Cuatro recetas sencillas con bacalao

3 minutos

El bacalao es uno de los pescados que no puede faltar en nuestra alimentación. Además de sabroso, este pescado blanco nos aporta gran cantidad de proteínas y minerales.

Las maneras de prepararlo son de lo más variadas y, en ocasiones especiales, suele ser protagonista de complicadas elaboraciones en muchas mesas, como la porrusalda. Aunque si no tienes tiempo o no eres muy hábil entre fogones, no tendrás problema para preparar estas cuatro recetas sencillas con bacalao. ¡Seguro que sorprendes a tus comensales!

Bacalao a las hierbas

Bacalao a las hierbas
Plato de bacalao a las hierbas con patatas/Foto: Pixabay

Una de las recetas más fáciles de preparar con este pescado blanco es el bacalao a las hierbas. Es perfecta para servir en comidas y cenas, y admite todo tipo de acompañamientos. Necesitas 400 gramos de filetes de bacalao, 100 gramos de queso cremoso de untar, 30 gramos de nueces ralladas, un diente de ajo picado, aceite de oliva, mantequilla, pan rallado, perejil, pimienta negra y dos cucharadas de hierbas aromáticas: eneldo, orégano y tomillo.

Mezcla en un bol el queso, las nueces, el perejil, el ajo, la pimienta y las hierbas. Unta una bandeja de horno con aceite y coloca sobre ella los filetes de bacalao con el lado de la piel hacia abajo. Después, unta con la mezcla de queso la parte superior de cada filete, espolvorea con pan rallado y añade unos copos de mantequilla. A continuación, introduce en el horno a 200 ºC durante media hora. Si ves que empiezan a dorarse por encima, puedes taparlos con papel de aluminio. Luego solo tendrás que retirar y servir. Están deliciosos si los acompañas de patatas cocidas.

Revuelto de bacalao

Una de esas recetas que gusta a todo el mundo y que es muy fácil de preparar es el revuelto de bacalao. En este caso son necesarios 250 gramos de bacalao desmigado, dos huevos, dos dientes de ajo, un pimiento, media cebolla, perejil, pimienta negra, sal y aceite de oliva virgen extra.

Pica la cebolla y lamina el ajo, y sofríe en una sartén con un poco de aceite de oliva a fuego medio. Añade un poco de pimienta y de sal y pocha unos minutos. Después ya puedes añadir el bacalao desmigado y remover durante otro par de minutos. Echa luego el pimiento bien picado y los huevos, pero que no estén batidos, y revuelve continuamente hasta obtener la textura y el espesor que más te gusten en los revueltos.

Bacalao con garbanzos

Garbanzos
Garbanzos cocidos/Foto: Pixabay

Una receta tan sabrosa como nutritiva y sencilla de hacer es la de bacalao con garbanzos. Cuece a fuego lento 400 gramos de lomos o filetes de bacalao durante unos cuatro minutos, y después retira y reserva. A continuación pica una cebolla y un diente de ajo y sofríe con tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra. Añade un tomate cortado en dados y cuatro lonchas de jamón en trozos grandes. Remueve mientras se cocina el sofrito unos minutos y después agrega una taza de garbanzos cocidos, una cucharada de vinagre, sal y pimienta al gusto. Por último, pica un huevo duro y unas ramas de perejil y espolvorea por encima de los garbanzos.

Emplata poniendo como base los garbanzos y encima un lomo o filete de bacalao. Puedes añadir unas gotas de aceite y unas hojas de perejil para decorar. Sirve bien caliente.

Bacalao con guisantes

Este es otro plato rico en proteínas, vitaminas y nutrientes para toda la familia: el bacalao con guisantes. Solo necesitarás 400 gramos de lomos de bacalao, dos dientes de ajo, dos cucharadas de perejil bien picados, medio vaso de caldo de pescado, cuatro cucharadas de aceite de oliva y 200 gramos de guisantes cocidos. Puedes comprarlos en lata, listos para cocinar, o bien crudos y cocerlos previamente. Lo más sencillo es que ya los compres cocidos para no complicarte la vida con los tiempos de cocción.

En una cazuela baja añade el aceite de oliva y el ajo, y agrega los lomos de bacalao con el lado de la piel hacia arriba. Cocina a fuego suave y ve añadiendo poco a poco el caldo de pescado. Remueve durante unos cinco minutos, añade entonces el perejil y los guisantes y cocina unos tres minutos más.

Ten en cuenta que cualquiera de estas recetas puede prepararse con bacalao fresco o congelado. En el supuesto de usar este último, deberás ponerlo a descongelar en la nevera la noche anterior o bien un par de horas antes a temperatura ambiente, siempre y cuando no estemos en una época de calor. Antes de cocinar cada pieza, tendrás que secarla bien con papel de cocina, para suelte todo el agua.



Silvia Pato

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.