Una buena masa horneada, tomate y queso de alta calidad son tres de las claves generales para preparar una pizza perfecta. Sin duda, el que se ha convertido en el plato de Italia más famoso e internacional de su gastronomía no siempre se sirve respetando ni las recetas tradicionales ni la base más fundamental para conseguir un resultado perfecto en otros lugares del mundo.

Por todas partes hallarás pizzas de lo más variopinto, incluso algunas bastante extrañas, pero si lo que quieres es degustar la mejor cocina del país, toma nota de algunas de las pizzas italianas más auténticas que te traemos hoy. ¿Te atreves a preparar alguna?

Pizza Margherita

pizza
Fuente: Pixabay/ponce_photography

Seguramente la pizza más más auténtica y famosa de Italia sea la pizza Margherita, que por aquí conocemos como pizza margarita. Procede de Nápoles, así que muchas veces oirás que se refieren a ella también como pizza napolitana. Lo más curioso de esta sabrosa pizza son sus colores, puesto que simbolizan los de la bandera italiana. Tales colores se los otorgan sus ingredientes básicos: el tomate, la mozzarella, la albahaca y el aceite.

Se cuenta que fue el chef Raffaele Esposito, de la Pizzeria Brandi, quien preparó este plato para la reina Margarita de Saboya. La monarca quedó tan encantada con él que el cocinero decidió poner el nombre en su honor a la que se convertiría en una de las pizzas más populares del país.

Pizza fritta

pizza fritta
Fuente: Wikimedia/Luca Sartoni CC BY-SA 2.0

Entre las pizzas más auténticas de Italia, una de las más curiosas, que no suele conocerse fuera de sus fronteras de manera tan popular como las otras, es la pizza fritta. También se inventó en Nápoles, pero en este caso fue durante la dura posguerra. Eran tiempos de escasez, así que los cocineros idearon una forma más económica de elaborar la pizza: friéndola. De tal manera, para prepararla, se elaboran dos capas de masas de pizza, en el medio se introduce el relleno y luego se fríe por cada lado.

Así hacían entonces los cocineros en la calle, fuera de los locales en los que comer pizza eran un auténtico lujo y la vendían como uno de los platos callejeros más económicos. Aunque puede tener diversos rellenos, el más tradicional es el de chicharrones de cerdo y ricotta.

Pizza quattro formaggi

cuatro quesos
Fuente: Flickr/Garrett Ziegler CC BY-NC-ND 2.0

Aquellos a los que les vuelve loco el queso les encantará otra de las pizzas italianas más auténticas: la pizza quattro formaggi, o lo que es lo mismo, la pizza cuatro quesos. Se trata de una de las pocas que no llevan tomate en su elaboración y en la que es posible combinar los cuatro tipos de quesos que prefieras, aunque lo suyo es que sean italianos. Los más utilizados son el queso mozzarella, el gorgonzola, el parmesano y el fontina.

Pizza al taglio

pizza
Fuente: Flickr/ Marco Verch CC BY 2.0

Otra de las pizzas más especiales y auténticas de Italia es la pizza al taglio o pizza al corte. Su forma, al contrario que las otras, es rectangular y se suele vender en pequeñas raciones, en forma de cuadrados o rectángulos. Su elaboración difiere un poco de las demás, pues en este caso la masa se hornea y, una vez que está lista, se vuelve a hornear. De tal manera la cocción resultante queda completamente uniforme y ello contribuye a que sea más fácil de digerir.

La pizza al taglio constituye un plato callejero muy popular por toda Italia, y según la región en que lo tomes, los ingredientes variarán, pues hay infinidad de versiones.

Pizza al tegamino

tegamino
Fuente: Wikimedia/Guilhem Vellut CC BY 2.0

En la zona de Turín, en el Piamonte, una de las pizzas más tradicionales es la pizza al tegamino, también denominada pizza al padellino. Cuando se prepara, se deja reposar la masa para que aumente su tamaño y luego se introduce en el horno en una sartén o fuente de aluminio, con una gota de aceite de oliva. El resultado es una pizza más alta, más pequeña y mucho más crujiente que la típica pizza napolitana.

Pizza alla marinara

pizza marinara
Fuente: Wikimedia/Ruthven CC0 1.0

La pizza alla marinara o pizza marinera se creó en el puerto de Nápoles, donde los marineros le dieron nombre a esta peculiar preparación. Y, pese a lo que muchos puedan creer por su nombre o por cómo nos la presentan en algunas pizzerías y restaurantes españoles, la verdadera pizza marinera no lleva ningún marisco ni anchoas ni atún ni nada que se le parezca. Al contrario, es otra de las pizzas napolitanas más sencillas que existen, junto con la pizza margarita.

Se llama así porque el pizzero que la inventó lo hizo atendiendo a las quejas de los marineros que decían que las pizzas de tomate y orégano carecían de sabor, e ideó esta con ajo, que además se conservaba más tiempo. Los ingredientes son bien simples: tomates, orégano, aceite y ajo. Y solo con eso es un auténtico manjar.

Escritora y redactora gallega. Autora de los libros Las nueve piedras y El Libro del Único Camino, así como de numerosos relatos en revistas de género, colabora asiduamente con sus artículos y columnas de opinión en diversos medios digitales. Con la pasión y la curiosidad que la caracterizan, descubre el mundo a través de su historia, su cultura, sus lugares y sus gentes para difundir y compartir todo tipo de sensaciones y hallazgos. Porque todo viaje comienza con un solo paso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here