas unidades de cada artículo a los mejores precios o con porcentajes de descuento elevados, por lo que los compradores madrugadores son los que suelen llevarse las mejores gangas.

No obstante, si no tienes mucha urgencia por ese producto y puedes arriesgarte a esperar, ten en cuenta que a última hora del día, los precios pueden volver a bajar, porque los comercios intentan deshacerse a toda costa de esas unidades que no han vendido a lo largo de la jornada. En todo caso, si tienes la posibilidad, consulta las ofertas cada hora o cada par de horas.

Compra en páginas seguras

ecommerce
Fuente: Pixabay/QuinceMedia

Recuerda efectuar tus compras por internet en sitios web con una seguridad adecuada. Extrema los cuidados durante el Black Friday, tanto para asegurarte de que compras en lugares de confianza y de que te van a llegar los artículos, como para evitar que te roben los datos o caer presa de las estafas de los ciberdelincuentes.

Sobre la ropa y complementos

corbatas
Fuente: Pixabay/ArtisticOperations

Los expertos aseguran que la mejor época para comprar ropa y complementos no es precisamente el Black Friday, sino los meses de agosto, septiembre y enero, cuando puedes conseguir grandes descuentos. Por ello, si piensas comprar este tipo de productos no te conformes con menos de un 40 por ciento. En caso contrario, mejor será que esperes a las rebajas de invierno, después de la Navidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here