Haz segura tu terraza para niños y mascotas

3 minutos

Si en tu casa tienes terraza y hay niños pequeños o alguna mascota, has de extremar las precauciones para evitar los accidentes caseros tan frecuentes. Lo mejor es acondicionar el lugar por completo para que pueda gozar de él toda la familia.

De tal modo, para que no suceda ningún imprevisto y podáis disfrutar del aire libre en vuestro propio hogar, siempre es posible poner en práctica las propuestas que te traemos hoy para hacer de tu terraza un entorno seguro para los niños y las mascotas.

Acceso a la terraza

edificio con terraza
Edificio con terraza/Foto: Pixabay

Lo primero es la seguridad, por lo que resulta primordial acondicionar la terraza para que ningún niño pueda caerse desde su altura o se cuele entre los barrotes de las barandillas. Para ello tendrás que acondicionar estas o instalar acristalamientos especiales. Asimismo, habrá que evitar que puedan trepar o saltar por encima las mascotas.

De tal modo, por lo que respecta al acceso de la terraza, en la puerta debes colocar un sistema de bloqueo para que ni niños ni mascotas puedan acceder sin permiso y podamos tenerlos bajo control. Puedes colocar desde un económico cerrojo, a una altura a la que los peques no lleguen, o sistemas más sofisticados.

Barandillas o paneles

terraza
Conjunto de terraza/Foto: Unsplash

Otro punto a considerar es la distancia que ha de haber entre los barrotes de la barandilla o la reja que circunda la terraza, que no debe ser mayor de 12 centímetros, para que ningún niño pueda introducirse entre sus huecos. Además, la altura mínima de seguridad recomendada se estima entre un metro o un metro y diez centímetros, como mínimo. Así que, si todavía no has colocado un perímetro de seguridad en la terraza, ten en cuenta estas medidas a la hora de encargarlo.

Para el caso de que tengas mascotas, la mejor solución para evitar riesgos es que coloques una malla de seguridad o elemento similar por toda la barandilla, que tiene que estar muy bien sujeta, para que no se cuele o escape entre los barrotes.

Los materiales son de lo más diversos y, según el que elijas, los encontrarás de todos los precios, por lo que no habrá problema en adecuarlo a tu presupuesto: una malla plástica, césped artificial, bambú, brezo o paneles de madera u otro material. Entre todos, ten en cuenta que las mallas son ligeras, permiten gran ventilación y se desmontan con facilidad, por si en el futuro quieres desinstalarlas.

Macetas y plantas

zona de terraza
Terraza/Foto: Unsplash

Por lo que respecta a los adornos de la terraza, tienes que pensar que va a haber niños y/o mascotas disfrutando de ella. Evita que haya ningún objeto con el que puedan tropezar y que caiga sobre ellos y hacerles daño. Así que no coloques macetas ni jardineras elevadas. Tampoco adornes la terraza con objetos decorativos como cortinas o cuerdas por las que los peques puedan trepar. Temas como faroles con velas, antorchas y similares también han de estar fuera del alcance de los niños.

En todo caso, si colocas algunas plantas en una esquina o bordeando la terraza, elige muy bien las variedades que no sean tóxicas, puesto que hay algunas de ellas venenosas, especialmente, para los perros. Si no las tienes al alcance de los niños ni de tu mascota, no tendrás que preocuparte si cae una hoja y alguno de ellos se la lleva a la boca. Minimizar riesgos es la mejor forma para que no ocurran.

Terrazas con piscina o escaleras

En aquellos supuestos de terrazas con piscina o con escaleras, las vallas resultarán imprescindibles para que los niños no se caigan, así como las mascotas más pequeñas. Si no te apetece ponerte en obras o entrar en demasiadas complicaciones, lo mejor es que optes por una valla desmontable, que cuando el peque crezca se podrá desinstalar sin problema.

Zonas especiales

gato
Gato en la terraza/Foto: Unsplash

Si tienes una terraza de gran tamaño, lo mejor es que adecúes parte de ella para los niños de la casa. Coloca una alfombra de exteriores, un cubo de juegos y un toldo o una sombrilla para que estén a la sombra. En los días de más calor, a los más pequeños, incluso puedes ponerles una piscina hinchable de pequeño tamaño.

Para el caso de que no tengas niños, pero sí una mascota, puedes reservar ese lugar para tu amigo de cuatro patas, colocando zona de sombra y bebedero para que esté al fresco. Y, en cualquier caso, no pongas mobiliario cerca de las barandillas para evitar que puedan subirse a él y asomarse.

Protectores de enchufes

En todo caso, sea cual sea el tamaño de tu terraza, no olvides instalar los protectores en ella igual que haces en el interior de tu hogar. Es decir, protege los enchufes y las esquinas para que los niños no se hagan daño. Y asegúrate primero de que ese tipo de protectores valgan para el exterior, teniendo en cuenta que estarán al aire libre.



Silvia Pato

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.