Cuatro ideas de cenas fresquitas para el verano

3 minutos

Una alimentación sana y equilibrada es fundamental durante todo el año, pero en verano reviste especial importancia por la necesidad de mantenernos convenientemente hidratados y de reponer fuerzas de toda la actividad que realizamos estos meses.

Por ese motivo, el momento de la cena resulta tan importante, aunque puede que nos quedemos sin ideas más allá de los sándwiches y las ensaladas. Pero eso tiene fácil solución. Estas son cuatro ideas de cenas fresquitas que te alegrarán las tardes y noches del verano.

Carpaccio de champiñones con parmesano y rúcula

Champiñones
Champiñones/Foto: Pixabay

Solo te llevará 10 minutos preparar este carpaccio de champiñones con parmesano y rúcula para cuatro personas. Una receta nutritiva y fresquita que te sacará de más de un apuro durante las noches de verano.

Como ingredientes necesitas 16 champiñones laminados, 90 gramos de queso parmesano en copos, 50 gramos de rúcula, medio zumo de limón, semillas de sésamo, vinagre balsámico, sal, pimienta negra molida y aceite de oliva.

Primero deberás extender los champiñones en una fuente, en círculos. Después, rocíalos con el medio zumo de limón, y echa sal y pimienta negra al gusto. Añade luego las semillas de sésamo. Después, coloca la rúcula en el centro de la fuente y del círculo que forman los champiñones, y coloca sobre ella los copos del queso parmesano. Ya tienes tu carpaccio listo. Solo falta añadir un chorro de aceite de oliva y unas gotas de vinagre.

Ensalada de alubias blancas

Ensalada de alubias blancas. Cenas de verano
Ensalada de alubias blancas/Foto: Pixabay

Entre las tradicionales ensaladas de lechuga y tomate, no dejes de probar las ensaladas de legumbres en verano, una de las opciones más saludables. Para preparar la ensalada de alubias blancas necesitas un bote de 250 gramos de alubias blancas cocidas, 100 gramos de tomates cherry, media cebolla, una cucharada de alcaparras, media cucharadita de zumo de lima, un chorrito de zumo de limón, perejil fresco, unas gotas de vinagre, dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta negra.

Lava las alubias bajo el grifo con delicadeza. Ponlas a escurrir. También puedes colocarlas sobre papel de cocina absorbente para que eliminen el agua sobrante. Mientras tanto, lava los tomates y córtalos a la mitad, después pica la cebolla y el perejil, y mezcla todo en una ensaladera o fuente honda. A continuación, añade las alubias y las alcaparras y remueve. Si lo deseas, puedes sustituir los tomates por manzana roja y añadir unas hojitas de rúcula o de lechuga.

Ahora solo queda preparar el aliño en un recipiente con el zumo de lima, el zumo de limón, el vinagre, la sal y la pimienta. Bate bien y vierte sobre la ensalada. Introduce en la nevera unos minutos antes de servir.

Tostas de tomate y mozzarella

Si eres de esas personas a las que le gusta cenar de bocadillo, te encantará esta otra opción muy fresquita para el verano: tosta de tomate y mozzarella. Puedes prepararla con diferentes tipos de pan, pero está especialmente sabrosa con el de hogaza. Necesitarás dos rebanadas grandes, una mozzarella fresca pequeña, cuatro lonchas de mortadela, alcaparras, sal, pimienta negra molida y aceite de oliva virgen extra.

Corta las rebanadas del pan gruesas y pincela con aceite de oliva para tostarlas. Una vez estén tostadas coloca sobre ellas el tomate cortado en rodajas delgadas con un poco de sal, la mozzarella laminada con el mismo grosor y añade por encima la pimienta negra al gusto y un chorrito de aceite de oliva. Este es el momento de colocar encima dobladas a la mitad las lonchas de mortadela. Y como toque final adorna con unas alcaparras.

Si no te gustan las alcaparras, puedes poner en su lugar pepinillo en rodajas, y añadir por encima un poco más de aceite de oliva. Lo mejor es que comas la tosta en el momento de hacerla, para que el pan no se empape, pero puedes dejarla un rato en la nevera antes de consumir.

Crema fría de pepino y yogur

Crema de pepino
Crema fría de pepino y yogur/Foto: Pixabay

Las cremas y sopas frías son una opción ideal para las comidas de verano, pero vamos a proponerte una que te encantará para tomar a la hora de cenar: la crema fría de pepino y yogur. Solo tendrás que trocear un pepino grande, cortar un diente de ajo y una cebolleta y echar en el vaso de la batidora. Después añade un chorro de aceite de oliva, unas gotas de vinagre, menta fresca y sal al gusto. Agrega después un yogur griego natural y bate hasta obtener una crema fina. Si quieres que quede un poco más suave, añade más yogur y vuelve a batir bien para que la mezcla quede homogénea.

Introduce la crema fría en el frigorífico unas horas para que esté bien fría y, al servir, decora con unas hojas de menta. ¡Está deliciosa!



Silvia Pato

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.