Crear una página web es un proceso sencillo pero que conlleva una serie de pasos imprescindibles que hay que cumplimentar con acierto para garantizar que el espacio generado sea atractivo de cara a los clientes.

Los primeros estadios van a depender en gran medida de que el plan de creación sea sólido y en él se hayan considerado todo tipo de variables. Estas primeras fases pasan por: diseñar una buena idea de página web, registrar un dominio llamativo, adquirir el servicio de alojamiento, elegir la plataforma para desarrollar la web y por último, generar contenido que resulte atractivo para los usuarios.

¿Qué página web deseas crear?

Internet
Fuente: Pixabay

El inicio de cualquier proyecto es siempre una buena idea, de modo que si estamos hablando de crear una página web, habrá que preguntarse qué tipo de portal se ofrece y cuál es su contenido.

Las opciones más comunes son: tiendas online, que han ganado mucho peso con el auge del dropshipping y el marketing de afiliados; blogs para crear contenido e ir atrayendo tráfico; espacios educativos o de divulgación en los que posteriormente se comercialicen cursos digitales o suscripciones; portales de noticias; páginas personalizadas a modos de portfolio y muchas más.

Una vez se toma esta decisión, la siguiente fase es elegir el nombre de dominio y la plataforma de alojamiento para que el portal cuente con todas las garantías posibles.

El dominio web y el servicio de alojamiento

El dominio es el nombre que tiene la página web. Para que resulte atractivo tiene que ser corto, fácil de recordar y de pronunciar, y sobre todo llamativo. Siempre que sea posible debemos evitar los guiones y los números y, si además de registrar un nombre específico, se hace lo propio con versiones mal escritas y similares, el tráfico acabará llegando a tu web.

Tras este paso llega el momento del hosting. En el momento de elegir un alojamiento web tenemos que tener en cuenta la velocidad, seguridad y servicio técnico. Una apuesta segura a nivel de alojamiento web es el hosting de Webempresa que año tras año se sigue consolidando como uno de los mejores alojamientos web.

El servicio de alojamiento a contratar va a depender de las necesidades del proyecto. Los más básicos permiten registrar solo dos dominios mientras que los más potentes incorporan la posibilidad de instalar múltiples dominios.

Con respecto al dominio, otro aspecto importante es la extensión territorial. Si quieres competir con un dominio global, la opción más recomendable es el .com, pero si solo vas a generar contenido en ámbito nacional, el dominio de España .es puede ser más apropiado.

Elegir la plataforma web más adecuada

Los CMS son sistemas de gestión de contenidos. Se trata de plataformas que permiten crear una página web desde cero sin tener conocimientos en programación. Su popularidad es total porque han hecho más accesibles crear proyectos en internet.

Son sencillos de manejar, muy intuitivos y existen una gran variedad de CMS económicos con los que iniciarse en internet. Dependiendo del tipo de web a crear deberás apostar por uno u otro CMS. Para blogs y espacios que generan mucho contenido, WordPress se posiciona como la mejor opción, aunque existen alternativas interesantes como Joomla y Drupal.

En cambio, si optas por un portal tipo tienda online, PrestaShop, Magento y WooCommerce son opciones muy a tener en cuenta. WordPress ofrece también la posibilidad de incluir plugins de ecommerce, pero es una apuesta menos segura si lo que queremos es un portal que vaya creciendo con el tiempo.

No obstante, si tienes conocimiento en programación web puedes crear tu propio portal partiendo de cero. Esta práctica lleva más tiempo y esfuerzo, pero el espacio web que se genera está mejor adaptado a las necesidades que deseas.

Un buen trabajo de marketing digital para generar tráfico hacia la web

Una vez nos ponemos manos a la obra con el portal y le damos el visto bueno, lo que nos queda es recibir visitas, atraer tráfico web. Esto no es una tarea fácil, pues internet es como un gran mar donde cada una de las páginas web es como una gota de agua.

No es sencillo destacar entre miles de portales web que ofrecen una información similar y ocupan el mismo nicho. El modo de conseguirlo es mediante una buena estrategia de marketing en la que haya hueco para el posicionamiento web, el marketing de contenidos, un diseño atractivo del portal y una navegabilidad que favorezca la experiencia de usuario y espacio para las redes sociales y la publicidad a modo de banners.

Tras esto solo queda comenzar a generar contenido y satisfacer las necesidades de los usuarios. Y si es una tienda online, hay que dar algunos pasos más, como desarrollar buenas plataformas de pago, activar vías de contacto seguras, diseñar una correcta estrategia de precios y garantizar la distribución del producto o servicio, así como las posibles devoluciones

Siguiendo estas indicaciones, crear un proyecto web en internet puede ser mucho más cómodo que hacerlo a la aventura. Ser autodidacta en la red puede ser positivo para aprender de los propios errores, pero si se conocen de antemano qué pasos hay que ir dando para alcanzar el éxito, este se posiciona mucho más cerca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here