Durante los periodos vacacionales, hemos de tener especial cuidado a la hora de reservar alojamiento, sobre todo, si lo hacemos a través de Internet. Resulta necesario seguir una serie de buenas prácticas cuando alquilamos o realizamos las reservas para no llevarnos luego un disgusto.

Así que hoy te ofrecemos algunos consejos para evitar que te engañen al reservar tus próximas vacaciones, ya que, como suele pasar en estos casos, más vale prevenir que verse después inmerso en reclamaciones o procesos judiciales.

Alquilar a particulares

Fuente: Pixabay

En la actualidad, existe la posibilidad de utilizar los servicios de las empresas online que se dedican al alquiler de inmuebles turísticos, además de reservar directamente en los distintos tipos de establecimientos hoteleros. De igual modo, la facilidad que supone el uso de Internet también ha provocado que muchos particulares ofrezcan sus casas o pisos durante las vacaciones, puentes o festivos. Como consecuencia, es necesario tener muy claro quién nos va a alquilar o con qué empresa vamos a realizar nuestra reserva. Sea cual sea, hemos de asegurarnos de que ese piso, casa, cabaña u hotel existe, no vaya a tratarse de una estafa.

Si quieres evitar problemas y no ser víctima de los timos que más fácilmente se cometen a través de la red, en lo que respecta a los alquileres vacacionales, no es aconsejable alquilar directamente a un particular. Este no cuenta con los seguros que avalan a una empresa en caso de problemas, carece de hoja de reclamaciones y tampoco respeta la Ley de Protección de Datos, por lo que ni siquiera sabrás a dónde irán a parar los tuyos. Por si todo ello fuera poco, las viviendas de particulares no son inspeccionadas por las autoridades competentes y tampoco cuentan con medidas de seguridad, como extintores, revisiones del gas anuales, etc.

Alquilar a empresas

Fuente: Pixabay

Lo más seguro cuando realices una reserva o alquiles un apartamento para tus vacaciones es hacerlo a través de una empresa. Puede que el coste sea algo mayor, pero la seguridad y los servicios también se incrementan. Toda empresa o agencia que se dedica a este tipo de actividad está obligada a cumplir con una serie de requisitos y obligaciones legales, que te aseguran los servicios que contratas y protegen tus derechos como consumidor.

Una buena medida cuando buscas un alojamiento por Internet es asegurarte de que, además de tener un sitio web propio, cuenta con presencia en alguna de las más importantes páginas o buscadores de viajes, como Booking, Trivago o Tripadvisor, ya que este tipo de plataformas exigen la documentación legal de la empresa que quiere figurar en sus bases de datos, por lo que constituyen un estupendo filtro. De igual modo, puedes reservar a través de ellas, aunque asegúrate antes de leer las condiciones de uso y gestión de reclamaciones de cada una en particular para ver si es lo que estás buscando.

Revisa además que en el sitio web conste la información de contacto y el número de identificación fiscal de la empresa, pues mayor será su fiabilidad. Será tan sencillo como copiar ese CIF después y ponerlo en el buscador de Google. Si la empresa es real saldrán los datos de ella en la lista de resultados e incluso si es una estafa puedes llevarte una sorpresa con advertencias de aquellos que, con anterioridad, han sido engañados o por estar inmersas en procedimientos judiciales en curso.

Alquilar por Internet

Fuente: Pixabay

Cuando navegues en tu búsqueda por Internet para dar con ese lugar donde hospedarte en tus vacaciones, desconfía de los precios muy baratos o extremadamente altos y de las fotografías maravillosas con escasa información. Recuerda que siempre tendrás que asegurarte de la titularidad del arrendador y prestar especial atención a las condiciones y a la forma de pago.

Ten en cuenta que hay personas que suben fotografías de casas que no les pertenecen para realizar estafas en lo que se refiere al alquiler, por lo que asegurarse de que no se trata de un engaño y utilizar plataformas con todas las garantías es fundamental. En cualquier caso, si quieres asegurarte de quién es el dueño del inmueble puedes consultar el Registro de la Propiedad, que es público.

En las plataformas específicas de alquiler vacacional como Airbnb, deberás seguir una serie de pautas imprescindibles: asegúrate de que estás en la página oficial comprobando la URL del navegador, ya que puedes ser víctima de phishing. Vigila los comentarios que han dejado en la web los antiguos usuarios o inquilinos, y archiva todos los mensajes que hayas intercambiado durante la tramitación del alquiler o de la reserva.

Y es que los intercambios de información y los mensajes deben hacerse siempre en la plataforma. No se debe contactar de manera particular con el propietario, ya que ni siquiera tendrás la certeza de que lo sea y facilitarías que te timaran. El servicio interno de mensajería de Airbnb automáticamente registra los mensajes, y es válido como prueba en casos de reclamaciones y denuncias. Por estos motivos, los pagos debes efectuarlos a través de Airbnb en estos casos. Además, nunca te fíes de los que te piden que pagues fuera de la plataforma.

Efectuar el pago

Fuente: Pixabay

A la hora de efectuar el pago debes extremar las precauciones. No es aconsejable realizar transferencias, ya que una vez que des la orden de hacerla no hay marcha atrás. No obstante, si eliges esta opción, solicita antes los datos de la empresa: nombre, CIF, dirección… Desconfía si no te los dan. En el supuesto de los pagos con tarjeta, asegúrate de que la web cuenta con una plataforma de pago seguro, y no entregues tus datos de ningún otro modo.

Por último, considera que no es conveniente efectuar ningún pago por adelantado, pero en el supuesto de tener que abonar algo en el momento de la reserva no debe exceder de un 20 o un 30 por ciento del precio, desconfía también en caso contrario. El pago debes realizarlo con la tarjeta de crédito para mayor seguridad, siempre y cuando se trate de una plataforma con todas las garantías o en el propio establecimiento empresarial. Si tienes posibilidad asume que lo mejor es pagar el día en el que accedes al inmueble, ya que comprobarás de primera mano si es lo que has contratado. De igual modo, es aconsejable que las llaves te sean entregadas en ese mismo momento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here