Las claves de una casa limpia y ordenada en Navidad

La decoración navideña es una de las principales enemigas del orden y la limpieza durante el tiempo que permanecen puestas

Decoración en Navidad
Decoración en Navidad

La navidad asoma un nuevo año con la llegada del puente de diciembre, en el que las familias aprovechan tradicionalmente para engalanar sus casas con árboles de navidad y portales de Belén de toda clase y condición. Los adornos cobran vida nuevamente y se desempolvan los decorados más coloridos con los que se visten de alegría las casas del mundo. La felicidad rebosa y se desborda por todos los rincones de los hogares. Pero un inconveniente desmerece el júbilo de estos días: la suciedad y el desorden. 

En efecto, estos enemigos del decoro doméstico proliferan durante las celebraciones navideñas y agotan la paciencia de los diferentes útiles de limpieza, además de la de quien los maneja. Para evitar las molestias de estas situaciones, en este artículo se ofrecen algunos consejos para mantener el orden y la limpieza en las viviendas.

Ordena las comidas

Uno de los momentos que más afectan al orden doméstico durante la navidad son las comidas y reuniones con amigos y familiares. Los anfitriones se las ingenian para acomodar los espacios de la casa ante la llegada de grupos en ocasiones numerosos y se rasgan el seso imaginando un menú con el que deleitar los paladares más exigentes. 

Si bien es cierto que no siempre es posible evitar la redistribución del mobiliario para rentabilizar los metros cuadrados, también lo es que sí se puede ahorrar una inversión del tiempo y el esfuerzo en el desorden acarreado por los procesos culinarios. Desde el cocinado hasta el lavado, pasando por la presentación y servicio de la comida, una buena organización previa puede paliar los efectos del ajetreo final: limpiar del horno, las sartenes, la vitrocerámica, la encimera, etc. 

Antes de comenzar con la preparación, ayuda escoger la batería y los utensilios que se usarán, aprovechando las cocciones largas para recoger y limpiar aquellos recipientes que puedas reutilizar. Durante la comida, organiza el orden de entrada y salida de platos y bebida; de eso modo evitarás amontonar cosas en la mesa que ya no tienen utilidad y que irán finalmente a la basura. Terminado el festín, tan sólo quedará el fregado.

Útiles de limpieza eficientes

A pesar de la excelencia en la organización de los eventos domésticos, la limpieza se presume como uno de esos procesos inevitables. Aunque para esta práctica también seguir un orden contribuye a reducir la inversión de tiempo, el uso de las herramientas adecuadas minimiza de manera no desdeñable la molestia que supone. 

A los tradicionales útiles como la fregona, el plumero y el cepillo, se recomienda sumar algunos con funciones automáticas. Quizá el más conocido de los electrodomésticos destinados a la limpieza del hogar sea el aspirador convencional, pero como alternativa tenemos también los de escoba, más manejables y voluminosos, especialmente adecuados para casas pequeñas. Existen muchos modelos de aspirador escoba para ajustarse a la mayoría de necesidades, sin embargo su depósito suele ser menor y su potencia no alcanza los aspiradores clásicos.

También en la línea de la tecnología, la modernidad le ha regalado a las viviendas la posibilidad de contar con dipositivos inteligentes de limpieza. Mientras las manchas más resistentes necesitan de una mayor focalización, las famosas Roomba o Conga realizan tareas triviales, pero lentas, como el barrido de todos los rincones de la casa y de todos los desperdicios de la cena de la noche anterior. Servirse de este tipo de productos (incluso si sólo se usa en determinadas ocasiones) es una manera eficiente de ahorrar tiempo en estas tareas.

Decorar con cabeza

Mesa de Navidad
Fuente: Pixabay/JillWellington

La decoración navideña es una de las principales enemigas del orden y la limpieza durante el tiempo que permanecen puestas. Sus elementos finos y delicados son propensos a desprenderse con facilidad, lo que obliga a tener siempre un cepillo y un recogedor de guardia para no colmar el suelo de suciedades. Flecos, bolitas y brillantinas de toda la gama de colores invaden cada rincón de la casa sin condescendencia. Por no hablar de las hierbas sintéticas y el serrín de los belenes más esmerados en reproducir con toda fidelidad tamaño acontecimiento. 

Por si esta lista de inconvenientes no fuese aún suficiente, los envoltorios, cajas, baúles, bolsas y todo tipo de soportes de almacenamiento se desperdigan tras la maniobra, enfrentando a la vivienda a los problemas de espacio. Sin embargo, este último contratiempo puede ser evitado de un modo eficaz. Junto a la compra de los adornos, adquirir cajas, baúles y recipientes decorados con motivos navideños ayuda a integrar estos elementos en la decoración. Terminado su tiempo de uso, ellos mismos recogerán el resto de avalorios para guardarlos hasta la próxima ocasión, evitando el incordio que supone hacer hueco por todos los rincones de la casa para cada uno de los envases.

*Contenido elaborado en colaboración con una marca

Encuentra consejos de ahorro y alternativas para un consumo más responsable en el blog de Diario Público

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here