¿Es posible ponerse moreno de forma saludable?

7 minutos

Cada verano el tono de piel se cuela en las conversaciones y estar moreno se convierte en una cuestión de moda y estética, incluso de estatus, al contrario de lo que pasaba en siglos pasados, en que la palidez de la piel se relacionaba con las clases altas que no se exponían al sol y estar con la piel morena se relacionaba a las clases bajas que trabajaban en el campo.

Sea como fuere, no se puede negar que el sol resulta fundamental para que nuestro organismo pueda absorber la vitamina D, además de contribuir a nuestro bienestar psicológico por su luz y a potenciar nuestra actividad. Pero ¿es posible ponerse moreno de forma saludable? Te damos las claves para aprovechar todos sus beneficios y evitar sus riesgos.

Ponerse moreno de manera sostenible

Radiaciones solares

chica
Chica en la playa/Foto: Pixabay

Nuestra piel se pone morena como una reacción bioquímica ante los rayos de sol, cuando los melanocitos se ponen a fabricar la melanina para actuar como sistema de protección y salvaguardar a las células sin importar la radiación solar de que se trate.

Y es que los rayos del sol, UVA y UVB, son responsables de causar distintas reacciones y secuelas en nuestro cuerpo, aunque ambos tipos provocan daño celular. Pero además de ello, los rayos UVA son responsables de las alergias solares y el envejecimiento de la piel; mientras que los rayos UVB son los que ocasionan el bronceado, pero también las quemaduras y la síntesis de la vitamina D, además de la inmunodepresión. Como resultado, la exposición al sol resulta positiva siempre que no sea excesiva y esté absolutamente controlada por medio de cremas solares y protecciones adecuadas de las zonas más sensibles de nuestro cuerpo.

Cremas con factor de protección

protectores solares
Protectores solares/Foto: Pixabay

Es posible ponerse moreno de forma saludable, siempre en relación a tu tono y tipo de piel y si no buscas un tono intenso y oscuro. De tal modo, la exposición directa al sol debe evitarse siempre entre las 12.00 y las 16.00 horas, y lo ideal sería que no durara más de media hora al día. En todo caso, la crema solar con un factor de protección 30 o 50 resulta imprescindible a cualquier edad, aunque en los niños y en las personas mayores solo se debe usar esta última o la conocida como «pantalla total».

Acostúmbrate a usar protector solar antes de salir de casa, siempre que tu piel vaya a estar expuesta, en piernas, brazos o escote si los llevas al aire en verano. Ni importa que vayas a ir al campo, a la playa o a caminar por la ciudad. Con su uso habitual, el tono que cogerás será más durado y uniforme, porque la melanina se irá produciendo de una manera gradual y no tendrás eritemas ni piel enrojecida. Tardarás más en verte morena, pero será un color saludable y bonito.

De igual modo, recuerda que no basta con echarse la crema una vez y listo, sino que deberás aplicarla de forma generosa cada par de horas o cada hora si eres de piel muy clara para mantener su protección, así como cada vez que salgas del agua o te mojes.

Protectores solares orales

Otra opción para propiciar el bronceado sin poner la piel en riesgo es tomar protectores solares orales. Se trata de productos que aportan un mayor número de antioxidantes, vitaminas como la A, la C y la E, extractos vegetales, selecio y omega 3. Su ingesta ayuda a la piel a generar la melanina y a luchar contra los radicales libres.

Los fotoprotectores orales mejoran la tolerancia al sol de las personas con alergias o fototipos bajos, aunque has de tener en cuenta que con ellos deberás seguir utilizando la crema protectora cuando te expongas a los rayos. Son, en definitiva, un complemento a estas.

Frutas y hortalizas

zanahorias y tomates
Zanahorias y tomates/Foto: Pixabay

Asimismo, la alimentación en frutas y hortalizas ricas en vitaminas C y E también te ayudarán a obtener un bonito tono bronceado. Así que incluye en la dieta cerezas, arándanos, naranjas, kiwi, tomates y zanahorias.

Autobronceadores

hombre en la playa
Hombre en la playa/Foto: Unsplash

Por último, recuerda que la forma más saludable de contar con un bonito tono bronceado en verano o durante todo el año es usar autobronceadores. Estos productos son completamente seguros, pues funcionan al contener entre sus ingredientes una molécula denominada dihidroxiacetona (DHA) que, cuando entra en contacto con la epidermis hace que las células muertas se oxiden y se produzca el bronceado.

Además, lejos quedan ya aquellos autobronceadores que dejaban un tono naranja en la piel y algunas pieles a manchas. Encontrarás muchos en el mercado con estupendos resultados. Incluso hay algunos de ellos que aportan otros beneficios a la piel, como cremas y aceites hidratantes con autobronceador que funcionan de forma gradual y puedes aplicar de forma alterna con tu producto de hidratación corporal habitual para tener un bonito tono dorado.



Silvia Pato

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.