El cambio que viene este año en la factura de la luz

3 minutos

Este 2024, la factura de la luz llega con novedades a España, puesto que se instaura un nuevo sistema de cálculo para la tarifa regulada, la conocida como PVPC. Así que además de ser conscientes de los trucos que podemos seguir para ahorrar luz y, de tal modo, gastar menos dinero y cuidar el medio ambiente, también es útil conocer cómo se va a tarifar a partir de ahora este imprescindible en nuestras vidas.

En consecuencia, toma nota del cambio que se avecina a partir de enero en la factura de la luz. Te damos todas las claves para que no te coja por sorpresa y puedas revisar el recibo de la compañía eléctrica a conciencia.

Nuevo cálculo de la tarifa regulada

Calculadora
Calculadora/Foto: Pixabay

El mes de enero comienza en España con un nuevo método para calcular la tarifa regulada, más conocida como PVPC (Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor), Su importancia es indiscutible, puesto que además resulta imprescindible para poder solicitar el bono social de electricidad. La reforma viene impuesta por la Unión Europea.

El nuevo cálculo del PVPC consiste en que, desde el 1 de enero de 2024, el precio de la luz ya no dependerá solo del mercado diario, sino también de la estimación a plazos mensuales, trimestrales y anuales. Es decir, las señales de precio a largo plazo.

Precios en los mercados a plazos

Torretas eléctricas
Torretas eléctricas/Foto: Unsplash

Este cambio en el cálculo de las tarifas afectará a buena parte de los consumidores, puesto que son muchos los hogares españoles que tienen suscritos contratos de suministro en base al PVPC. A efectos prácticos, la fórmula que se llevaba usando hasta este momento se calculaba según el precio diario de la luz en el mercado mayorista. Pero ahora también se tendrán en cuenta los precios en los mercados a plazos, por la razón de que se consideran mucho más estables.

No obstante, todos estos cambios se irán produciendo de manera paulatina. Así, en 2024, será el 25% del PVPC el que vendrá determinado por los precios a futuro; al año siguiente, un 40%; y se estima que en el 2026 lo hará en un 55%. Con esta medida, se espera que las tarifas eléctricas sean más estables y no se produzcan las subidas abruptas de los últimos años. De tal modo, la volatilidad del mercado ante sucesos como la guerra de Ucrania será mucho menor.

Cambios legislativos

Enchufe eléctrico
Mano con enchufe de electricidad/Foto: Pixabay

No obstante, lo relativo al nuevo método de cálculo no es el único cambio que hemos estrenado en enero con respecto a la electricidad. El 31 de diciembre de 2023 finalizaron las medidas adoptadas en base al Real Decreto-Ley 18/2022 y al Real Decreto 20/2022. Entre ellas se encontraban una rebaja del Impuesto Especial de Electricidad (IEE) de un 0,5%, así como un mayor descuento en el bono social eléctrico y la suspensión temporal del impuesto a la producción de energía eléctrica. En la misma línea, se prohibía el corte del suministro a los beneficiarios del bono social.

A partir de enero de 2024, el IEE será de un 2,5% durante el primer trimestre y ascenderá a un 3,8% en el segundo. Asimismo, el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) de la luz, que estaba en un 5%, pasa al 10% en 2024, y por lo que respecta al impuesto al valor de la producción eléctrica, que se había suspendido con carácter temporal, se recuperará con un tipo al 3,5% durante los tres primeros meses del año y un 5,25% a partir de entonces.

Consumo y facturación

Bombilla
Bombilla encendida/Foto: Pixabay

A efectos prácticos, ya solo con el incremento del Impuesto de la Electricidad y del IVA, la factura podría verse aumentada unas decenas de euros para una familia numerosa, y más de uno puede llevarse un buen susto si no tiene todas estas modificaciones en cuenta. Sin olvidar la nueva metodología de cálculo de las tarifas eléctricas.

Por un lado, como consumidor, no tendrás que hacer nada ante estos cambios, puesto que las compañías aplicarán las nuevas fórmulas de cálculo de manera automática. Por otro, las personas que sean perceptoras del bono social eléctrico no notarán grandes cambios hasta el verano.

Y es que, a causa de la guerra de Ucrania, al grupo de personas catalogadas como vulnerables y vulnerables severas, se unió también el de los hogares de trabajadores con bajos ingresos. Estos colectivos pasaron de ser beneficiarios de un descuento que pasó del 25% al 65% en el caso de los consumidores vulnerables y del 40% al 80% en el de los vulnerables severos. Estas medidas sí han sido prorrogadas por el Real Decreto-Ley 8/2023, de manera que estarán en vigor hasta el 30 de junio de 2024.

Con todos estos datos sobre la mesa, sé previsor y controla lo que consumes de energía antes de que llegue la primera factura del 2024 para que puedas cotejar cuál es el incremento en tu caso y cómo afecta a tu presupuesto doméstico.



Silvia Pato

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.