Adquirir productos de temporada no solo contribuye a nuestros buenos hábitos de consumo, ya que suelen tener un precio más económico que el resto, sino que también nos beneficiamos de consumirlos en el momento óptimo. Por tal motivo, resulta tan importante que conozcamos cuál es el mejor mes o estación para decidir entre todos los alimentos frescos que decidiremos introducir en la cesta de la compra cuando vayamos al supermercado. De esta forma también evitaremos contribuiremos también a consumir más producto local y ayudar al medio ambiente.

Comenzamos nuestro repaso en la sección de pescadería y te explicamos cuáles son los pescados que debes consumir en cada temporada para aprovechar todas sus cualidades y beneficios.

Pescados

Fuente: Pixabay
Fuente: Pixabay

Hay algunos pescados que podemos consumir en varios momentos del año, pero hay otros que solo están de temporada un par de meses, así que vale la pena tener claros cuáles son. Ello también te hará comprender las razones de su precio elevado, a mayores de que haya más o menos capturas.

Así, entre los meses de marzo y junio, es el mejor momento para consumir atún y raya. El boquerón se limita a abril, mayo y junio; la merluza, de abril a julio; la caballa, de febrero a mayo; el salmonete, octubre, noviembre y diciembre; el bacalao, de diciembre a mayo; y el besugo de noviembre a marzo.

Pescados como el gallo solo están de temporada dos meses al año: marzo y abril, tal y como pasa con el rape, que si lo quieres comprar, mejor que sea en abril y mayo. En el resto del año suelen ser de los más caros de entre los que te vas a encontrar en la pescadería.

Y recuerda que, cuando se acaba la temporada de atún, comienza la del bonito, pues los mejores meses para consumir este son desde junio hasta octubre.

Al igual que hay determinados pescados que hemos de aprovechar un par de meses para comprarlos, hay otros que están de temporada durante mucho más tiempo y, por ello, también son más económicos. Fíjate especialmente en ellos cuando tengas que ajustar el gasto en la cesta de la compra, y así no necesitarás renunciar a tomar pescado fresco.

El fletán, la liba, el mero y la palometa están de temporada todo el año, al igual que el salmón y la trucha de piscifactorías. El jurel puedes comprarlo económico desde abril hasta octubre; el pez espada, desde abril hasta noviembre; y las sardinas están de temporada de mayo a octubre, aunque su precio se dispare con motivo de la Noche de San Juan.

Mariscos

marisco
Fuente: Pixabay

Raro es que, de alguna u otra forma, no hayas oído eso de que el mejor momento para consumir marisco es en los meses con «r», sobre todo, si tienes un gallego cerca. Pero lo que puede asemejar nada más que un dicho popular tiene mucho de razón.

Y es que la mayoría de las especies que se clasifican como marisco tienen su ciclo reproductivo entre mayo y agosto, en el que las hembras pesan menos y desovan, de manera que quedan más vacías. Por eso, el momento mejor para consumirlo es entre los meses de septiembre a abril. Esta norma nos vale de forma general, pero especifiquemos algo más.

Las cigalas, los camarones, las ostras y los mejillones están de temporada los doce meses del año. Los berberechos, mejor si los compras entre octubre y abril; las vieiras, entre noviembre y marzo; los bueyes de mar, de julio a octubre; y los langostinos de mayo a agosto.

Así que toma nota de cada temporada en la que debes adquirir unos u otros productos para cuidar tu alimentación y vigilar el bolsillo: un mes u otro puede marcar la diferencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here