El «boom» de las cervezas artesanales

3 minutos

De unos años a esta parte la producción y consumo de la cerveza artesanal se ha disparado como la espuma. Y es que pocos pueden resistirse al placer de saborear una buena cerveza fría con unas tapas en estos meses veraniegos.

Si no tienes muy claro en qué se diferencian estas bebidas de las otras consideradas industriales, no te preocupes, porque vamos a explicarte por qué son tan especiales y todo lo que debes saber para apreciarlas en su justa medida. Abordamos hoy el boom de las cervezas artesanales en España.

Ingredientes de la cerveza

lúpulo
Lúpulo – Unsplash

En un principio, los ingredientes de la cerveza son iguales, tanto si hablamos de una elaborada de forma artesanal como una industrial: el agua, la malta, el lúpulo y la levadura. A partir de aquí encontrarás infinidad de variedades y, para complicar más las cosas, en cada país hallarás una regulación diferente para su regulación. Es decir, la que puede ser considerada en Estados Unidos como artesanal, no tiene por qué serlo en un país europeo.

En el territorio estadounidense, las cervezas artesanas, o craft beers como se las conoce en inglés, son todas aquellas que se producen de forma limitada. En España, la regulación al respecto se encuentra incluida en Real Decreto 678/2016, de 16 de diciembre, por el que se aprueba la norma de calidad de la cerveza y de las bebidas de malta. No obstante, resulta algo escasa en comparación con la de otros países del entorno como Italia o Francia.

Características de las cervezas artesanales

cervezas artesanales
Vasos con cerveza artesanal – Unsplash

Según la ley española, las cervezas de fabricación artesana son aquellas que se elaboran «mediante un proceso que se desarrolle de forma completa en la misma instalación y en el que la intervención personal constituye el factor predominante, bajo la dirección de un maestro cervecero o artesano con experiencia demostrable y primando en su fabricación el factor humano sobre el mecánico, obteniéndose un resultado final individualizado, que no se produzca en grandes series, siempre y cuando se cumpla la legislación que le sea aplicable en materia de artesanía». Y solo las cervezas que se elaboren de esta manera podrán incluir en su etiquetado la expresión «de fabricación artesana», como información alimentaria voluntaria.

De tal modo, en nuestro país, las cervezas artesanas no se encuentran pasteurizadas, por lo que se gasifican por medio del carbónico natural. Los ingredientes son siempre naturales, sin conservantes ni antioxidantes ni aditivos artificiales. Esa fermentación alcohólica provoca que, en ocasiones, puedan parecer bebidas más turbias, en las que el porcentaje de alcohol puede ir del 2% al 17%, aunque las hay también con mayor graduación.

Por otro lado, ten en cuenta que lo que hace tan especial a una cerveza artesana es la receta del maestro cervecero que la preparar. Por el contrario, las cervezas industriales se elaboran por medio de una receta básica. Esta ha de resultar rentable, por lo que los ingredientes y los procesos de producción están especialmente pensados para ello.

En consecuencia, el proceso de elaboración de las cervezas artesanales ha de ser manual o con una maquinaria mínima, incluido el filtrado. Todo ello contribuye a que se trate de empresas más pequeñas, denominadas microcervecerías. En ocasiones son de carácter familiar y dan lugar a un producto de proximidad para los paladares más exquisitos, que aprecian cualidades como el gusto y el aroma de estas bebidas artesanales.

Cervezas artesanas en España

cervezas
Amigos compartiendo unas cervezas – Unsplash

El bum de las cervezas artesanas en España es tal que, en la actualidad, encontrarás a tu disposición más de 150 marcas diferentes. Gran parte de ellas se localizan en Cataluña, donde hay en torno a 25 microcervecerías y 40 marcas, como Montseny y Guineu. Pero también son frecuentes en otras comunidades, como la fábrica gallega Galician Brew, la zaragozana Cierzo Brewing Co., la murciana la Ribera Beer y la cántabra DouGall’s, entre muchas otras.

Esta cantidad de empresas artesanales llama la atención si consideramos que hace unos años el sector alcanzaba únicamente un 0,3% del mercado. Desde entonces la cuota de mercado se ha ido duplicando año tras año.

Tanto es así que ya es habitual que, en muchos bares y cervecerías, junto a los surtidores de las cervezas industriales haya otro de tipo artesanal, e incluso las cartas de bebidas van añadiendo cada vez más variedades de este tipo. De hecho, es habitual encontrar en la carta de los restaurantes con estrellas Michelín o gourmet diversas cervezas artesanales para acompañar sus platos, si la prefieres en vez del vino.

Maridaje con cerveza

maridaje con cervezas
Cerveza con embutido y frutos secos – Unsplash

Como norma general si te animas a degustarlas, recuerda que los sabores agridulces y los picantes, los quesos, los pescados azules y los ahumados maridan muy bien con una cerveza bien fría, y las cervezas de más cuerpo son un acompañante perfecto para las carnes. Y si tienes debilidad por el chocolate, puede que te sorprenda saber que si los combinas con la cerveza negra estarás haciendo un maridaje perfecto.



Silvia Pato

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.