Las bebidas refrescantes en verano son una de las mejores opciones para combatir el calor y relajarse. Sentarse en una terraza, en la costa, en el jardín o en el balcón con un batido original o similar es un sencillo placer.

Por si todavía no has probado el efecto refrescante de las infusiones, te animamos a que las sumes también a tu lista de opciones para beber y bajar tu temperatura corporal con bebidas saludables. Apunta algunas de las mejores infusiones frías para el verano y anímate a probarlas.

Té negro frío

Té helado
Fuente: Pixabay/JASONBON

Para preparar las infusiones en frío, primero deberás realizarlas de la forma tradicional, es decir, con agua caliente, para conseguir que las hierbas se diluyan y saquen todo su jugo. Luego será la hora de echarles mucho hielo o introducirlas en la nevera o el congelador para ser consumidas cuanto antes. Otra opción es comprar las bolsitas de infusiones frías, que vienen ya listas para ser preparadas directamente de tal forma.

Sea cual sea la opción que elijas, no olvides el famoso té negro. Prepara tu infusión de té negro de la forma habitual y, después de que enfríe, viértelo sobre un recipiente con mucho hielo y unas rodajas de limón. Puedes utilizar una coctelera para mezclarlo o uno de los variados termos de cristal que encontrarás a la venta y que cuentan con un filtro incorporado para las bolsas o las hojas. Este es especialmente útil para usar durante todo el año, ya que permite mantener la infusión caliente o fría si lo guardas en la nevera.

Té verde helado con limón y hierbabuena

té
Fuente: Pixabay/JillWellington

Aunque si hablamos de té frío, uno de los más refrescantes es el té verde, que contribuye también a estimular nuestro metabolismo. Prepáralo de la forma habitual y, cuando enfríe, échalo en una jarra en la que hayas vertido limón o lima cortada en rodajas, cubitos de hielo, un poco de azúcar moreno al gusto y unas hojas de hierbabuena. Sin duda, la infusión fría de té verde y limón es una de nuestras preferidas.

Té verde con arándanos

arándonos
Fuente: Pixabay/JillWellington

De nuevo aprovechando el frescor y los beneficios del té verde, tienes otra opción para la que necesitas asimismo arándanos. Prepara unas bolsas de té o un par de cucharadas a granel y hiérvelo junto con un puñado de arándanos. Déjalo enfriar y mételo en la nevera o añade abundante hielo para tomar inmediatamente. Si todavía quieres un sabor más aromático e intenso, puedes añadir también la piel de una naranja.

Infusión de menta y moras

Moras
Fuente: Pixabay/Ajale

Las infusiones frías no tienen por qué prepararse solo con té. Prueba la infusión de menta con una fruta de temporada: las moras. Para prepararla necesitas hojas de menta y un buen puñado de moras. En este caso, puedes prepararla fría directamente. Echa las moras en un recipiente de cristal y cúbrelas con las hojas de menta. Añade el agua fría y mételas en la nevera durante unas 2 o 3 horas. No necesita azúcar pero en el supuesto de que seas muy goloso, añade una pizca de azúcar moreno.

Manzanilla fría con jengibre

manzanilla
Fuente: Pixabay/congerdesign

Todos los beneficios de la manzanilla también puedes disfrutarlos en una infusión fría para el verano. Pon a hervir la manzanilla con un trozo de raíz de jengibre y déjala reposar luego en la nevera. Para servirla añade el zumo cítrico que más te guste: naranja, pomelo, lima o limón. Revuelve bien, agrega una buena cantidad de hielo y sorpréndete con el resultado.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here