Consejos para no engordar (demasiado) en Navidad

3 minutos

La gastronomía de cualquier rincón del mundo en una época como la Navidad está deliciosa. Las mesas se llenan de platos sabrosos y dulces espectaculares, acompañados de vinos, cavas y cócteles de todo tipo. Con todo ello no es de extrañar que, cuando terminan estas fechas, hayamos engordado algunos kilos de más.

Si te preocupa mantenerte en tu peso para cuidar tu salud, hay algunos consejos para no engordar demasiado en Navidad que puedes seguir de manera sencilla. Te contamos cuáles son.

Compensar los menús

tronco navideño
Tronco navideño/Foto: Pixabay

Si sabes que en fechas claves como la Nochebuena, la Navidad, la Nochevieja, el Año Nuevo y Reyes vas a aportar a tu cuerpo un alto aporte calórico, en el que no faltarán estofados, salsas para mojar, dulces, pasteles, polvorones, turrones y bebidas alcohólicas, lo que tienes que hacer es compensar el exceso.

Come ligero el resto de días y no te dediques a tomar dulces navideños a diario, ni a brindar con cava o vino cada vez que salgas a tomar algo. Recuerda que el hígado necesita tres días consecutivos para recuperarse después de la ingesta de alcohol.

Mantener una dieta ligera

ensalada
Ensalada/Foto: Pixabay

Si compensas el exceso de unos pocos días con una dieta ligera y saludable el resto de la semana, no tendrás problemas en seguir estando en tu peso o, a lo sumo, engordar uno o dos kilos que, de vuelta a la normalidad, no te costará eliminar. Los días entre unas reuniones y otras come sano, convierte en protagonistas de tus menús a las frutas, las hortalizas, las verduras y el pescado a la plancha.

No obstante, recuerda que es muy importante no dejar de comer. Si lo haces lo único que conseguirás es engordar más con el efecto rebote y acumular problemas de salud. Simplemente sé más cuidadoso en tu dieta siendo consciente de que hay días en que ya vas a cubrir en una o dos comidas la dosis recomendada de carne semanal, por ejemplo, o una cantidad excesiva de carbohidratos.

Más agua y menos vino

brindis
Brindis/Foto: Unsplash

Este es otro de esos consejos que debes seguir a lo largo de todo el año, pero especialmente en Navidad cuando es más habitual tomar alguna copa de cava o de vino, o recurrir a los refrescos y bebidas gaseosas.

Necesitas hidratar tu cuerpo, y el agua te dará una sensación de bienestar que impedirá que ingieras más de lo recomendable de bebidas alcohólicas con unas calorías innecesarias. Recuerda que el alcohol y los refrescos azucarados engordan. Y mucho.

Evitar tentaciones

Galletas de Navidad
Galletas de Navidad/Foto: Pixabay

En Navidad, que solemos estar rodeados de alimentos sabrosos y con gran cantidad de calorías, lo mejor es evitar tentaciones para no acumular kilos de más. De tal modo, si en tu casa soléis dejar en estas fechas del año una caja de galletas navideñas sobre la mesa de la cocina, o una bandeja de turrones o un cesto de polvorones y mantecados en el salón, no te aconsejamos hacerlo.

Si los dejas al alcance de tu mano, será muy fácil que cuando pases por su lado, día tras día, te dediques a picar y, cuando te des cuenta, hayas comido más de lo que deberías. Así que, una vez termine la comida de Navidad y cualquier otra de las especiales de estas fechas, guarda de nuevo todos esos dulces, frutos secos y alimentos de picar, y no los vuelvas a quitar hasta la siguiente celebración. Parece un gesto inútil, pero créenos que funciona.

Tomar infusiones

taza
Taza/Foto: Pixabay

Los tés e infusiones son un buen aliado de nuestra salud, y más en estas fechas de excesos en las que recurrir a las depurativas te asegurará reducir la hinchazón provocada por los gases y la retención de líquidos.

Las infusiones de cola de caballo son un buen diurético natural, así como las infusiones de tomillo, de saúco y de pomelo. Pero también el té verde, con sus estupendas cualidades antioxidantes, y las propiedades antiinflamatorias y antiespasmódicas de la manzanilla.

Alimentación equilibrada

comer ensalada de pasta
Mujer comiendo/Foto: Unsplash

Por último, es necesario tener en cuenta que hay varios estudios científicos, como A Prospective Study of Holiday Weight Gain y Holiday weight gain: fact or fiction?, entre otros, que demuestran que, a pesar de que solamos ganar algo de peso en Navidad, lo que verdaderamente importa es el resto del año.

En todos estos informes se llega a la conclusión de que, antes y después de las fechas navideñas, las personas mantienen más o menos el mismo peso sin grandes cambios, tanto en los kilos como en el porcentaje de grasa corporal.

Así que no te obsesiones con el tema del peso estas Navidades. Recuerda que, manteniendo una alimentación equilibrada y una vida activa, con ejercicio frecuente, a lo largo de todo el año, cuidarás tu salud, que es lo más importante, y tu cuerpo te lo agradecerá.



Silvia Pato

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.