Inicio Ecología Diez cosas que debes saber sobre el reciclaje

Diez cosas que debes saber sobre el reciclaje

Si has escuchado alguna vez eso de que reciclar no sirve para nada o has tenido dudas sobre qué has de tirar en cada contenedor de residuos, no te pierdas lo que hoy te contamos sobre el reciclaje.

-

El cuidado de nuestro planeta es cosa de todos, por más que algunos se empeñen en negar la existencia del cambio climático o en difundir falsas creencias sobre el reciclaje que en nada tienen que ver con la realidad. Los pequeños hábitos que es posible adquirir y enseñar a los más pequeños pueden marcar la diferencia y aportar nuestro grano de arena para dejar un mundo mejor.

Si has escuchado alguna vez eso de que reciclar no sirve para nada o has tenido dudas sobre qué has de tirar en cada contenedor de residuos, te ayudará leer estas diez cosas que debes saber sobre el reciclaje.

Envases de plástico

botella
Fuente: Pixabay

Reciclar objetos permite darles una nueva vida y contaminar menos el medio ambiente. Es posible reutilizar y reciclar los envases de plástico, como las botellas de detergente, las botellas de suavizante para la ropa, los botes de geles de baños y champús, los tubos de pasta de dientes y similares. De igual modo, briks o cartones de bebidas como el zumo y la leche, las bandejas plásticas de la fruta o del embutido, y todas las latas de conserva, pueden reciclarse. Es tan fácil como introducir cualquiera de estos residuos en el contenedor de color amarillo.

Envases de vidrio

vidrio
Fuente: Pixabay

Así también pasa con los envases de vidrio, esos que se han de tirar en el contenedor verde, y que pueden reutilizarse al cien por cien después de ser sometidos al proceso correspondiente. Botellas de vino, botellines de cerveza, refrescos en botellas de vidrio, frascos de perfume y tarros de mermelada son ejemplo de ello.

Si tienes el contenedor verde muy cerca de casa, lo mejor para que no haya excusa para no hacerlo, por razones de pereza o de espacio, es no acumular demasiados envases o botellas y sencillamente ir tirándolos al ritmo que se terminen.

Papel y cartón

bolsa de papel
Fuente: Pixabay

Los objetos de papel y cartón también son por completo reciclables. Entre ellos, no olvides las revistas, los periódicos, las cajas de mercancías, las bandejas de papel, el papel de regalo, etc. Un truco para ganar rapidez y comodidad a la hora de tirar esos restos que generamos en casa es utilizar alguna bolsa de papel usada, como las que nos entregan en muchos comercios, e introducir en ella esos cartones y papeles viejos. Todo al contenedor azul y listo.

 

Separación de residuos

latas
Fuente: Pixabay

Es común escuchar todavía eso de que reciclar no sirve para nada porque luego en el camión de recogida todos los residuos se mezclan y se tiran sin hacer separación alguna. Nada más lejos de la realidad. Los camiones cuentan con un sistema bicompartimental. Gracias a él, es posible efectuar la recogida selectiva sin que se mezclen los distintos residuos. Además, en las plantas recicladoras se efectúa una nueva selección para enviar cada residuo a su sección correspondiente y someterlo al proceso adecuado para darle una nueva vida.

Errores comunes

Reciclar
Fuente: Pixabay

Pañuelos de papel, pañales, los briks, las servilletas de cocina y similares no deben arrojarse en el contenedor azul, sino que han ir al contenedor de residuos orgánicos. Tampoco debes tirar en él las cajas de cartón de pizza que tienen impregnado aceite y, por supuesto, nada de bolsas de plástico.

En lo que respecta al contenedor verde no arrojes en él ningún objeto de cristal ni de porcelana ni de cerámica. Ten en cuenta que las tapas y los tapones, que normalmente son o plásticos o metálicos, también has de retirarlos antes de arrojar las botellas o tarros al contenedor.

 

Pilas y otros objetos

pilas
Fuente: Pixabay

Las pilas y baterías, altamente contaminantes, así como bombillas, maquinillas de afeitar, televisores, móviles y demás aparatos electrónicos, deben tirarse o en los contenedores de residuos peligrosos o en el punto limpio de tu localidad. Desde allí pasarán a las plantas de reciclaje en las que se separán todos sus componentes y se tratarán adecuamente aquellos que resultan de mayor riesgo para la salud y el medio ambiente.

Puntos limpios

escombro
Fuente: Pixabay

Los Puntos Limpios son aquellos lugares en los que es posible tirar los residuos que no han de arrojarse en ninguno de los contenedores, ya sea el de restos orgánicos, el amarillo, el azul o el verde. Cada ayuntamiento tiene uno o varios Puntos Limpios localizados por su territorio, en los que es posible depositar residuos clasificados como peligrosos (pinturas, pilas, televisores, lámparas fluorescentes, aceites de motor y de cocina, etc.) o voluminosos (ventanas, sillas, escombros, etc.).

 

Recogida de enseres viejos

enseres
Fuente: Pixabay

De igual modo, los ayuntamientos cuentan con un servicio de recogida de enseres viejos, por lo que, previa solicitud, se desplazan hasta el domicilio para retirar objetos tales como muebles viejos y grandes electrodomésticos. Ellos se encargarán de llevarlos al Punto Limpio para que sean sometidos a los procesos de reciclaje oportuno.

Para saber cuál es el horario de recogida y la forma de solicitud del ayuntamiento donde vives puedes preguntar tanto en las oficinas correspondientes de este, como informarte por vía telefónica o consultar en su página web, ya que la mayoría cuenta con un apartado en el que se explica todo ello.

Puntos Sigre

medicamentos
Fuente: Pixabay

Tampoco debes de ignorar la existencia de los conocidos como Puntos Sigre. Los Puntos Sigre son aquellos contenedores que encontrarás en las farmacias para reciclar los envases y blisters vacíos de los medicamentos, residuos peligrosos de alto poder contaminante. En estos puntos puedes depositar desde los envases vacíos o con restos hasta los medicamentos caducados.

 

Ahorro energético

Ahorro energético
Fuente: Pixabay

Fabricar una lata con material reciclado requiere un 95 por ciento menos de energía que hacerlo de forma completamente nueva. Por su parte, la fabricación del papel reciclado no solo consume un 62 por ciento menos de energía que el nuevo, sino que también supone un ahorro del 82 por ciento de agua. Estos son solo un par de ejemplos de todos los beneficios energéticos a los que podemos contribuir con solo un pequeño gesto que, sin duda, merece la pena, y al que si unimos todos los demás contribuiremos al cuidado de nuestro medio ambiente.

Silvia Pato
Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Lo más Visto

Babypelones

Ideas de regalos solidarios para esta Navidad

Cuando llegan las fechas navideñas resulta imposible no comprar algún obsequio para la familia, encargárselo a Papá Noel o pedírselo a los Reyes Magos, pero con ese gasto también podemos contribuir tanto...