Ideas para proteger a nuestro perro del frío

3 minutos

Si te preocupa el bienestar de tu perro, como debe ser, seguro que te has cuestionado más de una vez cómo puedes hacer para protegerlo del mejor modo posible de las frías temperaturas del invierno. Antes de nada, hay que ser conscientes de que los cánidos soportan mejor el frío que nosotros, aunque las bajas temperaturas también les afectan.

Así que vamos ayudarte a conocer cuándo necesita calentarse tu amigo de cuatro patas y darte algunas ideas para proteger al perro del frío. Toma nota porque lo harás mucho más feliz si las tienes en cuenta.

Síntomas de frío

perros
Fuente: Pixabay/RebeccasPictures

Es fácil detectar que nuestro perro tiene frío o que no se encuentra en una temperatura agradable, ya sea en casa o en el exterior. Se mostrará poco activo, se moverá con lentitud y se pasará el día durmiendo más de lo normal. También puedes notar cómo tiembla y los músculos se le ponen rígidos. La respiración será lenta y su piel tendrá sequedad. Debes de estar atento si se comporta así para poder evitar que pase frío.

Algunos trucos para proteger a nuestro perro del frío

Dejar el pelo largo

terrier
Fuente: Pixabay/Antranias

Asimismo, hay que tener en cuenta que algunas razas de perros son más frioleras que otras por sus propias características, por lo que no se puede generalizar de manera absoluta y se ha de reparar en cuál es la de tu amigo de cuatro patas. Razas como los huskys y los samoyedos, de abundante pelo y constitución resistente, aguantan muy bien temperaturas bajas, pero otros perros grandes y delgados como los galgos pronto sienten el frío en los huesos, así como el resto de los que tienen el pelo corto y muchas razas pequeñas, como los yorkshire.

Todo ello contribuye a la primera idea para evitar que tu perro pase frío en las épocas más duras del año: no le cortes el pelo si no es estrictamente necesario. Su pelaje lo protege y le ayuda a mantener el calor corporal, así que no es el mejor momento para cortes extremos.

Recuerda que los perros enfermos, los cachorros y los perros mayores sienten más frío que el resto, así que vigila especialmente que estén calentitos.

Ropa para perros

yorkshire
Fuente: Pixabay/elaly

Si nuestro perro es pequeño y con poco pelaje, si es una raza muy delgada o si está algo enfermo, necesitarás abrigarlo al salir a la calle cuando la temperatura sea baja. Y si en casa no tienes encendida la calefacción, también notarás los síntomas del frío en él, momento en que puede que sea necesario que le pongas alguna prenda. Pero en este caso, recuerda que tendrás que ponerle un abrigo más cálido al salir a la calle, o notará el cambio de temperatura y puede resfriarse.

En los días lluviosos, resulta aconsejable ponerle al perro un chubasquero para que no se enfríe, y una vez de vuelta a casa secarle para cuidar que no se resfríe y evitar que pueda enfermar.

Refugio o caseta

can
Fuente: Pixabay/Anna-f

Lo ideal es que si tu perro vive en el interior de casa tenga un sitio para él donde poder estar caliente, con una mantita o un colchón cálido. Si tu perro duerme en el jardín o en la terraza, sufrirá más que tú las bajas temperaturas, sobre todo, durante la noche, así que deberás prepararle una buena caseta o refugio donde pueda estar protegido y hacer frente al frío.

El refugio o caseta debe estar aislado del frío y de la humedad, fabricado con materiales aislantes e impermeables, con un suelo acolchado, un cojín o una cama que le de calor y donde pueda estar caliente. El tamaño debe ser medio. Si es demasiado grande, el calor se irá por todas partes. Si es demasiado pequeño, no podrá moverse. La altura debe permitir que se ponga de pie en el interior, su longitud suficiente para que se estire y con un ancho que pueda girarse sin problema.

Protección de almohadillas

Una de las zonas más sensibles de los perros frente al frío son las almohadillas. Si está acostumbrado y es una raza resistente, no tendrá problema con el suelo frío el exterior, pero con el resto de las mascotas más vale prevenir.

Revisa que las almohadillas estén bien hidratadas y que mantienen su relieve natural. Cuando vuelvas de los paseos, lo mejor es lavarlas con agua templada y secarlas bien, y en caso de que las veas agrietadas y resecas, echarles un poco de crema.

Deberás tener especial cuidado si lo llevas a la nieve o si lo paseas cuando nieva en el entorno en que vives. Y es que el contacto directo con la nieve y la sal puede provocar quemaduras en las almohadillas. De hecho, se recomienda ponerles botitas si va a dar largos paseos en esas condiciones.

Buena alimentación

comida para perros
Fuente: Pixabay/Alkhaine

Sea cual sea la raza del perro, una de las claves para que no pase más frío de lo debido es que esté bien alimentado, con una dieta adecuada a la temporada del año en que las temperaturas bajan especialmente. Deberás asegurarte de que su alimentación le aporta todos los nutrientes y las calorías necesarias para que su cuerpo esté sano. Ello contribuirá a que su sistema inmunitario esté en condiciones ideales para que pueda conservar mejor su calor y así pasar menos frío.



Silvia Pato

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.