Los sitios por los que se va la energía de tu casa son principalmente la fachada y los muros del exterior, el tejado, las ventanas y los suelos. Con un buen aislamiento las necesidades energéticas de tu hogar se reducirán considerablemente, y lo notarás sobre todo en lo que respecta a la calefacción, la cual es la principal culpable de esas facturas tan elevadas.

Así que hoy hacemos un repaso por esas secciones de tu vivienda y averiguamos lo que ahorrarías con un buen aislamiento, el cual te permitirá reducir tu consumo de energía, aprovechar la que utilices y contribuir al cuidado del medio ambiente.

Tejados y techos

tejado
Fuente: Pixabay

Uno de los principales culpables de que en invierno se escape el calor de la casa es el tejado. Los tejados con planchas aislantes de protección térmica incrementan la temperatura del techo entre 6 y 8 grados centígrados, con lo que redunda en la calefacción necesaria en el interior, que será mucho menor.

Por su parte, los aislantes térmicos reflexivos apenas incrementan el espesor del techo y están compuestos de varias láminas que proporcionan resistencia a la humedad, contribuyen al aislamiento acústico y no permiten que entre el calor del exterior ni que se escape el del interior.

Fachada y muros exteriores

fachada
Fuente: Pixabay

En lo que respecta a los muros del exterior y la fachada, si cuentan con un adecuado aislamiento térmico, comprobarás que en invierno se mantendrá el calor en el interior de tu hogar y en verano disminuirá y estará más fresco. Además, ese aislamiento protegerá nuestra casa todo el año de la humedad.

Debes tener en cuenta que a través de los muros exteriores y la fachada se escapa el 30 % de la energía. De igual modo, has de saber que cuanto mayor espesor tenga tal aislamiento, mayor será también el ahorro.

Suelo

suelo
Fuente: Pixabay

Aislar un suelo frío resulta fundamental para aprovechar la energía de tu casa, además de echar mano de pequeños trucos como la decoración con alfombras que dan calor en invierno, así como retirarlas en verano, para facilitar que la temperatura ambiente disminuya. Contar con un buen aislamiento de suelos también provocará un menor porcentaje de humedad en la vivienda e incrementará el aislamiento acústico.

Puertas y ventanas

casa
Fuente: Pixabay

El 20 % de la energía de la vivienda se fuga por las puertas y las ventanas, por lo que el doble acristalamiento resulta fundamental para evitarlo. Gracias a este sistema en los ventanales con dos paneles de vidrio es posible mantener la temperatura del interior de la vivienda, sea cual sea, durante mucho más tiempo.

Si tienes en cuenta todos estos puntos que afectan a cada sección de tu hogar, de forma general, un aislamiento adecuado en tu casa puede reducir el gasto energético en la misma entre un 20 % y un 50 % al año, que quedará reflejado en una reducción considerable en tus facturas.

Y es que es posible ahorrar en la factura de la luz nada más y nada menos que la mitad de lo que gastas ahora si tu vivienda no dispone de esas zonas convenientemente aisladas. Teniendo en cuenta esas cifras, la inversión en un buen aislamiento, sin duda, merece  la pena, además de contribuir al cuidado de nuestro medio ambiente y al máximo aprovechamiento de la energía que consumamos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here