Cuánto le dura el celo a los gatos

3 minutos

Si tienes gato, o estás pensando en adoptar uno en vez de a un perro, seguro que te haces un montón de preguntas sobre sus cuidados y su salud, y las diferencias de elegir un macho o una hembra. Entre ellas, sin duda, se encontrarán las relacionadas con el celo y el ciclo reproductivo, que incluso afectan a su comportamiento.

Para despejar esas dudas que te puedan surgir, vamos a aclarar algunas dudas para saber cuánto le dura el celo a los gatos y cómo afecta a su comportamiento habitual en machos y hembras.

El primer celo de las gatas

gato
Fuente: Pixabay/susannp4

Comenzamos por las gatas. Las encantadoras mininas tienen su primer celo entre los 6 y los 9 meses de edad. Durante esta fase del ciclo reproductivo, las gatas se comportan de forma receptiva al macho, por lo que actúan de manera que puedan atraerlo y quedarse preñadas.

No obstante, ese inicio del celo también depende de varios factores como el peso, pues debe haber alcanzado el 80 por ciento del peso del ejemplar adulto. También influye la estación del año, pues lo normal es que el celo se produzca a partir de la primavera, cuando comienzan a incrementarse las horas de luz.

Por otro lado, ten en cuenta que las gatas de pelo corto suelen estar en celo antes que las de pelaje más largo. Y que si hay otras gatas alrededor de una que está en celo, lo provocarán, pues sus feromonas favorecen que esto suceda. Por lo que respecta a los machos, los gatos no tienen su primer celo hasta los 8 o 12 meses de edad.

Duración del celo

felino
Fuente: Pixabay/Pexels

Debes de tener en cuenta que el periodo de celo en las gatas no es corto; al contrario, se va a ir prolongando durante meses. Normalmente discurre entre finales del invierno y principios del otoño, por lo que estará en celo toda la primavera y el verano. No obstante, como la cantidad de luz diurna influye en ello, diferirá un poco en función del lugar en el que se resida.

Para ser todavía más exactos, durante esos meses, las gatas van enlazando varios celos de entre 5 y 15 días uno tras otro, por lo que puede parecer que sea un celo continuado, pero son poliéstricas estacionales, con varios celos en su periodo productivo. De tal modo, cada dos o tres semanas durante la primavera y el verano tendrán un nuevo celo, y solo desaparecerá si quedan preñadas o llega el invierno.

Por todo ello, no hay una cantidad exacta de días en los que pueda cifrarse el celo de una gata, puesto que está sujeto a muchas variables, pero sí se puede estimar la norma más frecuente: un celo de una semana que se repite cada 10 días. Y no estará en celo entre octubre y febrero.

Fases del celo en gatas

gata
Fuente: Pixabay/Alexas_Fotos

Lo que debes de tener en cuenta es que las gatas en celo pasan por varias fases diferenciadas cuando este se produce. La primera etapa es el proestro, cuando empieza a estar dispuesta pero aún no acepta la monta. A continuación se sucede el celo o estro, que dura en torno a una semana, cuando está por completo receptiva y corres riesgo de que se quede preñada si la dejas relacionarse con algún gato.

Después se sucede el metaestro, puesto que si no ha quedado preñada, permanecerá con inactividad sexual una o dos semanas antes de empezar el siguiente celo. De ahí pasará al anestro, la etapa estacionaria de inactividad hasta que vuelva la siguiente estación reproductiva.

Comportamiento de gatos en celo

Gato
Fuente: Pixabay/jonathansautter

El comportamiento de las gatas en celo es muy sencillo de identificar, puesto que sus gestos y hábitos son explícitos. Se vuelven más cariñosas de lo habitual, no paran de maullar en tonos muy agudos, se revuelcan por el suelo y se lamen continuamente los genitales. También orina con más frecuencia y adopta la postura de monta arqueando la columna. Por lo que respecta al apetito, al principio del celo puedes notar que tiene más hambre, pero luego disminuye.

Por lo que respecta al comportamiento de los gatos macho, tienes que recordar que están preparados para aparearse siempre, cada vez que detectan cerca a una hembra que está en celo. Verás que se encuentran más nerviosos, que marcan su territorio fuera del arenero, que se muestran agresivos con el resto de machos y que incluso pueden temblar de excitación.

Por último, cuando tengas un gato en celo en casa, sea macho o hembra, recuerda que debes dedicarle algo más de atención, puesto que se mostrará más cariñoso y sensible. De igual modo, debes tener cuidado al cerrar puertas y ventanas, porque es probable que intente escapar de casa para buscar con quién aparearse. Si se siente atendido, estará más tranquilo y menos nervioso.



Silvia Pato

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.