¿Es seguro comprar la fruta ya cortada o por mitades?

7 minutos

La fruta es uno de esos alimentos saludables que debemos consumir durante todo el año, pero que tiene todavía mayor relevancia en verano, cuando resulta tan importante mantenernos bien hidratados y comer sano.

Para ello, en la sección del supermercado encontrarás fruta de todo tipo y variedades. De hecho, cada vez hay más que se venden troceadas o cortadas al medio. Pero ¿es seguro comprar la fruta ya cortada o por mitades? Te damos la respuesta.

Frutas cortadas por la mitad

Sandía
Sandía/Foto: Unsplash

Cuando vamos al supermercado o a la frutería, suele suceder que encontramos a la venta frutas de gran tamaño como las sandías, las piñas, las papayas y los melones. Sin embargo, no siempre tenemos la intención de comprar la unidad completa. Ya sea porque somos pocos en casa o porque vivimos solos, adquirir varios kilos de sandía o de melón puede convertirse en un auténtico desperdicio si no la comemos en unos días y se nos estropea. Además, resulta más económico y accesible para todos los bolsillos comprar solo unos gramos.

Por ese motivo, resulta frecuente que nos animemos a adquirir solo la mitad de las frutas grandes o algún trozo de tamaño adecuado. Esto tiene cada vez mayor demanda, así que en los establecimientos las preparan cortadas en bandejas cubiertas por plásticos o simplemente envueltas en el papel film transparente. En ocasiones, se colocan sobre los expositores y el resto de frutas. Como consecuencia, no están en la zona de refrigerados, lo cual sería lo más conveniente, sobre todo, si van a pasar muchas horas expuestas.

Riesgo de contaminación de la fruta cortada

piña
Piñas/Foto: Pixabay

Sin embargo, es cierto que el riesgo de contaminación de la fruta aumente cuando ha sido cortada. Esto es así por la manipulación de alimentos en la tabla de cortar, con el cuchillo o con una mala higiene de manos. Pero también porque al quitarle la cáscara o la piel, la fruta entra en contacto con el aire y con todo tipo de agentes externos. Además, hay que considerar que el deterioro y la contaminación aumenta en las frutas más ácidas y maduras.

En el caso de la fruta cortada, lo mejor sería que siempre estuviera conservada en la nevera o refrigerada, para disminuir los riesgos de proliferación de microorganismos, como Listeria monocytogenes, Salmonella o Escherichia coli verotoxigénica.

Es cierto que frutas como el melón y la sandía pueden estar sin refrigerar una vez cortadas hasta tres horas, siempre que la temperatura ambiente no supere los 25 ºC, el sitio esté ventilado y no reciban la luz solar directa. Pero no siempre tenemos control sobre este punto y sin refrigeración los microorganismos pueden crecer más fácilmente.

Consejos al comprar la fruta cortada

frutería
Frutería/Foto: Unsplash

Cuando compres fruta cortada, fíjate que en el establecimiento se extreme el cuidado y la higiene de las superficies y objetos de corte. Igualmente, asegúrate de que no le esté dando la luz solar directa. No elijas piezas que estén muy maduras y tampoco las que tengan hendiduras, marcas o cortes en su superficie. Y una vez que compres la fruta por la mitad, guárdala cuanto antes en la nevera y no la quites hasta que la vayas a consumir.

Además, si no vas a comer el trozo completo, lo más adecuado es cubrirla con papel film o introducirla en un recipiente cerrado antes de volver a introducirla en la nevera. Evitarás así la contaminación. De todos modos, consúmela cuanto antes.

Consumo de la fruta cortada

melón
Melón/Foto: Pixabay

El Informe del Comité Científico de la de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AESAN), publicado en febrero de 2022, sobre las condiciones de conservación de frutas cortadas por la mitad en establecimientos de comercio al por menor, concluye que el almacenamiento de la fruta cortada por la mitad durante breves periodos de tiempo a temperatura ambiente no tiene una influencia significativa sobre el desarrollo de patógenos. Pero esto será así siempre y cuando se refrigere lo más rápidamente posible y se consuma en un periodo corto de tiempo, siguiendo todas las recomendaciones de manipulación y conservación de alimentos mencionadas para evitar la contaminación.

Como conclusión, si todavía tienes dudas sobre si adquirir piezas como el melón y la sandía de esta forma, debes saber que sí es seguro comprar fruta cortada por la mitad siempre y cuando se sigan todas las pautas de higiene y cuidado necesarios para conservar adecuadamente el alimento por lo que respecta al lugar de venta. Pero no será suficiente. También deberás mantenerla refrigerada en casa y consumirla con igual cuidado. Y quieres disminuir riesgos al máximo, siempre te que sea posible, solicita que te corten la mitad de la fruta que desees comprar en el momento y luego vete para casa para almacenarla en la nevera, a 5 ºC, cuanto antes.



Silvia Pato

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.