Para el supuesto de que estés planeando tus vacaciones y todavía no te hayas decidido sobre el tipo de alojamiento a reservar, te interesa lo que vamos a contarte hoy. Y es que no siempre tenemos muy claro qué elegir a la hora de quedarnos en destino: ¿reservamos una habitación de hotel?, ¿buscamos mejor un pequeño piso o apartamento?

Cada opción tiene sus ventajas e inconvenientes. Vamos a estudiar las más relevantes de todas ellas para que tengas en cuenta las que más te interesan y puedas tomar una decisión con más fundamento antes de decantarte por una o por otra. Te ayudamos a decidir: ¿hotel o apartamento?

Ventajas del hotel: atención y servicios

hotel
Fuente: Pixabay/JanClaus

Una de las principales ventajas del hotel es que no tendrás que hacer nada. Desde luego, si lo que buscas en tus vacaciones es descansar por completo y olvidarte de las tareas rutinarias de nuestro día a día como hacer las camas, limpiar los baños, poner la lavadora o recoger los juguetes de los niños, esta es la mejor opción.

En un hotel siempre hay servicio de limpieza que se ocupa de todo ello para que, cuando regreses de comer fuera, de la playa o de hacer esa excursión, tu habitación esté impecable. A lo que hay que sumar otros servicios como masajes, peluquería o gimnasio en función del establecimiento.

Además, siempre habrá alguien dispuesto a atenderte si tienes algún problema. Solo tendrás que llamar al servicio de habitaciones y te acercarán esa manta de más que necesitas o te cambiarán la almohada por una más cómoda. En un apartamento corres el riesgo de sentir que estás haciendo la misma vida y que el tiempo se te escapa en las tareas del hogar, de manera que solo has cambiado de ubicación, así que las vacaciones serán menos vacaciones.

Ventajas del hotel: transporte y ocio

hotel
Fuente: Pixabay/Engin_Akyurt

Las otras dos principales ventajas del hotel son el servicio de transporte y las actividades de ocio que ofrecen. Muchos establecimientos hoteleros ponen a disposición de sus clientes transporte, de manera que solo tendrás que llegar al aeropuerto, subir a su coche o vehículo empresarial y estarás en unos minutos en tu habitación. También pueden combinar esta opción con otros desplazamientos.

Además, las actividades de ocio son frecuentes en los hoteles. Desde organizar excursiones y alquilar bicicletas para que te muevas por el entorno hasta ofrecer clases de baile, de zumba, sesiones de cine o gimnasia en la piscina, estos alojamientos dan a la posibilidad a sus huéspedes de elegir entre diversas opciones para disfrutar de sus vacaciones.

La agenda de actividades de los hoteles, que en verano suele presentarse mucho más nutrida, resulta especialmente interesante en los casos en que se viaja en familia y todos los miembros tienen gustos muy dispares, porque tendréis planes para hacer en pequeños grupos o en solitario sin problema. Ten en cuenta que en muchos hoteles también encontrarás guarderías y actividades infantiles para los peques de la casa, por lo que también podrás tomarte un respiro en sus cuidados.

Ventajas del apartamento: precio

Apartamento
Fuente: Pixabay/MemoryCatcher

La principal ventaja de los apartamentos frente a los hoteles es que su precio suele ser mucho menor. La misma cantidad de días en un establecimiento hotelero y un apartamento, si te pones a echar cuentas con la calculadora, te saldrás más cara en el hotel en la mayoría de los casos.

Y no solo por los gastos en sí en él, sino también porque los apartamentos suelen estar más cerca de las paradas de transporte público y te facilitan ahorrar a la hora de comer, pues no te verás obligado a realizar todas o gran parte de las comidas y cenas fuera de la habitación. Solo tendrás que ir al supermercado y preparar algo en la cocina. Te sentirás como en casa. Y para aquellos que viajen en grupo el ahorro compartiendo apartamento siempre será mayor.

Ventajas del apartamento: variedad y autonomía

complejo vacacional
Fuente: Pixabay/Hans

En el apartamento no tendrás que estar pendiente de temas tales como el horario del desayuno o de la comida y tampoco te verás limitado por las opciones de los hoteles, en los que solo puedes elegir detalles como las vistas desde tu habitación y el espacio para fumadores o no fumadores. En este tipo de alojamiento es posible campar a tus anchas, recibir visitas y buscar uno con lo que necesites: con o sin piscina, en los que se acepten mascotas, sin terraza, con plaza de aparcamiento, en un edificio de muchos pisos, en un complejo vacacional, etc.

Como contrapartida debes considerar que te tocará limpiar al igual que haces en tu casa, hablar con los vecinos si te molestan con las fiestas y el volumen del televisor (este tipo de cosas en un hotel solo tienes que comentarlas en recepción) y deberás organizar muy bien tu equipaje, además de ir más cargado, pues seguramente necesitarás llevar utensilios de cocina o incluso toallas, pues no todos los apartamentos están equipados por igual. Si alquilar uno, no olvides revisar qué es lo que ofrecen para no incurrir al llegar a destino en gastos innecesarios.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here