Las fresas y los fresones ya se encuentran disponibles en el mercado y en los supermercados a muy buen precio y con un aspecto estupendo para convertirse en una de las frutas protagonistas de nuestra cocina. Y es que son, sin duda, uno de los productos de temporada que muchos esperamos que lleguen con un montón de ganas para degustarlas en nuestros batidos y postres.

Pero las fresas pueden dar mucho más juego cuando te metes en la cocina. Así que en esta ocasión vamos a compartir contigo algunas de las mejores recetas con fresas que a nosotros más nos gustan, desde las más sencillas hasta las más originales. Aprovecha esta deliciosa fruta tan refrescante como saludable para incluirla en tu dieta durante la primavera.

Batido de fresas y yogur griego

Batido de fresas
Fuente: Pixabay/PhotoMIX-Company

Comenzamos con una receta muy fácil, ideal para servir en las meriendas o tomar de postre: el batido de fresas y yogur. Para prepararlo, solo necesitas 8 fresas, 4 cucharadas de leche y un par de yogures naturales. Los yogures pueden estar azucarados, con lo cual no tendrás por qué agregar azúcar, o elegir yogures sin azúcar, de manera que tendrás que añadirla o no a tu gusto.

La preparación en ambos casos es la misma: pasa por la batidora todos los ingredientes y sirve en un vaso de helado, una copa o un vaso largo. Puedes decorar con alguna fresa o con frutos rojos, o incluso poner una hojita de menta, y ya tienes uno de los batidos más ricos para la primavera y el verano.

Ensalada de fresas

ensalada de fresas
Fuente: Pixabay/GregReese

Son varias las recetas de ensaladas de fresas que puedes encontrar. Nosotros te proponemos una muy sencilla en la que el secreto de su sabor reside en la vinagreta que la acompaña. Para la ensalada, los ingredientes, además de las fresas o fresones, son las hojas de lechuga fresca, queso mozzarella en bolitas o cortado en trocitos y almendras naturales al gusto. Con todo ello prepara una ensalada de forma tradicional con los ingredientes cortados en trozos de similar tamaño.

La vinagreta que potenciará todavía más el sabor de la ensalada se prepara con algunos trozos de fresas, un poco de azúcar, una pizca de sal, media cucharada de agua, media cucharada de vinagre balsámico y un par de cucharadas de aceite de oliva extra virgen. Pasa todos los ingredientes por la batidora para obtener tu vinagreta que, según como prefieras, puedes colar después o no, y aliña con ella la ensalada. Te sorprenderá el resultado.

Ten en cuenta que esta ensalada de fresas admite variaciones, de manera que puedes utilizar varios tipos de lechuga, añadir canónigos o, incluso, sustituir todo ello por espinacas. Varia en su preparación o elige la verdura que a ti más te guste para aprovechar los beneficios de una comida tan saludable como esta.

Tostas de fresas y tomates cherry

Frutas
Fuente: Pixabay/inmafe3

Otra de esas recetas saladas perfectas para merendar, cenar o poner de acompañamiento es la de las tostas de fresas y tomates cherry. Selecciona el mismo número de fresas que de tomates cherry, unas hojas de albahaca, azúcar, queso de cabra a temperatura ambiente, vinagre de Módena, sal y pimienta, además de unas buenas rebanadas de pan tostado como base para las tostas, aunque aquí podemos elegir el tipo de pan que más nos guste.

Lava las fresas, los tomates y las hojas de albahaca. Corta en trozos las fresas y los tomates y agrega el azúcar y la albahaca picada. Deja que maride todo junto durante un cuarto de hora para que cojan todo el sabor. Luego, extiende el queso crema sobre el pan, preferiblemente recién tostado, y reparte por encima la mezcla anterior. Como toque final pon unas gotitas de vinagre de Módena.

Copa de fresas con nata y bizocho

copa de fresas
Fuente: Pixabay/vait_mcright

Pero entre todas las recetas saludables con fresas, no podemos olvidarnos de alguna para ocasiones especiales, como la copa de fresas con nata y bizcocho, aunque la nata, si te apetece más y el tiempo acompaña, puedes sustituirla por helado.

Para preparar cuatro copas espectaculares para ofrecer de postre a los invitados, necesitas medio kilo de fresas, medio litro de nata líquida, 200 gramos de azúcar y bizcocho. El bizcocho también puedes prepararlo tú mismo, pero si tienes poco tiempo puedes comprarlo o utilizar sobaos o bizcochos de soletilla.

Limpia y corta las fresas en rodajas y bate la nata en un bol. Luego, solo tienes que ir componiendo por capas la copa: en el fondo el bizcocho, a continuación una capa nata o helado, otra de fresas, otra bizcocho…y así sucesivamente hasta terminar con una fresa partida por la mitad y una hoja de menta como decoración. Como toque especial te recomendamos empapar el bizcocho en café antes de colocarlo en cada capa y, si entre los comensales no hay niños, puedes mojarlo en un vino dulce. Para chuparse los dedos.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here