La primavera y el verano son una buena época para cambiar el colchón, ese objeto tan elemental para la salud que no siempre tenemos en cuenta como se merece. Son muchas las horas que nos pasamos sobre él echados, y un buen descanso resulta fundamental para nuestro estado físico y anímico, así que su adquisición debe llevarnos cierto tiempo para no equivocar su elección.

Hoy te damos algunos consejos para comprar un colchón. No olvides tenerlos en cuenta, además de valorar el presupuesto con el que cuentas para hacerlo, uno de los puntos fundamentales pero no el único.

Características personales

Fuente: Pixabay

Aunque todo el mundo se fije en marcas o recomiende determinados modelos o materiales, no olvides que la elección del colchón es algo muy  personal y no siempre el más adecuado para unos lo es para otros. Al fin y al cabo, son muchas las características físicas que nos diferencian.

Por ejemplo, en el que caso de que seamos alérgicos, deberemos considerar adquirir un colchón que tenga un diseño especial en las espumaciones de las capas, contra los ácaros y los hongos. De igual modo, la edad y el peso corporal es un factor condicionante del colchón que necesitamos, así que no olvides tenerlo en cuenta.

Nivel de firmeza del colchón

Fuente: Pixabay

La firmeza del colchón la encontrarás en tres niveles: suave, medio y firme o bien con firmeza blanda, medio blanda, muy dura o extradura. Deberás probar cuál es aquel con el que te encuentras más cómodo y convenga más a tu salud. Los de mayor dureza suelen proporcionar mejor descanso a aquellas personas que superan los 90 kilos de peso, y también resultan los más recomendables para los que suelen dormir boca arriba.

Tamaño del colchón

Fuente: Pixabay

Si consideras que siempre has dormido solo en una cama de 90 por 190 centímetros, si piensas adquirir un colchón de matrimonio, para descansar en ese espacio equivalente para dos, tendrías que escoger una medida de 180 por 200 centímetros. Tampoco hace falta ser muy estricto, un tamaño de 150 por 190 también da muy buenos resultados.

No obstante, ten en cuenta el tamaño de la base de tu cama, ya que deberás adquirir un colchón adecuado a ella o aprovechar para adquirir una de mejor tamaño si tienes pensado pasar del ancho estándar, y más habitual hace años, de 135 a uno superior. Para escoger la longitud del colchón no olvides que lo saludable es que te permita estar tumbado sin que cuelguen los pies,  de forma que sobren unos 10 o 15 centímetros. En cualquier caso, por la ropa de cama, no te preocupes. Tanto en los hipermercados como en las principales tiendas de ropa de hogar, encontrarás medidas para cualquiera de ellos.

Materiales del colchón

Fuente: Pixabay

La temperatura del colchón es otro de esos puntos fundamentales. Los colchones con mayor ventilación son aquellos que cuentan con bloques de muelles, ya que el aire circula mejor en su interior. Por otro lado, también puedes encontrar espumaciones técnicas en las que se consigue una permeabilidad del 96 por ciento. No olvides que las espumas viscolásticas suelen dar calor, por lo que no gustan a todo el mundo, aunque resultan perfectas para los más frioleros.

En cualquier caso, debes pensar que dónde residas también tendrá que ver en la selección entre todos los tipos de colchones, a causa de la temperatura y la humedad de las distintas zonas geográficas. Para los lugares con mayor nivel de humedad dan mejor resultado los colchones de muelles, ya que son más ligeros y frescos.

Cuándo cambiar el colchón

Fuente: Pixabay

Si hay algo común en todos los casos, es la recomendación por parte de asociaciones como Asocama (Asociación Española de la Cama) de cambiar el colchón cada 10 años, tanto por razones de higiene como por confortabilidad. Cuando el colchón está en mal estado, dormirás mal, provocará dolores musculares y te levantarás irascible y con sensación de no haber descansado.

La almohada y la base

Fuente: Pixabay

Hay un detalle que no podemos obviar. De nada valdrá que te compres el colchón más cómodo y de mejores materiales del mercado si la base de tu cama es un desastre o si tu almohada te está destrozando las cervicales. Todo el conjunto ha de asegurarte un correcto descanso por lo que no desprecies la importancia de estos otros elementos del conjunto.

Cuando vayas a comprar el colchón, consulta la base que este necesita para ver si puede ajustarse a la que tienes. Piensa que los colchones con núcleos de HR espumación pueden apoyarse en bases no transpirables y que la mayoría de los de muelles ensacados no deben apoyarse en somieres de láminas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here