Cuando pensamos en la decoración con luces especiales en nuestro hogar solemos centrarnos únicamente en la Navidad, como si el resto del año no fuera posible usar ese tipo de elementos y guirnaldas. Sin embargo, solo es necesario tener un poco de idea, algo de gusto y ganas de alejarse de la rutina para conseguir efectos decorativos maravillosos para nuestra casa con unas pequeñas bombillas blancas o de colores.

Para demostrártelo, hoy vamos a ofrecerte algunas ideas para decorar con guirnaldas de luces alguna de las habitaciones de tu vivienda. Ya sea el salón, la entrada o el dormitorio de alguno de tus hijos, toma nota porque seguro que a alguna de ellas le quitas partido.

Guirnaldas luminosas en el salón

guirnaldas de luz
Fuente: Pixabay/AnabelBugarin

Las guirnaldas de luces dan mucho juego en el salón para crear ambientes acogedores y especiales, para ver una película o tomar algo en buena compañía. Te aconsejamos que en este caso elijas aquellas que dan una luz cálida y posean formas sencillas.

Los mejores lugares para colocarlas en el salón son alrededor de un espejo o de un cuadro, o bien trepando por la estructura vertical de alguna estantería o de alguna escalera decorativa apoyada en la pared, en el caso de que la tengas, o incluso por las ramas secas de algún centro decorativo.

Guirnaldas luminosas para decorar el dormitorio

Guirnaldas de luz
Fuente: www.amazon.es

Los dormitorios son ideales para crear ambientes íntimos, así que ya sea el tuyo o el de los niños o los adolescentes, ten en cuenta un elemento como las guirnaldas de luz. Sin embargo, según cuál de estas habitaciones vayas a decorar, considera el resto de estilo decorativo para escogerlas, pues tendrás más margen de elección.

Y es que aquí quedan muy bien las que tienen forma de estrella, flores, corazones o globos. Incluso puedes atreverte a seleccionar alguna en un tono pastel que te haga juego con la ropa de cama. En este caso, no dudes en decorar la pared de extremo a extremo o ponerlas como una cortina, bien para vestir una pared o delante de la ventana. Aunque si lo prefieres también puedes optar por el cabecero de la cama y darle una nueva vida con este toque de luz.

Guirnaldas de luz de colores

guirnaldas de colores
Fuente: www.amazon.es

Si alguna de las habitaciones de tu casa está decorada en blanco y gris, sin apenas toque de color, puedes elegir un guirnalda de luz de colores en una escala de tonos que le den un toque de energía. Son especialmente decorativas, ya que aunque estén las luces apagadas resultan coloridas de por sí.

Ten en cuenta elegirlas siempre con interruptor y atrévete a meter unas bolas en rojos, violetas, verdes o azules para dar un pequeño toque de alegría que personalizará por completo la estancia. Lo mejor es que las coloques en un lugar muy localizado, como en una balda de estantería de pared, una mesita auxiliar o una zona muy concreta de la pared.

Guirnaldas de luces en el techo

Para las buhardillas y estancias con artesonados de madera o vigas, quedan especialmente bien las guirnaldas de luces en el techo. En esta ocasión, de nuevo resulta más adecuado colocarlas con luces blancas o amarillentas que incrementen la sensación de recogimiento y calidez del hogar. Puedes colgarlas de lado a lado, en paralelo, o distribuirlas de forma desigual. Te sorprenderá lo bonitas que quedan.

Guirnaldas de luces para la entrada

guirnaldas luminosas
Fuente: www.amazon.es

Si quieres que cuando alguien llegue a tu casa, tenga la sensación de que visita un lugar especial y personal, atrévete a colocar una guirnalda de luces en la entrada. Destaca el elemento que más llama la atención al entrar en casa. Puede ser el espejo de entrada, sobre la cómoda, si se trata de un piso, o la base del pasamanos de las escaleras si vives en una casa. Aquí sí que te recomendamos que elijas luces blancas frías que contribuyan a dar más luz y claridad a la entrada del hogar, que suele ser siempre un poco más oscura.

Guirnaldas de luces para cualquier rincón

Para aquellos a los que no convenza del todo extender una guirnalda luminosa por las paredes o por los muebles del salón, hay una forma que pueden colocarse de manera que se aprovecha su luz y su efecto decorativo de una forma más ordenada y sencilla. Solo tienes que coger la guirnalda e introducirla en un caja o en un frasco o jarrón de cristal. Lo mejor es que no tenga una longitud demasiado larga, para que te sea posible adaptarla mejor al espacio y que no sobre cable. Puedes incluso combinarla en varios objetos y tendrás un juego único para colocar en el recibidor, en un rincón del salón o en la cómoda del dormitorio.

Dale un toque de luz a tu hogar y no renuncies a las bonitas guirnaldas luminosas. No es necesario que sea Navidad para disfrutar de un ambiente único en los rincones preferidos de nuestra casa.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here